El Tesla Model X, todavía en su primera generación, ya se está convirtiendo en un modelo maduro dentro de la gama de la firma de Palo Alto. Aun así, tras todo este tiempo, solo el Jaguar I-Pace se ha aventurado a explorar un mercado crossover alternativo. Pese a ello, la opción preferida de Elon Musk parece seguir estando por encima. ¿Por qué?

En anteriores ocasiones, se ha visto cómo Tesla ha demostrado ser una compañía más aventajada en términos de tecnología. Ha conseguido hacer de la conectividad una de sus principales fuentes de diferenciación. Ahora bien, ¿es la conducción offroad otra de sus grandes virtudes? Mucho se ha dicho al respecto en materia del coche eléctrico.

Tesla ha conseguido posicionarse como una alternativa de peso en la industria

En anteriores ocasiones hemos asistido a cómo una serie de propietarios se ha atrevido a llevar al límite el chasis que incluye el SUV de Tesla. Los barrizales y la nieve han sido pasto de sus ruedas a su paso, pero aun así, se puede incrementar el nivel de dificultad. Por ello, vamos a mencionar a continuación un par de situaciones que están teniendo lugar estos días.

La llegada inminente del coche eléctrico estándar está provocando que ciertos colectivos con mentes petrolheads se involucren en acciones contra esta tecnología. Por ello, estamos ante un escenario en el que no será extraño experimentar situaciones como las que se están viviendo en países como Estados Unidos.

¿Cuándo se convencerán de que las mecánicas eléctricas son más eficientes que las convencionales? Veamos qué está ocurriendo actualmente y por qué dar el testigo al coche eléctrico no debería ser una infamia. Al fin y al cabo, optar por esta innovación llevará aparejado un mayor ahorro en el medio y largo plazo para el usuario.

Bloqueo de estaciones Supercharger por auténticos petrolheads

Dentro de este colectivo, es importante mencionar que existen 2 facciones, aquellos que adoran las mecánicas eléctricas sin incluir en el discurso al coche eléctrico y los que apuestan exclusivamente por la opción basada en la combustión interna. El caso que se menciona a continuación se corresponde con el que defiende esta segunda escisión.

Esta escena está repitiéndose continuamente en las estaciones Supercharger. Electrek

Desde hace unas semanas, esta escena está cobrando cada vez más un mayor protagonismo. Una serie de propietarios de modelos pickup que incluyen variantes V8 de gasolina están realizando actos de sabotaje para evitar que los usuarios de Tesla utilicen las estaciones Supercharger. Esto está provocando una oleada de indignación.

Aun así, llama la atención ver cómo en una de estas situaciones ha tenido lugar un episodio que resume a la perfección las cualidades del Tesla Model X. Un usuario de una unidad del SUV ha decidido tomarse la justicia por su mano y remolcar, con freno de mano incluido, a la camioneta, una Chevrolet Silverado de más de 2,3 toneladas de peso. He aquí las pruebas del suceso.

Este tipo de actitudes se están repitiendo de forma cada vez más repetida. ¿Cuáles son temores de que un fabricante se esté posicionando al margen de las emisiones contaminantes? De hecho, esto todavía suena más esperpéntico teniendo en cuenta que, por el momento, el fabricante de Palo Alto continúa disponiendo de la totalidad de la producción en tierras americanas.

El segmento más clásico de Estados Unidos frente al Tesla Model X

Pese a que Tesla pretende sacar al mercado un modelo situado dentro del segmento pickup, lo cierto es que el Model X cumple con una buena parte de sus cualidades. El mejor ejemplo de ello es su espíritu aventurero y sus ciertas dotes para la conducción offroad. ¿No lo crees? Las imágenes que puedes observar a continuación demuestran por qué es único en el mercado.

Tal y como se puede leer en InsideEVs, este modelo es capaz de sortear barrizales en los que quedaría encallado más de un SUV que se comercializa en la actualidad y que es publicitado por sus dotes en conducción todoterreno. A la vista está que Tesla está suponiendo un cambio de tendencia completamente disruptivo, hasta el punto de enterrar, en el largo plazo, a las mecánicas convencionales.

El coche eléctrico se encuentra en pleno crecimiento con Tesla a la cabeza

Las investigaciones actuales están relacionadas con las alternativas híbridas y eléctricas, pero lo cierto es que todavía queda un tiempo para descubrir una semejanza en algunas de las variables en las que el coche eléctrico queda aún por debajo de los tradicionales.

Este nuevo ejemplo no hace más que evidenciar cómo estamos asistiendo a un cambio drástico en automoción. ¿Será el año 2019 el punto crítico que determine el crecimiento más destacado en materia de movilidad eléctrica? Habrá que esperar todavía unos meses para conocer en qué punto nos encontramos y hacia dónde virará la industria.