Ya tengas Android, iOS o cualquier otro sistema operativo, cada cierto tiempo te toca actualizar, ¿verdad? No siempre es recomendable, ya que se deben valorar diferentes aspectos como el peso de dicha actualización, la antigüedad de tu dispositivo móvil, etc.

Por lo general, cuando le damos a actualizar y lo dejamos inoperativo durante unos minutos, lo que estamos haciendo es mejorar la calidad de nuestro producto. Tras reiniciarse, es posible que visualmente no observes ninguna mejora apreciable, pero la mayoría suele incluir una mejor experiencia de usuario o un ahorro en la batería.

El software móvil y el del automóvil ya no distan tanto entre sí

Si aplicamos esto al mercado del automóvil, ¿qué obtendremos? Es importante recalcar que el mercado de la tecnología móvil y la industria de la movilidad ha sufrido una fuerte convergencia en los últimos años.

Tanto es así que compañías del calibre de Apple o Google han desarrollado sus propias adaptaciones de iOS y Android para operar desde la consola central del coche. ¿Quién nos iba a decir que esto sería posible hace, quizás, una década?

Ante este fenómeno estandarizado en los últimos años, es prioritario hacerse una pregunta, ¿es tan necesario optimizar el software que incluye nuestro propio vehículo?

Así comenzó la futura era del software en el mercado del automóvil

La firma de Palo Alto lanzó en 2012 el segundo modelo de su historia. En aquel momento, lo que más llamaba la atención de su interior era, lógicamente, su amplitud, y su pantalla. Aún a día de hoy, pasados 5 años tras su estreno, sigue manteniendo el récord de pulgadas en un coche de producción en serie.

Tesla posee uno de los software más innovadores del mercado. Tesla

Sin embargo, pocos destacaron qué era lo que había tras ello. El fabricante había logrado implementar su propio sistema operativo. En comparación con sus teóricos competidores, no había disputa alguna entre cuál era la tecnología más eficiente.

Desde la consola central de podía, ante la ausencia de la botonera tradicional, manejar cualquier parámetro. La música, el climatizador o la elección de los diferentes modos de conducción eran algunas de las funciones que debían configurarse a través de la gigantesca pantalla.

Tesla lleva actualizando sus SO desde que se implementó sobre el Model S

Si por aquel entonces la experiencia de usuario era más que satisfactoria, le llegó el turno a las actualizaciones. Estas se llevan a cabo de forma remota, actualizándose automáticamente los vehículos sin necesidad de transferir el último paquete de mejoras a través de un cable.

En las actualizaciones se tienen en cuenta la opinión de los usuarios y la propia de los empleados de la compañía. Los fabricantes, siguiendo el ejemplo de Tesla, deben informar a las marcas sobre la presencia de fallos o conocidos también como bugs.

Es algo muy parecido a lo que ocurre en la telefonía móvil en relación a los sistemas operativos y las aplicaciones. Los más apasionados de la tecnología son los primeros en disfrutar, en formato beta, de las últimas novedades. Una vez que testean a fondo la última actualización, si cuenta con errores, estos se reportan a los programadores.

Tesla, de nuevo, es el eje de la innovación tecnológica

A modo de hacernos a la idea de cómo Tesla ha revolucionado la automoción, es importante poner en contexto cómo sigue siendo imbatible en el mercado en algunos de sus segmentos. Google, por el momento, tiene 2 frentes abiertos con el fabricante estrella de Palo Alto.

Android Auto es uno de los sistemas operativos más utilizados por los fabricantes de automóviles. Financial Tribune

Por un lado, la compañía del buscador está en continuo desarrollo de su propio sistema de conducción autónoma. Para ello, Waymo, filial de la empresa, dispone de presupuestos anuales millonarios. Tesla, poco más de una década después de haber nacido, dispone de su propio Autopilot, el cual lleva estando operativo hace unos años.

Por otra parte, Google dispone también de su sistema operativo, Android Auto. Es importante decir que a su favor tiene la disposición de soluciones que se complementan a la perfección con la versión adaptada para smartphones y tablets, lo cual garantiza una experiencia de uso agradable.

Tesla actualiza con mucha frecuencia su sistema operativo

Esto sí, ¿es mejor que la que ofrece Tesla en sus automóviles? Actualmente, Tesla dispone, a cierre de edición, de la actualización número 8.1.

Tal y como se puede leer en lo referente a esta actualización en Tesla, se incluye una nueva mejora del sistema operativo al agregar pequeños retoques que posibilitan una mayor eficiencia en la asistencia en el aparcamiento en línea, el freno automático de emergencia en una hipotética situación de riesgo o la detección de puntos ciegos, entre otras modificaciones.

¿Podríamos imaginar que a día de hoy incluiríamos este tipo de novedades? Si observamos algunos de los cambios anteriores, ninguno de ellos está relacionado con un cambio físico en el ajuste de una pieza. Tan solo hay que modificar los parámetros en la centralita para lograr mejorar las dotes de un automóvil.