El Tesla Model X salió al mercado con el objetivo de incrementar el público objetivo de la compañía. Tras todo este tiempo formando parte del catálogo de la empresa, puede afirmarse que ha sido un completo éxito en cuanto a ventas, llegando a mejorar los registros alcanzados por el Model S en muchos países.

Sin embargo, como es lógico, todos los modelos suelen presentar algún que otro fallo o, al menos, alguno que puede llegar a ocasionar algún potencial defecto. El SUV de la compañía de Palo Alto no es una excepción y sí, acaba de ser llamado a revisión por un pequeño problema que ha sido detectado en la propia cadena de montaje.

Este problema produciría un desplazamiento involuntario de los asientos

Estaban realizándose una serie de pruebas cuando los ingenieros detectaron que una serie de cables podrían causar un contratiempo que podría afectar negativamente a la segunda fila de asientos. Ante un accidente, la segunda fila de asientos podría moverse del sitio.

Pensándolo bien, ¿cómo se puede realizar una revisión cuando muchos de los conductores de un Model X no tiene acceso al servicio técnico de la compañía en un radio de varios centenares de kilómetros? La compañía ya ha trazado un plan para que todos las las unidades afectadas puedan ser tratadas para evitar un mal mayor en el futuro.

Tesla demuestra con esta medida, una vez más, estar a la altura de la reputación que lleva gestando a lo largo de estos años. ¿Por qué han sido llamadas a revisión más de 11.000 unidades del eléctrico familiar de la firma americana? Todo tiene su explicación.

Un problema del que no se conocen antecedentes previos

Así es, según destaca Electrek, el problema que ha causado esta anomalía no ha derivado consecuencia alguna sobre alguno de los Model X accidentados hasta el momento. Sin embargo, han avisado que será necesaria su reparación para evitar cualquier problema que pueda ocurrir en el futuro.

El Tesla Model X está destinado principalmente para aquellos que quieren disfrutar de 7 plazas. MotorTrend

Así pues, todas las unidades producidas entre el 28 de octubre de 2016 y el 16 de agosto de este año deberán pasar por manos especializadas que hayan recibido asesoramiento de la propia compañía.

La empresa es consciente que muchos propietarios no disponen de una ubicación próxima a alguno de los puntos de venta y servicios técnicos de la propia empresa, por lo que estos podrán acudir a cualquier experto acreditado por Tesla para llevar a cabo esta modificación.

El problema reside en unos cables situados cerca de la segunda línea de asientos del coche. Estos, si están muy apretados, podrían desplazarse hacia adelante, pudiendo ocasionar que las personas impacten contra los de la fila delantera.

Así pues, mientras que la empresa ya se ha ocupado de tranquilizar a los poseedores de estos modelos, sí que ha recomendado renunciar al uso de las plazas izquierda y central hasta que no se solucione el contratiempo.

Unos cables de la segunda fila de asientos en unidades de 2016 y 2017 del Model X necesitan ser ajustados. Aunque Tesla no ha recibido informes de ningún problema o accidente relacionado con esta condición, inspeccionaremos los coches de los clientes afectados para que podamos confirmar si se necesita algún ajuste. Estamos realizando esto con mucha precaución, porque aunque nunca hemos visto que suceda, si el cable no está bien ajustado, el respaldo del asiento izquierdo podría moverse hacia delante.

Tras leer el comunicado oficial, uno puede pensar que esta llamada a revisión es mucho más importante de lo que podría pensarse. Tesla siempre ha apostado por la seguridad, por lo que al descubrirse esta anomalía, han querido transmitir a los clientes cómo solucionarlo.

En relación a la advertencia, al fin y al cabo es una estrategia para promover que los propietarios se interesen por el problema y acudan a la revisión de forma gratuita.

Tesla frente al mundo, ¿cómo queda en esta historia?

Como es lógico, parte de inversores que mueven a diario su dinero, ante una noticia de estas características, sacan sus ahorros del accionariado. Es una noticia negativa, por supuesto.

El Tesla Model X posee 3 filas de asientos. Manufacturing

Sin embargo, hay que ir un poco más allá. La firma de Palo Alto podría haber pasado por alto este problema, ahorrándose los costes de revisión. El no haberlo hecho destaca el compromiso de la compañía presidida por Elon Musk en relación a la seguridad.

Tan solo un 3% de los Model X fabricados podría tener este defecto

Según se puede leer en Gizmodo, tan solo afecta a un 3% de la producción. Ello quiere decir que las probabilidades de que el día de mañana se enfrentasen a una investigación serían más bien bajas.

Aun así, medidas tomadas como esta, pese a sufrir alguna que otra jornada en bolsa de color rojo, demuestran el fiel compromiso de la firma con los usuarios de la vía.