Tesla presentó recientemente los modelos Semi y Roadster, 2 modelos que pasarán a la cadena de producción en 2019 y 2020 respectivamente. Ambos pertenecen a mercados que, a fin de cuentas, aportarán ventas residuales para la compañía, pero que podrían servir para anticipar futuras mejoras sobre la gama actual.

El Semi por un lado, y el Roadster por otro, son 2 vehículos centrados en mercados muy específicos, lo cual nos haría imaginar que no habrían mejoras aplicables al concepto berlina o SUV, segmentos que otorgan la mayor parte de los ingresos a la firma de Palo Alto.

Como ya es tradicional, Tesla no defraudó y presentó 2 alternativas formidables

Cada uno con sus propias características, lo cierto es que lograron llamar la atención del mundo de la prensa y del resto de la automoción. Todos los fabricantes sin excepción debieron seguir la presentación de la concepción futurista del camión y del biplaza.

Pese a que el propio Elon Musk no dio a conocer algunos de los datos de estas 2 nuevas versiones, lo cierto es que se puede sugerir que la empresa ya está preparando el salto para la próxima era de la movilidad, el transporte sostenible mediante la electrificación. Ahora bien, ¿podrían adelantar algunas de las características de sendos prototipos en su catálogo actual?

¿Podríamos ver versiones del Tesla Model S P100D más rápidas incluso en aceleración? ¿Y con más autonomía que la variante 100D de los Model S y Model X? Por no hablar del increíble Supercharger que carga el 80% de la autonomía del Semi en solo media hora. ¿De verdad estamos ante una revolución en el corto plazo?

Tesla Armor Glass, un material venido del futuro para mejorar la seguridad

Tras la presentación, miles de medios de comunicación de medio mundo se ha hecho eco de los 10.000 Nm del Roadster o los 800 kilómetros de autonomía del camión en su variante menos económica. Ahora bien, ¿por qué no se habla del Tesla Armor Glass? Esta solución tecnológica podría mejorar la seguridad de los pasajeros ante una rotura de la luna delantera.

Es cierto que, por legislación, el cristal presente delante debe tener compuestos como butiral de polivinilo o el etil-vinil-acetato con el objetivo de evitar que este se rompa en pedazos en caso de accidente. Esto podría agravar las posibles heridas de los ocupantes. Ahora bien, ¿y si se decidiese incluir un material que ni siquiera pudiese resquebrajar?

El Tesla Armor Glass, presente en el camión Semi, es un material que podría soportar hasta bombas termonucleares, tal y como se puede leer en el portal Electrek. Quizás no es necesario saber esto para el público objetivo de un modelo de la firma de Palo Alto, pero sí que le interesará que es tan resistente que ninguna china procedente del coche de delante le hará acudir al taller.

Nuevas baterías, mayores autonomías

El Tesla Roadster incluye un equipo de baterías de 200 kWh, el doble de lo que equipa actualmente la gama más prestacional y cara de la plantilla del fabricante. Teniendo en cuenta el diminuto tamaño del biplaza en relación al que dispone la berlina Model S y el crossover Model X, no sería extraño pensar que Tesla hubiese dado con una tecnología más compacta.

Tesla podría incluir mejoras en sus baterías actuales tras esta presentación

¿Reducción de peso a la vista con esta medida? Podría ser, pero en todo caso Elon Musk potenciaría sus variantes con el objetivo de incorporar unas mayores autonomías para competir en igualdad de condiciones que las otras variantes de motores tradicionales.

De hecho, la firma de Palo Alto podría conseguir mejorar en los 2 apartados, es decir, podría lograr un mayor desempeño en términos de autonomía y un rendimiento más efectivo, por ejemplo, en temperaturas extremas, ¡hasta incluso podría incrementar su vida útil y nivel de deterioro!

¿Supercharger o Megacharger? ¿Qué nombre le pondremos?

Tradicionalmente, hemos conocido a las estaciones de carga que instala Tesla como Superchargers. Sin embargo, podrían estar a punto de llevar a un nuevo nivel a la tecnología que podría permitir circular al Semi hasta 400 kilómetros con tan solo 30 minutos de carga.

Un Supercharger instalado en el norte de Europa. El Confidencial

Está preparado especialmente para el futuro camión de la compañía, pero podría anticipar su llegada para el mercado si se consiguiese mejorar la tecnología actual sin tener que implementar modificaciones en los sistemas que incluyen los actuales Roadster, Model S, Model X y Model 3, el último en llegar a la familia.

Actualmente, los Superchargers son capaces de transmitir potencia hasta un máximo de 145 kW, sin embargo, en la presentación de hace unos días se destacó la posibilidad de que el Semi pueda contar con su propio surtidor de 1.6 MW, ¡una auténtica pasada!

Disponiendo de un producto de estas característica en el mercado, adaptado a las variantes actuales, podría recargarse la totalidad de la autonomía en tan solo unos minutos. ¿Llegará el día en el que realizar una carga completa sea algo parecido a lo que hacemos cuando vamos a nuestra gasolinera más cercana? Podríamos estar cada vez más cerca de ello.