En la actualidad, nos encontramos en medio de una dicotomía a la hora de producir e invertir en materia eléctrica. ¿Apostar por por coches con mejores baterías o centrarse en la estandarización de cargadores eficientes que recarguen los conjuntos de baterías en tan solo unos minutos? Cualquiera de estas opciones podría tener sentido.

Aun así, es muy difícil saber, en este momento, hacia dónde virará el grueso fuerte del mercado alternativo. ¿Es el momento adecuado para que aparezcan otras alternativas? En los últimos meses, sobre todo, han aparecido otras aportaciones que merecen la pena ser atendidas, aunque tan solo sea para ver cómo podrían encajar en el mercado.

Algunos proyectos alternativos no han logrado la financiación que requerían

La electrificación de la carretera mediante una catenaria o la disposición de placas solares en el firme han sido algunos de los proyectos que han contado con un mayor apoyo. Pese a ello, su fuerte inversión requerida ha provocado que solamente unos programas esporádicos se hayan atrevido a llevarlos a cabo.

Ahora bien, ¿y si los coches eléctricos se pudiesen cargan mientras circulasen por la vía? Tan solo deberían engancharse al pavimento a través de una especie de brazo mecánico con el objetivo de recargar durante el trayecto su tecnología de almacenamiento de la inversión.

En Suecia, precisamente, se está llevando a cabo un proyecto piloto realizado por la compañía eRoadArlanda. Una configuración de tan solo 2 kilómetros podría servir para contar con esta solución en muchos más emplazamientos, lo que permitiría al coche eléctrico disfrutar de una mayor flexibilidad.

Scalextric como fuente de innovación en Suecia, así funciona

Estocolmo, tal y como se puede leer en Engadget, ha sido el lugar elegido para dar rienda a un proyecto que ya se había contemplado en otras ocasiones, pero que nunca había contado con el apoyo de un grupo inversor de relevancia. De hecho, el coste de dicha infraestructura es uno de los principales inconvenientes.

La electrificación de la carretera podría ser la solución para dejar atrás la movilidad basada en la combustión interna. Autonoción

Según se puede leer en el citado medio, cada kilómetro de producción del material y su correspondiente instalación podría suponer un coste cercano al millón de euros, un precio que solamente podría ser amortizado pasados unos años tras su puesta en escena.

Se requiere un contacto continuo expreso sobre la instalación para que funcione

Ahora bien, ¿podría tener sentido? Es importante destacar que su mecanismo de funcionamiento es muy sencillo, ya que solamente habría que acoplarse una especie de brazo mecánico bajo los bajos con el objetivo de mantener el contacto con la instalación. De hecho, solamente funcionaría en movimiento, por lo que se requerirá que se circule por dicho carril.

La tecnología inalámbrica llegará, pero estamos ante una de las innovaciones que serán una pieza fundamental en los próximos años, por lo que es muy importante ir paso a paso para ver qué tal funciona la prueba piloto durante los próximos meses. Como es lógico, no estará abierta al público, ya que el coche eléctrico actual no está preparado para esta solución.

Qué implicaciones tendría sobre la movilidad alternativa

Al parecer, podrían esperarse, de continuar adelante en los planes, hasta un total de 20.000 kilómetros de carreteras con esta tecnología. Solamente un carril sería el que dispondría de esta tecnología, únicamente reservada a los coches eléctricos.

eRoadArlanda es la compañía que ha apostado por este modelo de negocio en Suecia. Teknikensvarld.se

De pasar a formar parte de la red de carreteras sueca, estaríamos ante una revolución en el mercado de la automoción en el país nórdico. Los fabricantes podrían tener una mayor facilidad para reducir el peso de sus automóviles alternativos si supiesen que pueden reducir la autonomía. A fin de cuentas, no habría inconveniente con contar con energía eléctrica.

Esta primera prueba no determinará el éxito a nivel económico

Este primer programa será solamente testimonial, ya que 2 kilómetros no garantizarán mejoras de autonomía de primer orden, sino que se incrementará en algún que otro kilómetro las unidades que tengan acceso a la prueba durante los próximos meses.

Y tú, ¿cómo crees que será la movilidad en los próximos años? Partiendo del crecimiento del coche eléctrico, ¿podemos esperar incrementos de autonomía exponenciales o deberemos recurrir a soluciones como la prevista en esta noticia? Habrá que esperar todavía un tiempo para conocer hacia dónde se dirige la automoción bajo el formato de la electricidad.