Tesla se ha convertido en la empresa por excelencia en materia de transformación de la movilidad. Tras décadas y décadas en las que los carburantes basados en los recursos fósiles han dominado el mercado, parece que se está produciendo un cambio de tendencia verdaderamente llamativo. El Model Y, tras una continua apuesta, está haciéndose un hueco en la industria.

La compañía comandada por Elon Musk ha conseguido posicionar su producto como el emblema de la tecnología eléctrica. La firma de Palo Alto es, sin duda, la que más autonomía ofrece, la que cuenta con mejores acabados y, sobre todo, la que más invierte en mejorar el producto en una fase de postventa.

El Tesla Model Y cubrirá una demanda que no consigue rellenar el Model 3

Uno de los principales alicientes de Tesla es la búsqueda continua por crecer en un mercado todavía muy dominado por las mecánicas de combustión interna. La suma de nuevas alternativas es el único camino para colar las opciones eléctricas entre tantas versiones diésel o gasolina. Ahora bien, ¿es el Model Y el producto que demanda en esta ocasión el público?

El día 14 de marzo tiene lugar la presentación del nuevo modelo que producirá la marca de coches eléctricos por antonomasia. En tan solo unos días, se anunciarán periodos de producción, reserva, entrega, etc. ¿Qué se sabe sobre uno de los proyectos que más entusiasmo está generando entre el público? El Model Y está llamado a gozar de un éxito parecido al del Model 3.

Veamos, por tanto, por qué estamos ante una situación parecida a la vivida hace ya 3 años cuando tuvo lugar el anuncio de la versión de acceso, un coche que ha cambiado a una empresa. ¿Quién iba a decir que un fabricante exclusivamente de coches eléctricos llegaría a ser prácticamente generalista?

SUV, esta es la denominación que mejor caracteriza al Model Y

¿Quién duda del éxito de los SUV’s? Son más pesados, con peores coeficientes aerodinámicos y igualdad de espacio de carga en muchas ocasiones que una berlina, pero aun así, es la opción preferida de una buena parte del mercado. Desde hace más de una década, este producto no para de comerle terreno a las berlinas, compactos convencionales o similares.

El Tesla Model Y se ha convertido en el nuevo objetivo de producción de la firma de Palo Alto. Electrek

Tesla, ante el fervor que está viviendo esta silueta, ha decidido apostar de nuevo por este mercado. La trayectoria de la marca en este peculiar segmento es todo un aval, ya que las ventas del Model X han conseguido aparejarse a las del modelo berlina, el Model S. ¿Ocurrirá algo parecido con el Model 3? Si, finalmente, sucede, estamos ante un éxito rotundo.

Tesla guardará un cierto parecido entre el Model 3 y el Model Y

La compañía californiana ha creado un modelo en el que se ha anticipado la forma de las luces, un aspecto más fornido y la inclusión de elementos que se comparten con el resto de las alternativas presentes en la cadena de producción en la actualidad. La marca ha adelantado una imagen que ya está dando mucho que hablar en las redes sociales.

Uno de los aspectos que más ha llamado la atención es el de la presencia de los clásicos retrovisores. Desde hace meses, según se puede leer en Electrek, se venía rumoreando que el Model Y carecería de esta tecnología mediante la inclusión de un sistema de cámaras y sensores capaces de superar su rendimiento. Las restricciones legales es lo que habría evitado la imposición de esta innovación.

Un Model Y para confirmar la explosión del coche eléctrico

Tesla está consiguiendo unas economías de escala superiores conforme suceden las semanas. Esto, a la postre, se convertirá en un liderazgo difícil de asumir para las demás firmas del sector. La reducción del coste de fabricación es algo que se ha hecho patente en Tesla desde la llegada del Model 3. El mejor ejemplo de ello es la producción del Model 3 Standard Range con unos meses de antelación.

Tesla ha sabido componerse tras la renuncia de Elon Musk a la presidencia de la compañía. Somos eléctricos

Pese a los múltiples problemas que se han producido en los últimos meses, la marca ha sabido sobreponerse mediante un ejercicio y apuesta continua por sus ideales. El esfuerzo por la robotización está viéndose recompensado en la actualidad gracias a una mejora de la capacidad en la factoría de Freemont.

El Model Y tendrá un precio algo superior al del Model 3

Los registros del Model Y permitirán elevar el nivel de liquidez gracias al sistema de reservas, algo que parece que tendrá lugar a partir del días siguiente a la presentación. El nuevo SUV se situará entre el Model 3 y Model S en relación al precio. En cuanto a cualidades dinámicas, se espera que disfrute de unos números muy parejos a los que presenta la berlina de acceso.

Las expectativas puestas en este modelo son muy altas, ya que se espera que cuente con un registro comercial de gran calado. El Model Y llega para captar al consumidor de SUV’s que busca un coche eléctrico que no existe entre la competencia con motores de combustión interna.