La NASA ha abierto una convocatoria para realizar un contrato con alguna industria del automóvil que sea capaz de fabricar un rover lunar muy específico. El vehículo ha de ser completamente eléctrico y autónomo, debiendo tener sensores capaces de funcionar en altos contrastes de luz y terrenos muy peligrosos, además de unos neumáticos adecuados.

Todo parece apuntar a Tesla, como indica TheNextWeb: tiene un CEO lo suficientemente loco como para aputarse hasta a un bombardeo, la compañía podría desarrollar la tecnología necesaria, y es americana, como detalla la petición. Además, Elon Musk, fundador y CEO de Tesla también dirige SpaceX, una compañía aeroespacial que trabaja estrechamente con la NASA; de hecho, la NASA usa el vehículo de lanzamiento Falcon 9 fabricado por la misma.

Rover lunar usado en las misiones Apolo
El rover lunar deberá ser capaz de seguir caminos trazados

Al fin y al cabo, Tesla se dedica a diseñar y fabricar coches eléctricos y casi completamente autónomos (AutoPilot). Tiene las mejores baterías del planeta y podríamos decir lo mismo de su sistema de control autónomo ¿En quién podemos pensar, si no? Imagina un Tesla Cybertruck funcionando en la Luna. Además, sería una gran publicidad para la compañía, y ya sabemos cómo le gusta la publicidad viral a Musk.

La batalla por poner un nuevo rover en la Luna

Tesla Cybertruck

Pero no tiene por qué ser necesariamente el único candidato: Audi ya ha fabricado un mini rover lunar, que de hecho viajará a la Luna en 2021 y precisamente lo habrá en un Falcon 9 de SpaceX. El problema de Audi es que su rover lunar no es capaz de llevar humanos, y solo puede ir a una velocidad máxima de 3,6 kilómetros por hora. Debemos mencionar también, por supuesto, a General Motors, quien colaboró durante muchos años con la NASA. De hecho, los rovers lunares usados por los astronautas durante las misiones Apolo fueron fabricados entre una estrecha colaboración entre Boeing y General Motors.

¿Un Tesla Cybertruck el próximo rover? | Reddit

De desarrollar algún contrato con la industria privada del vehículo, la NASA quiere potencialmente enviar el rover a la Luna para ya, en 2024. Además de ser eléctrico y autónomo, la NASA pide que pueda transportar hasta 500 kilogramos durante trayectos de un máximo de dos horas en el Polo Sur Lunar; dentro de esta carga se incluye, en efecto, el peso de dos astronautas.

Y, lo que puede ser más novedoso (y apunta de nuevo a Tesla y sus supercargadores) es que la NASA está abierta a poder instalar infraestructuras lunares como puntos de recarga, según se detalla en el documento PDF enlazado.