Tesla es el principal referente en materia de movilidad sostenible. Hace apenas una década, la compañía estaba entregando un modelo del que apenas se fabricarían unos pocos cientos de unidades. ¿Quién iba a decir que a día de hoy estaríamos hablando de la principal marca del segmento eléctrico en el mercado? Sus cifras de ventas parecen no tener límite.

El éxito de esta compañía se debe, en parte, a que el resto de fabricantes no ha sabido interpretar el potencial de las mecánicas eléctricas. Esta tecnología, en el pasado, estaba ligada a precios desorbitados y la disposición de diseños un tanto extraños frente al mercado convencional. Si a ello sumábamos la limitada autonomía o la incomodidad de carga**, hacían nulo su desarrollo.

A mayor potencia de carga de la red Supercharger, menor tiempo de espera

Tesla ha conseguido romper con la mayoría de las cargas que entorpecían al coche eléctrico. Tanto es así que, en apenas 10 años, ha conseguido estandarizar hasta su propia red de carga. La firma con sede en Palo Alto ha conseguido detectar cuáles eran las necesidades del mercado, lo que ha favorecido el crecimiento de las ventas de las opciones sin tubo de escape.

Aun así, el mérito de Tesla va todavía más allá. Elon Musk y su equipo ha conseguido agregar en la automoción una solución que ya forma parte del día a día en otras industrias como la de la telefonía. ¿Quién nos iba a decir, una vez más, que nuestro automóvil se iba a actualizar vía OTA? Esto es justo lo que ocurre en los modelos de la marca.

Sin embargo, esta misma política ha visto en las postas de carga algo parecido. La red Supercharger más extendida es la V2. Pues bien, ahora acaba de ser actualizada para ser más flexible en términos de potencia de carga del Model 3. Veamos en qué se traduce esta nueva adaptación y por qué es tan importante para los nuevos propietarios de la berlina.

Una actualización para incrementar la distancia con los competidores

La firma de Palo Alto es, sin duda, el principal referente en materia sostenible en la industria automovilística. La ventaja competitiva se ha ido fortaleciendo desde hace años, algo que no parece que se haya detenido ahora. El mejor ejemplo es el nuevo límite de potencia que Tesla ha conseguido liberar en las estaciones Supercharger V2.

El Tesla Model 3 se ha convertido en la principal línea de producción para la firma de coches eléctricos. Mejor imagen

Según se puede leer en el portal especializado InsideEVs, ya son varios los usuarios que han comprobado cómo sus unidades del Model 3 son capaces de reducir el tiempo que necesitan estar enchufados para contar con un nivel de autonomía determinado. A estos efectos, es importante destacar que hasta ahora, la máxima potencia era de unos 120 kW.

Esta actualización ha permitido mejorar en más del 20% la recarga del Model 3

Ahora, debido a una actualización, se ha podido incrementar este límite hasta picos de 147 kW, lo cual se traduce en una mejora de hasta el 22,5%. Esto es muy importante a la hora de programar un viaje, ya que son varios los minutos que se podría reducir una parada gracias a esta nueva marca. Esto, además, no afectaría a la durabilidad de las baterías por estar ante una tecnología mejorada.

Y bien, ¿por qué se ha conseguido esta mejora? Varios son los elementos que determinarían este nuevo enfoque por parte de Tesla. Esta mayor flexibilidad está especialmente relacionada con el aumento de la flota de vehículos y la seguridad de que las baterías apenas notarían el mayor incremento de la potencia.

Unas estaciones V3 que determinarán el desarrollo del coche eléctrico

Tesla se ha mantenido siempre muy paciente a la hora de implementar este tipo de mejoras en sus automóviles. Las opciones más destacadas del fabricante, de hecho, no han incluido, todavía, esta innovación. ¿Por qué? El Model 3 es la opción que dispone de la última generación de baterías diseñadas por la compañía en Nevada.

Tesla actualizará sus Supercharger para ofrecer mejor servicio a los clientes. Teslarati

El incremento de unidades de la marca en el mercado está provocando que cada vez exista una mayor concentración de automóviles en las estaciones Supercharger. Este ha sido uno de los condicionantes que ha llevado a la firma a incrementar la potencia de transferencia de energía. Este movimiento podría ir de la mano de nuevos aumentos a lo largo de los próximos meses.

La red de carga Supercharger V3 contará con una potencia de hasta 250 kW

Aun así, el cambio drástico llegará con la red Supercharger V3, la cual ya cuenta con la primera instalación en la planta de Freemont. Tal y como te mostramos hace unas semanas, este red de carga permitirá recargar hasta 100 kilómetros en tan solo 4 minutos. ¿Puedes imaginar el crecimiento de las ventas de coches eléctricos si se expandiese esta cualidad entre los fabricantes?

Habrá que esperar unos meses, o años, para que todas las estaciones se amolden a esta nueva tecnología. Los ansiados 250 kW de potencia que promete no están a la vuelta de la esquina. Sin embargo, los 147 kW que se han podido confirmar por los usuarios puede servir de aperitivo para lo que está por llegar para 2020. Y tú, ¿vas a perderte la electrificación?