El Tesla Model 3, tal y como era de esperar, se ha convertido en una de las referencias en movilidad eléctrica en todo el mundo. La versión de acceso de la firma más llamativa en movilidad sostenible es una de las alternativas más eficientes del segmento, algo que es palpable echando un rápido vistazo a lo que representa la marca.

Una de las enseñas más destacadas de Tesla es, sin duda, la política de actualización del sistema operativo que equipa cada automóvil. Gracias a esta forma de actuar, las actualizaciones vía OTA permiten a cualquier usuario disfrutar de nuevos y más servicios de los que adquirieron con el automóvil en el momento de la compra. ¿Dónde se ha visto esto en cualquier otra opción?

Muchas estaciones Supercharger cuentan con versión V3 actualizada

Una de las innovaciones más destacadas que están produciéndose en el seno de la marca es la actualización de las estaciones Supercharger a la versión V3. La inclusión de nuevos puntos de carga más eficientes ya permiten una elevación de la potencia de carga a 250 kW. No obstante, cada vehículo está capado a 120 y 150 kW con el objetivo de preservar la tecnología actual de las baterías.

La compañía de coches eléctricos más puntera del mercado ha conseguido incrementar la potencia de carga de su modelo más comercial gracias a la versión 2019.20.2 del sistema operativo. De esta manera, se consiguen picos de potencia de hasta 150 kW durante varias fases en el proceso de carga. Esto, como no podía ser de otra manera, se traduce en un menor tiempo para disfrutar de autonomía.

¿Qué repercusión puede tener este aumento de la batería en el desempeño y en la vida útil de la batería? La apreciación de esta tecnología podría no implicar una reducción de la autonomía en el futuro gracias a la realización de toda una serie de pruebas por parte de Tesla. Aun así, conviene ver qué supone esta mejora y qué implicaciones tiene incrementar la potencia de carga hasta en un 20%.

Una mejora que tiene repercusión en la comodidad del cliente

Tesla es, a día de hoy, la única marca del sector que consigue aportar valor a los vehículos que produce una vez han salido de la cadena de montaje. Tal y como se puede leer en Electrek, la mejora del tiempo de carga viene aparejada de una pasada actualización en la que se incrementaba en una pequeña proporción la autonomía gracias a una mejor gestión del consumo de la batería. ¿Dónde está el límite de este producto?

El Tesla Model 3 cuenta con una opción de carga CCS para el mercado europeo. Electrive

Esta nueva solución ha sido posible gracias al incremento de potencia de carga hasta los 150 kW. El potencial de mejora es muy alto, ya que muchas estaciones ya están preparadas para transferir a 250 kW, pero aun es pronto si se quiere evitar una pérdida exponencial del deterioro de la batería. Ya son varios los usuarios que han reportado la materialización de la mejora.

Tesla ofrece un 20% más de rapidez en la carga del Model 3 con una actualización

Según se puede leer en el portal especializado, los 150 kW de potencia tienen lugar entre el 10 y el 45% en el proceso de carga, lo cual vuelve a los estándares originales con el objetivo de preservar las baterías de última generación. Aun así, se espera que el rango en el que sea aplicable este incremento pueda ser mayor en los próximos meses a través de otra actualización.

Curiosamente, esta versión choca con la anunciada hace unos días por la marca y que afecta negativamente a los Model S y Model X en la versión de 85 kWh. Tal y como anunciamos nada más conocerse la noticia, la marca decidió reducir la autonomía por ciclo de carga en varias decenas de kilómetros para garantizar una mayor vida útil de las baterías.

Unas mejoras esperadas que también llegarán al resto de la gama

Echando una rápido vistazo a las mejoras introducidas por Tesla desde hace unas semanas, es obvio pensar que se han centrado particularmente en mejorar su producto más exitoso, el Model 3. La inclusión de una nueva tecnología en las baterías del modelo de acceso ha permitido garantizar una mayor flexibilidad a la hora de introducir novedades relacionadas con la batería.

El gráfico muestra qué ha supuesto para la carga la presencia de actualizaciones. Electrek

El gráfico interior demuestra cómo la política de actualizaciones de Tesla está dando resultado. La línea azul representa cómo cargaba un Model 3 con la actualización más desarrollada de 2018. La marca naranja refleja la mejora introducida en un primer momento durante este año. Sin embargo, la actual es la que mejor sirve para expresar la mejora introducida.

Los Model S y Model X se actualizarán en otoño de 2019

En la actualidad, es apreciable la nueva gama introducida. Tanto es así que la marca ha conseguido hacer patente un mejor desempeño para los usuarios. Esta novedad, de hecho, podría llegar de forma mucho más notable a los Model S y Model X de nueva generación, los cuales podrían ser presentados durante la segunda mitad de este año. Los primeros rumores apuntan a un sistema de carga de 200 kW.

De confirmarse estos datos, estaríamos hablando de un registro inalcanzable para los principales competidores del mercado salvo algunas excepciones como el Taycan de Porsche. Aun así, todavía quedan unas semanas de especulaciones. ¿Estamos ante la llegada de los verdaderos productos transgresores para acabar con el mercado de combustión interna?