Tesla está reinventando en el mercado de la automoción en todos los sentidos. El fabricante de Palo Alto más laureado en lo que se refiere a movilidad eléctrica se ha propuesto cambiar, drásticamente, el panorama automovilístico en apenas unos años. Lo que comenzó como una apuesta diferencial por lo eléctrico está provocando un cambio de tendencia que ha pillado al sector por sorpresa.

Hace unas semanas, Tesla lograba la cifra de los 420 dólares por acción. Curiosamente, a este punto, hace unos meses, Elon Musk sugirió que vendería su paquete accionarial, algo que provocó que fuera relegado de la presidencia de la compañía por el órgano regulador del mercado bursátil. Ahora, al cierre de estas líneas, la empresa ha estado muy próxima de tocar los 800 dólares por título.

Elon Musk está cambiando las reglas por las que se rige el coche en el mundo

¿Estamos ante una burbuja especulativa o se trata de una fiebre por los números registrados por Tesla? Sea como fuere, lo cierto es que la empresa continúa con sus planes de expansión a medida que pasan los meses. Mientras que se espera la inminente fabricación del Model Y, Roadster y Cybertruck, la firma sigue trabajando en proyectos alternativos más específicos.

El registro de patentes por parte de Tesla está que echa humo desde hace años. En esta última ocasión, el elemento que podría contar con una sugerente innovación sería el volante. ¿Puede este bien fundamental en cualquier automóvil disfruta de una pantalla? ¿Con qué finalidad? Hasta hoy día, lo máximo que hemos llegado a ver ha sido la instalación de un medidor que muestra las revoluciones.

Veamos, por tanto, cuáles son las principales características que llaman la atención de esta tecnología, por qué estamos ante un producto que podría llegar a muchos más modelos a lo largo de los próximos años y, por supuesto, qué podemos esperar de esta patente. ¿Terminará, finalmente, en la cadena de producción? Su desarrollo, posiblemente, ya está llevándose a cabo en Tesla.

Un volante con cada vez más un menor protagonismo en el coche

Tesla es una de las compañías del mercado de la automoción que más está apostando por la introducción de los asistentes de conducción autónoma. El denominado Autopilot, con el paso del tiempo, es más eficiente, lo que desemboca en el que el volante tenga un papel menos determinante en los desplazamientos. Ahora bien, ¿y si introdujese nuevas funciones un tanto diferenciales?

Tesla ha patentado un nuevo volante con pantalla incluida. Electrek

Tal y como se puede observar en la imagen, la pantalla que se ha decidido registrar estaría subdividida en 3 unidades más pequeñas. Gracias a esta combinación, se podrían realizar funciones directamente desde estos menús, algo que mejoraría la seguridad de los ocupantes al no tener que desviar tanto la mirada de la carretera. Ahora bien, ¿qué ocurre si nos fijamos un poco más?

El selector de modos de conducción se incluye en la parte inferior del volante

Según se puede leer en el portal tecnológico Electrek, la firma introduciría el selector de modos de conducción en el inferior del volante. De esta forma, escoger la posición D (primera si fuera manual) o R (marcha atrás), sería mucho más sencillo y práctico. Además, el componente estético haría de esta modificación un nuevo distanciamiento respecto al resto del sector.

La introducción de esta medida, no obstante, estaría más ligada con la eliminación de las distracciones que sí está provocando la tableta presente en las unidades del Model 3 principalmente. Esta ha sido, sin duda, una de las principales quejas de los usuarios, ya que muchos menús están situados en el lado más lejano de la vista del conductor.

Soluciones prácticas en plena época de las pantallas

La digitalización está llegando a todas las escalas de la sociedad. El mercado de la automoción no es ajeno a este fenómeno y, por tanto, la eliminación de botones se ha convertido en una constante. ¡Hasta Porsche ha tenido que eliminar aquella regla de la inclusión de mucha botonera! Basta con acudir al interior del Taycan para descubrir cómo los elementos físicos están quedando en desuso.

Tesla está introduciendo modificaciones en la práctica totalidad de los elementos del coche. Electrek

La innovación en Tesla parece no tener fin. Cualquier elemento del automóvil convencional podría sufrir alguna que otra modificación si la firma de Elon Musk se lo propone. ¿Hasta qué punto serán tan diferentes los modelos salidos de la fábrica de Freemont en apenas unos años respecto a los actuales? Basta con ver cómo el Cybertruck pasará a producción para entender el desarrollo de la marca.

Se espera que este tipo de soluciones puedan tener una aplicación directa a lo largo de los próximos años. Es cierto que algunas de las propuestas que se registran no tienen recorrido a nivel comercial, pero, ¿y si la inclusión de pantallas en el volante no fuese tan descabellado? Al fin y al cabo, todo lo que sea eliminar botones y elementos físicos se traduce en una reducción de coste.