Tesla es una de esas compañías que ha conseguido superar todas las barreras que han ido interponiéndose en su etapa de expansión. Al contrario de lo que suele ocurrir en este tipo de situaciones, el fabricante de Palo Alto ha vivido un ataque feroz del resto de fabricante e inversores, algo que se ha notado especialmente en los últimos meses.

Es importante destacar, además, que los objetivos que se había fijado la compañía tampoco eran los más propios de una empresa que estaba comenzando a producir a un ritmo mayor. El Model 3 requería, desde el primer momento, fijar unas metas de producción lógicas, algo que no ocurrió desde el inicio. El objetivo primordial, por supuesto, era garantizar el cúmulo de clientes.

Los cuellos de botella han dificultado los incrementos de la producción del Model 3

Esto ha dado paso a un ritmo de crecimiento menor del esperado, sobre todo en los primeros compases de la cadena de producción. El principal escollo que se encontró estaba relacionado con los cuellos de botella, algo que ha estado muy presente durante estos últimos trimestres. De hecho, este es el principal problema de cara al cumplimiento de objetivos.

Ahora bien, ¿se ha conseguido solucionar el problema más notable en la producción del Model 3? A tenor por los últimos datos de fabricación promocionados por la compañía, podría decirse que se está consiguiendo salvaguardar la expansión anunciada a mediados del años pasado. Aun así, ¿se conseguirá alcanzar el objetivo del próximo mes de junio?

De confirmarse la tendencia, estamos ante una escalada continua del sedán de acceso. El volumen de pedidos seguirá siendo un escándalo pocas veces visto en la historia, pero poco a poco irá descendiendo el volumen de pedidos por acometer. ¿Cómo será el futuro que se le presenta al fabricante? Veámoslo.

Ya es medio millar el número de unidades producidas

Según se puede leer en Electrek, cada día salen de la fábrica de Freemont un total de 500 unidades de la berlina de acceso. Esto supone, nada más y nada menos que la fabricación de 3.500 automóviles del modelo que está llamado a ser el verdadero Ford Model T del siglo XX.

El Tesla Model 3 incrementa su nivel de producción de cara a los resultados del segundo trimestre. Motor Trend

El futuro de la movilidad eléctrica pasa por los resultados de entregas de este sedán de aspecto premium que pondrá en apuros a las alternativas de los fabricantes tradicionales. La combustión es el principal objetivo del Model 3 y, por ello, se requiere incrementar de manera exponencial, su producción.

Tesla podría incrementar su producción hasta las 5.000 unidades semanales en junio

Ahora bien, ¿será suficiente el incremento que se espera para los próximos meses o el que se ha trazado desde el tercer trimestre del año pasado? El primer paso a superar con celeridad será producir más de 5.000 unidades a la semana para finales del mes de junio. Hasta dicha fecha, todavía queda poco más de un mes, un espacio de tiempo en el que podría lograrse la meta.

El propio Elon Musk, hace unas semanas, llegó a pronosticar que se podría alcanzar el nivel de producción de las 6.000 unidades en mayo, lo cual serviría para denotar la mejora de las expectativas en la firma de Palo Alto. Solo de esta manera se podrá hacer efectiva las economías de escala respecto a los demás fabricantes.

Una oportunidad para legitimar el proyecto de Tesla

La compañía de Palo Alto quiso dejar atrás el modelo de negocio anterior. Los Model S y Model X, a medio plazo, no servirían para garantizar el éxito de la compañía en el mercado. Los fabricantes tradicionales conseguirían penetrar en el segmento alternativo una vez conseguida una tecnología más eficiente.

El incremento del volumen de fabricación del Model 3 está aproximándose al objetivo. InsideEVs

Bastaría con tan solo una cadena de montaje anexa en un fabricante como Volkswagen para acabar con el sueño de la firma. La ventaja competitiva de la compañía comandada por Elon Musk posee una fuerte diferenciación en términos de tecnología autónoma o destinada a mejorar los sistemas de infoentretenimiento, pero los niveles reputaciones de los tradicionales podría inclinar la balanza hacia los mismos.

Las opciones que Tesla comercializaba no eran aptas para todos los bolsillos

Por ello, era prioritario que se incluyese en el catálogo un modelo que sirviera de base para un público objetivo más amplio, el cual será el que trace la movilidad alternativa en los próximos años. Hasta ahora, en muchos mercados, encontrarse un Tesla por debajo de los 100.000 euros en el mercado nuevo era toda una odisea.

Todavía están entregándose las unidades reservadas en Estados Unidos y Canadá, por lo que habrá que esperar aún unos meses para que los pedidos realizados en mercados europeos o asiáticos, entre otros, se materialicen.