El Tesla Model 3, a pesar de haberse entregado las primeras unidades hace unas semanas, continúa siendo un nido de dudas para todos aquellos amantes de la firma de Palo Alto.

El Model 3 es un automóvil innovador, con tecnología futurista y que llega con ganas de revolucionar el mundo del transporte de personas. El ritmo de su producción no para de incrementarse semanalmente y, por ello, se espera que llegue a Europa el año que viene.

La expansión del Tesla Model 3 sigue en marcha

Alguna que otra unidad, tal y como ha desvelado Electric Car Map, ha llegado ya al Viejo Continente, pero no se espera que comiencen sus entregas hasta la primera mitad del 2018.

Pese a todo el revuelo que ha surgido a raíz de la producción del modelo de las más de 400.000 reservas, aún esconde muchos secretos que, poco a poco, van saliendo a la luz.

¿Cómo podemos acceder al coche? ¿Se puede hacer uso del smartphone para desbloquear, bloquear o encender el motor eléctrico? Tesla acaba de mostrar una rápida guía en la que se desvelan algunas de las soluciones implementadas por la compañía norteamericana en lo referente a la apertura.

Smartphone o tarjeta exclusiva, como tú prefieras

Tal y como se ha podido desvelar gracias a Fox News, el nuevo Model 3 de Tesla no viene con una llave como las que podríamos imaginar en cualquier otro vehículo, incluyendo la de otros modelos de la firma.

En cambio, hay a disposición del propietario una tarjeta del tamaño de una tarjeta de crédito convencional. El funcionamiento es muy sencillo. Tan solo hay que deslizar a lo largo del pilar del techo este sistema de apertura para desbloquear el coche si no se tiene a mano el dispositivo móvil.

La Key Card de Tesla sirve para abrir el coche si no se tiene el móvil encima. Electrek

Según se puede leer en la guía rápida que ha ofrecido Tesla, y en Electrek, cada propietario del Model 3 dispone de 2 tarjetas. Y te preguntarás, ¿por qué unas simples tarjetas que se asemejan a las que sueles llevar en tu cartera o monedero? Muy sencillo.

Su producción es mucho más barata que la disposición de una llave física con lo que todo ello conlleva. Más todavía Tesla, que invirtió mucho dinero con el Model S al diseñar una llave que se asemejaba a la berlina a una escala diminuta.

Su función es obvia. Sirve, por encima de todo, para tener un mecanismo de apertura que nunca fallará. El smartphone lo llevamos a diario, pero no siempre con batería. En el caso hipotético en el que no pudiésemos disponer del dispositivo móvil para abrir el Model 3, podría hacerse uso de la denominada Key Card.

Cómo funciona y por qué debemos llevarla siempre encima

La tarjeta es capaz de desbloquear las puertas y, si es necesario, encender el coche, así de sencillo. Tan solo hay que pasarla por la cámara situada en el panel lateral para que puedan leerse los datos. El sistema integrado en la puerta del vehículo hará el resto para acceder al interior.

El propietario siempre debe llevar consigo la Key Card para desbloquear el Model 3. Electrek

En términos más técnicos, el sistema por el cual se consigue la comprobación de datos es la identificación de radiofrecuencia de corto alcance (RFID). Tras la apertura del automóvil, el conductor tiene hasta 15 segundos en total para pisar el pedal del freno, momento en el que el motor eléctrico del Model 3 entrará en acción.

La llave, además de servir como recurso por si nuestro smartphone se queda sin batería, sirve para permitir el acceso si se realiza la maniobra con el teléfono móvil. En caso de contar con batería, tan solo hay que activar el sistema bluetooth para que el coche lo detecte.

Este sistema está creado para evitar cualquier posible hackeo o robo de datos por un tercero. Por ello, Tesla obliga al propietario a disponer de la tarjeta siempre para comprobar que la información que se transfiere entre el smartphone y la centralita del coche es segura.

Un sistema que va un poco más allá de lo actual

Hace unos días, Volvo nos dejaba atónitos a todos por la noticia que lanzó a los 4 vientos. El XC40, presentado oficialmente la semana pasada, traerá consigo una opción que hará del carsharing una opción real y práctica en los próximos años.

La Key Card de Tesla es un paso más allá para dejar atrás la llave física

Este sistema de apertura sin llave es novedoso y busca, sobre todo, renunciar a la clásica llave física. Es obvio que el smartphone acabará con nuestras llaves o cartera en el futuro, por lo que no es sorprendente la política llevada a cabo por Tesla.

La ausencia de la llave en aras de portar una tarjeta que se asemeja a una de crédito no supone una revolución, pero sí define, de nuevo, cómo la firma de Palo Alto quiere romper con todo lo establecido.