En la industria de la automoción, el coche eléctrico se ha posicionado como una solución que provocará un mayor riesgo para la seguridad de los ocupantes del vehículo o resto de usuarios de la vía. De hecho, compañías como Tesla se han encargado de desmontar este mito obteniendo la máxima calificación en las pruebas de los organismos oficiales.

Tanto la NHTSA como la EuroNCAP, las 2 principales entidades que se encargan de calificar el nivel de seguridad de los automóviles, han coincidido al conceder la máxima nota, es decir, las reconocidas 5 estrellas. En este sentido, estos reconocimientos han permitido desenmascarar la falsa creencia que siempre ha relacionado a las tecnologías eléctricas con los incendios.

Viajar en un Tesla podría ser más seguro que en cualquier otro coches

Ahora, no obstante, se ha querido ir un poco más allá y calcular cuáles son aquellos que ofrecen una mayor seguridad a los ocupantes en términos de lesiones. Bajo esta premisa, Tesla ha conseguido, de nuevo, hacerse con la máxima distinción. ¿Ha sido coincidencia o estamos ante una nueva generación de vehículos que copiarán el modelo de diseño de Tesla?

Según se puede leer en el portal InsideEVs, a raíz de las informaciones de EVANNEX, los 3 modelos que actualmente comercializa la firma de Palo Alto son los que cuentan con una menor probabilidad de causar lesiones a los pasajeros. Atendiendo a estas informaciones, ¿por qué no se hace especial hincapié en esta variable?

Tesla sí ha querido sacar pecho a raíz de la publicación ofrecida por los organismos anteriormente citados. No obstante, esta nueva consideración va un poco más allá, afirmando que las posibles secuelas de un usuario que circula en el interior de un modelo de la marca sean menores que si circulase en otro.

una combinación de cualidades que no ha penalizado la imagen exterior

Tradicionalmente, se ha vinculado la presencia de unos estándares de seguridad con la penalización de un diseño exterior del vehículo. Tesla, no obstante, no ha renunciado a ninguna de estas 2 variables a la hora de crear cada uno de los 3 modelos que posee en la actualidad en producción. De hecho, nos podemos atrever a que la puesta en escena del Model Y seguirá la misma línea.

La lista con los 50 automóviles con menor probabilidad de causar lesiones. InsideEVs

La firma de Palo Alto copa los 3 primeros puestos de automóviles más seguros del mercado. Lo más curioso es, además, que el más barato se ha convertido en el que cuenta con la menor probabilidad respecto a los 3 protagonistas del artículo. El Model 3, el pequeño de la familia Tesla, cuenta con un 5,7% de probabilidades de que sus ocupantes no salgan ilesos en un accidente.

El Tesla Model S y Model X cuentan con el segundo y tercer puesto respectivamente

En relación con el resto de la gama de Tesla, el Model S cuenta con un 6,4% de posibilidades y el Model X con un 6,6%. ¿Estamos ante una nueva era en materia de seguridad en la movilidad? La compañía fundada por Elon Musk está derribando, una a una, todas las puertas que siempre se habían cerrado a las mecánicas eléctricas. ¿Se convertirá esta información en un nuevo modo de atraer a más usuarios?

Lo cierto es que Tesla ha conseguido focalizar el diseño de sus automóviles a raíz del cumplimiento de una serie de medidas de seguridad. Veamos, por tanto, qué es lo que ha provocado que estemos ante una compañía que está cambiando la dinámica del sector desde que compite en el segmento de los coches eléctricos.

La estrategia de Tesla para contrarrestar la falta de motor delantero

El coche de combustión interna, en el momento en el que se produce un accidente, puede actuar como barrera de separación entre el otro coche u obstáculo y los usuarios que se encuentran en el habitáculo. ¿Cómo logra suplir el fabricante de Palo Alto esta carencia? Todo comienza en una de las primeras etapas de producción.

Poniendo como ejemplo la fabricación del Model 3, la premisa principal que debe respetarse es el reparto de pesos 50/50 y la disposición de una estructura con un centro de gravedad bajo. En base a estos datos, se consigue canalizar la violencia de un impacto a lo largo de toda la carrocería. De hecho, lo más probable es que esta se deforme para evitar que esta acción afecte al interior.

La inclusión de un chasis con baterías eléctricas contribuye a una mayor estabilidad

Como es lógico, esta última condición se cumple sobradamente al concentrarse el conjunto de baterías sobre todo el chasis. Esto ejerce un reparto de pesos homogéneo, lo cual permite disfrutar de una mayor seguridad a los ocupantes. De hecho, ya sea de paso, esto termina, además, ofreciendo una mayor comodidad a los propios viajeros.

La inclusión de materiales como el aluminio en barras situadas a lo largo y ancho del vehículo inducen también a mejorar la seguridad de este automóvil. La ingeniería inversa que han sufrido los automóviles de Tesla no ha conseguido que todavía disfruten de una seguridad mayor a la que ofrecen el resto de fabricantes.