Estamos viviendo un momento en el que la tecnología eléctrica está posicionándose como principal alternativa en el futuro mercado del automóvil. Aún posee numerosas desventajas respecto a las motorizaciones tradicionales, pero conforme pasa el tiempo vemos cómo las diferencias van haciéndose más y más pequeñas.

Ante esta situación, es muy importante ver con detalle cómo están posicionándose los diferentes holdings que dominan el sector. Es vital ver cómo cada empresa realiza sus inversiones para saber cuáles son las que podrían estar más expuestas al futuro si el coche eléctrico acaba imponiéndose en el mercado.

Los principales fabricantes apostarán por la tecnología eléctrica en el futuro

Hay algunos fabricantes que aprovechan sus diferentes filiales para probar las tecnologías alternativas. Un buen ejemplo de ello es el grupo Volkswagen. La agrupación, por un lado, ya muestra el desarrollo de los coches eléctricos gracias a modelos como el Audi A3 e-tron o el e-Golf de Volkswagen. Por otro lado, Skoda no posee alternativa alguna aún.

En el mercado podemos ver otra política completamente contrapuesta en relación al concepto eléctrico. El mejor ejemplo de ello lo muestra el grupo Fiat Chrysler Automobiles (FCA). El Fiat 500e es la única alternativa completamente eléctrica en la parrilla del grupo. ¿Están actuando correctamente?

Por si fuera poco, FCA sigue firme en su apuesta, al menos en lo que se refiere a filiales como Ferrari. ¿Podremos ver algún deportivo de la firma del Cavallino Rampante completamente eléctrico? Está difícil. Más todavía tras las declaraciones del máximo exponente de la compañía, Sergio Marchionne.

La tecnología eléctrica no casa en el grupo FCA

Según se ha podido saber estos días gracias a diversos medios como Bloomberg, el Fiat 500e le cuesta al grupo la friolera cantidad de 20.000 dólares en pérdidas. ¿No te suena esto a lo que ocurría con el Bugatti Veyron? La principal diferencia es que uno otorga reputación al grupo Volkswagen, mientras que el otro no.

Sergio Marchionne, CEO del grupo FCA, no valora aún las alternativas eléctricas.

Este problema no hace más que fortalecer la hipótesis de que el grupo FCA no está preparado para la hibridación o electrificación de la gama. Esto, por supuesto, choca con el creciente interés del mercado por la disposición de mecánicas alternativas a las tradicionales.

El grupo FCA, a través de los modelos Punto y Bravo, se posicionó como una alternativa que defendía el GLP, el combustible del cual ya te hablamos hace unas semanas. Ahora bien, al ser un derivado del petróleo, ¿es sostenible en el medio y largo plazo esta apuesta?

El único exponente eléctrico de FCA está generando muchas pérdidas al grupo

La opción del Fiat 500e, desde el punto de vista de la competencia, no es una alternativa competitiva. Da la sensación de ser un producto experimental sacado al mercado con la intención de comprobar qué atracción genera para el público. Según Diariomotor, el utilitario de origen italiano solo permite circular unos 140 kilómetros con cada ciclo de carga.

Ahora bien, ¿por qué no imaginar otros modelos eléctricos en el conjunto de FCA? Esta semana, Sergio Marchionne ha dejado claro que nunca, bajo su dirección, apoyará la creación de un Ferrari puramente eléctrico. Según sus argumentaciones, rompería drásticamente con el espíritu que siempre ha caracterizado al fabricante italiano.

La innovación en ocasiones está por debajo de la tradición

Todo sabemos cómo es el bueno de Sergio Marchionne. El máximo exponente del holding tras la anexión del fabricante americano Chrysler, es conocido por su peculiar forma de contestar en muchas ocasiones. En una de las intervenciones, realizadas hace tan solo unos días, dejó clara cuál era su opinión en referencia a la conducción eléctrica.

El Fiat 500e es el la versión eléctrica del utilitario de FCA. Coches.net

Sergio Marchionne es una de las pocas personalidades del mundo del motor con responsabilidades en la toma de decisiones que resta protagonismo a la tecnología eléctrica. De hecho, aún apuesta, a tenor por las informaciones que aparecen en el portal InsideEVs, por la pila de combustible de hidrógeno como alternativa más lógica a los motores de combustión interna.

FCA podría apostar antes por la pila de combustible de hidrógeno

Por ello, en FCA sigue llevándose una inversión relativa a las baterías de ion litio y mecánicas eléctricas muy por debajo de las que están realizando otros fabricantes. Pese a ello, si aceptamos la postura de la empresa y nos centramos su preferencia respecto al hidrógeno, ¿podremos ver un Ferrari eléctrico con esta tecnología?

Podría decirse que FCA no sabe muy bien cómo encaminar una política determinada en relación a la movilidad del mañana. Esto, puede parecer lógico a día de hoy, pero puede penalizar el desarrollo de tecnologías alternativas a las motorizaciones de combustión.

Sin embargo, esto no hace más que confirmar cómo algunas compañías como Ferrari o la propia Lamborghini, se mantienen fieles a su tradicionalismo. Ahora bien, ¿hasta cuándo podrán continuar con esta política? Es importante recordar que el petróleo es un bien escaso.