Hace tan solo unos días que Tesla dio a conocer los que se esperan que sean sus 2 próximos modelos, el Semi y el Roadster. La firma de Palo Alto, con esta estrategia, sigue ignorando sectores más estandarizados de la industria del automóvil para centrarse en otros con públicos más selectivos.

Al fin y al cabo, es una estrategia que hasta el momento les ha salido a pedir de boca teniendo en cuenta el crecimiento exponencial que está viviéndose en segmentos en los que compiten los Model S, Model X y, en unos meses, el Model 3. En la presentación que tuvo lugar la semana pasada, el Roadster debería ser el producto secundario que presentaría Tesla.

El Tesla Roadster fue el que se llevó todas las miradas en la presentación

Sin embargo, acabó siendo, con todos los respetos para el camión Semi, el foco de todos los flashes. ¿Por qué? Su imagen, pese a ser verdaderamente atractiva, quedó relegada a un segundo plano. Lo que realmente causó expectación fueron sus prestaciones y autonomía.

Algunas de sus cifras ya las conocemos, pero aun así conviene recordar que dispone de unos 1.000 kilómetros de autonomía, acelera de 0 a 100 km/h en tan solo 1,9 segundos o que consigue alcanzar los 400 km/h, ¡casi nada!

¿Podemos afirmar que ya no habrá nada parecido en la próxima década? ¿Alcanza de esta forma Tesla el summum de la deportividad? La compañía presidida por Elon Musk es consciente de los majestuosas que son las cifras, pero aún creen que hay margen de mejora. ¿Cómo es posible? La respuesta puede que haya que buscarla en SpaceX.

Tesla fortalecerá su estrategia con SpaceX

Esto es lo que ocurre cuando el máximo exponente de la compañía de automóviles eléctricos dispone la gerencia de otra que busca alcanzar el espacio con viajes comerciales. Así es, el éxito de Elon Musk está fundamentado en 3 pilares; Internet, la movilidad eléctrica y sostenible y, por último, la carrera espacial privada.

El Tesla Roadster es uno de los deportivos con mayor potencial en el futuro. km77.com

Ya sabemos cómo se las gastó al vender PayPal, cómo invirtió en Tesla y cómo después apostó por su último objetivo, la producción e investigaciones de aeronaves. Hasta ahora, sabemos que Tesla ofrece conexión a Internet mediante el uso de la increíble pantalla que dispone como consola central, pero… ¿Qué relación hay entre la firma de Palo Alto y SpaceX?

En el pasado, se trataban 2 líneas de investigación completamente separadas. Al fin y al cabo, estos 2 sectores distan mucho entre sí, pero algo ha cambiado desde hace apenas unos meses.

Tesla habría utilizado maquinaria de SpaceX para producir el Roadster

Según se ha sabido gracias a Electrek, la empresa que apuesta por la movilidad sostenible habría utilizado una serie de máquinas usadas por SpaceX para incrementar la productividad. De hecho, habrían utilizado mecanismos de soldadura propios de la tecnología aeroespacial con el objetivo de contribuir al desarrollo del Roadster, el deportivo más futurista del mundo.

Además, se ha hecho uso del denominado Inconel, una familia de superaleaciones austeníticas de base níquel-cromo con un único propósito, mejorar la calidad del biplaza y contribuir, de esta forma, a un mejor desempeño para conseguir cifras de potencia jamás vistas en el pasado.

Qué se espera en los próximos años entre Tesla y SpaceX

La firma de coches eléctricos seguirá colaborando para reducir las distancias que separan a ambas compañías. La cooperación entre estos 2 gigantes tecnológicos permitirá una cohesión que se traducirá en una mejora de las economías de escala en ambas facetas. Ahora bien, ¿cómo notará el público esta relación?

El propio Elon Musk ha dejado claro que es muy probable que el Tesla Roadster incluya una mejora de las prestaciones en el futuro. ¿Cómo es posible? No se sabe cómo lo conseguirán, pero todo hace pensar que la firma recurrirá de nuevo a SpaceX para reducir los tiempos de aceleración o incrementar la velocidad punta.

Debería aclarar que este es el rendimiento del modelo básico. Habrá un paquete de opción especial que lo lleve al siguiente nivel. No digo que el próximo paquete especial del Roadster definitivamente lo habilite para volar pequeñas distancias, pero tal vez… Solo una cuestión de seguridad. La tecnología Rocket aplicada a un automóvil abre posibilidades revolucionarias.

Según se puede leer en las declaraciones que el propio magnate sudafricano ha realizado en las redes sociales deja entrever que la cooperación entre Tesla y SpaceX es una opción prácticamente asegurada. Solo queda, por tanto, esperar a ver con qué nos sorprende el que quizás es la persona que más cambie nuestra vida en los próximos años.