El mercado del coche eléctrico no se podría entender sin la repercusión que está teniendo Tesla desde sus inicios en la automoción. El Roadster de primera generación marcó un antes y un después en movilidad sostenible, algo que se reafirmó en 2012 con la llegada del Model S. Sin embargo, para entender el sentido de la firma de Palo Alto cabe hacer especial mención al Model 3.

Este modelo está llamado a democratizar el coche sin emisiones contaminantes. El año 2016 fue el que cambió la concepción de buena parte del consumidor respecto a esta alternativa. En marzo de aquel año, Elon Musk anunció la llegada de un automóvil con autonomía superior a los 400 kilómetros reales con un precio inferior a la competencia con motores de combustión interna.

El Tesla Model 3 Standard Range apenas posee protagonismo en el mercado

La promesa de fabricar un coche con un precio que partiese de los 35.000 dólares se cumplió hace tan solo unas semanas. Desde que se produjo el anuncio, el término Model 3 y dicha cifra han ido de la mano. Ahora bien, ¿qué puede decirse tras comprobar los números publicados por Tesla en relación con los resultados del primer trimestre del año?

Las pérdidas del fabricante es algo que no es nuevo. Esto se debe, principalmente, a que gran parte de los ingresos son puestos, de nuevo, al servicio de la cadena de producción. Una de las métricas que más ha llamado la atención de los analistas es, sin duda, los pobres datos de venta de la versión Standard Range, la que cuenta con un precio de solo 35.000 dólares.

¿Por qué está produciéndose esta curiosa tendencia si era una de las opciones más esperadas hace tan solo unos meses? Para entender estos registros, es necesario echar un vistazo a lo que supone apostar por este modelo del catálogo en relación con el Standard Range Plus. ¿Qué diferencias existen entre una y otra opción? ¿Es justificable el coste entre ambas versiones?

Datos de venta irrisorios que aportan menos visibilidad a esta versión

Tras solamente unas semanas en el panel configurador de Tesla, la compañía decidió retirarlo por tener apenas repercusión en términos de comercialización. Esto no quiere decir que ya no esté disponible su compra, simplemente ha dejado de contar con un protagonismo especial. De hecho, si quieres hacerte con un Model 3 Standard Range, tan solo podrás hacerlo por teléfono o en una Tesla Store.

Tesla es el principal referente del coche eléctrico a nivel internacional. Automobile Magazine

Esto nos plantea una duda. ¿Está infravalorando Tesla a esta opción por las pérdidas que le genera este modelo? El anuncio de la entrada en producción de esta versión supuso un mazazo para los competidores convencionales. La competitividad del coche eléctrico parecía crecer más rápido de lo que habían supuesto en el pasado. La realidad, sin embargo, es otra bien distinta.

La opción Standard Range es la más económica que podemos encontrar del Model 3

Entre el Standard Range y el Standard Range Plus, una versión que se han sacado bajo la manga, hay una variación de 2.000 dólares en Estados Unidos. ¿Qué supone para el usuario esta diferencia? He aquí el motivo que mejor explica que se hayan vendido tan pocas unidades de la versión de acceso. La primera de ellas está relacionada con la calidad de los materiales interiores.

Pelado, esta sería la mejor definición que serviría para calificar a la alternativa de 35.000 dólares. Cuenta con un equipamiento que bien podría aparecer en un automóvil de un segmento inferior. El ajuste manual de asiento y dirección, asientos de tela, equipo de audio básico o navegación y mapas estándar son sus principales alicientes.

Menor autonomía y aptitudes para convencer al cliente potencial

¿Qué supone en tu coche de combustión interna disponer de hasta 30 kilómetros más de autonomía? Es muy posible que esto apenas tenga incidencia en tu decisión de elegir uno un otro modelo. Esta variable, en una opción eléctrica, sí puede decantar la balanza en uno u otro sentido. Este es el mejor ejemplo de ello, ya que el Standard Range Plus tiene homologados 386 kilómetros, 30 más que la opción de acceso.

Tesla suele actualizar el software de sus automóviles varias veces al año. Electrek

Teniendo en cuenta la inclusión de las actualizaciones vía OTA, esta distancia podría llegar a incrementarse en el futuro. A nivel prestacional, el Model 3 cuenta, además, con unas mayores sensaciones de conducción. En la prueba de aceleración, es capaz de acelerar hasta los 100 km/h en tan solo 5,3 segundos, unos 0,3 segundos más rápido que el modelo 2.000 dólares más barato.

Tesla podría cambiar el régimen de su oferta en el corto plazo

¿Son estas suficientes pruebas para corroborar que muchos usuarios hayan decidido apostar por un modelo no tan espartano? Los números reflejan a la perfección esta correlación. De hecho, según se puede leer en InsideEVs, Tesla se ha llegado a plantear si eliminar la alternativa más económica.

Ahora, el objetivo primordial que se ha fijado el fabricante de Palo Alto es reducir el precio la versión que cuenta con un coste de 37.000 dólares. De confirmarse, esta sí podría ser la demostración de que las promesas de Tesla se cumplen.