Para los amantes del motor, uno de los sueños a cumplir es poder trazar las curvas que componen el circuito de Nürburgring Nordschleife. Este trazado, característico por su bacheado e historia, sirve de prueba para los fabricantes cuando sacan alguna serie especial deportiva.

Desde hace años, las compañías preparadoras y productores automovilísticos, se lanzan al circuito para probar cómo sientan las mejoras introducidas a los coches que introducirán en el mercado. De hecho, la inclusión de mejoras en los tiempos sirve como diferenciación a marcas como Lamborghini, que hace solo unos meses consiguió una marca con el Huracán en su versión Performante.

El anterior récord de vuelta en Nürburgring estaba vigente desde 1983

No obstante, todavía hay que ir un poco más allá para entender cómo la filosofía de la competición tiene un apunte más destacado aún. Para hacernos a la idea de lo que se ha logrado hace escasamente unas horas, es muy importante remontarse al año 1983. Por aquel entonces, un Porsche 956 C, con Stefan Bellof al mando, consiguió fijar un tiempo que ha perdurado como el más rápido hasta hoy.

Más de 3 décadas después, se dice pronto, la misma compañía ha conseguido pulverizar la marca registrada por aquel entonces; 6 minutos y 11 segundos. Para hacernos una idea de la brutalidad de este dato, es importante destacar que en 2017, la versión de calle más vitaminada del Huracán, fijó el crono en 6:52.01 minutos, según Top Gear.

¿Qué podemos destacar de la nueva marca fijada por el Porsche 919 Hybrid Evo? Estas son algunas de las peculiaridades, vídeo incluido. Sin duda alguna, sobre la versión que participó en el WEC el año pasado, se han introducido una serie de mejoras para mejorar el paso por curva.

Así se ve desde el interior la consecución del récord

Antes de que le des al play, es importante informarte de que las imágenes que ves a continuación se reproducen a velocidad normal. Así pues, te recomendamos que conectes los auriculares y disfrutes de una vuelta que cambiará para siempre la historia del mítico trazado alemán.

¿Entiendes por qué te avisábamos sobre la velocidad del vídeo? Tal y como se puede observar en las imágenes anteriores, el 919 Hybrid Evo dispone de una carga aerodinámica específicamente pensada para este conjunto de curvas. Por ello, esta versión modificada del híbrido de competición que barrió Le Mans en 2017 ha conseguido romper una marca, instaurando una nueva hegemonía.

La tecnología híbrida ha sido una de los pilares que han permitido la consecución del récord

La hibridación, una solución empleada por el fabricante alemán desde hace varios años en el mundo de la competición, ha permitido a Porsche alzarse con un registro que tiene, sobre todo, un tinte relativo al prestigio. En pleno proceso de electrificación de la gama, ¡qué mejor que batir un récord de esta dimensión gracias a un monoplaza con tecnología híbrida!

La marca final, de 5:19.546 minutos, hace justicia a la inclusión de la más alta tecnología en la automoción en los últimos años. Este nuevo registro es fundamental para entender cómo el progreso tecnológico ha influido en la mejora de los tiempos, principalmente, en el siglo XXI.

Los datos clave que han permitido este nuevo récord

El fabricante alemán ha conseguido fijar un nuevo registro gracias, sobre todo, a la inclusión de modificaciones no aprobadas por la FIA. En este sentido, la disposición de una carga aerodinámica alternativa o la liberación de una potencia extra por parte de la motorización, entre otros aspectos, es lo que ha permitido la consecución de esta marca.

El Porsche 919 Hybrid EVO deriva del monoplaza que se hizo con la victoria en Le Mans en 2017. Motor 1

Partiendo de la configuración de 500 CV del motor de combustión interna (con limitación), se ha podido establecer una agregación de hasta 220 CV extra. Esto ha permitido reducir, según Porsche tiempos de aceleración y exprimir más la motorización a la salida de cada curva.

El Porsche 919 Hybrid Evo de Timo Bernhard incluyó toda una serie de modificaciones

De igual manera, se ha podido reducir el peso hasta situarlo por debajo de la tonelada y aumentar la carga aerodinámica hasta un 53% más respecto a la alternativa que competía en el WEC. Y bien, vayamos a lo verdaderamente demencial, ¿qué datos son los que más llaman la atención de este nuevo récord firmado por el piloto Timo Bernhard.

¿Quién iba a decir que sería posible alcanzar algún día los 369,4 km/h en recta en el Infierno Verde? Vayamos un poco más allá. ¿Alguien habría podido afirmar en el pasado que circular a una velocidad media de 233,8 km/h podría producirse? Esto es justo lo que se ha logrado hace cuestión de horas en uno de los trazados más exigentes del mundo.