Tesla no ha parado de crecer en los últimos años. Primero se dio a conocer con el Model S (el Roadster podría decirse que fue un proyecto piloto) y más tarde, con el Model X. Sin embargo, fue con el anuncio de la comercialización del Model 3 cuando la firma con sede en Palo Alto obtuvo un reconocimiento a nivel mundial.

Tras comercializar un total de 4 modelos, obteniendo los últimos 3 una gran aceptación en el mercado, lo cierto es que la fábrica de Freemont se ha quedado un tanto pequeña. ¿Cómo pretende, entonces, atender el volumen de pedidos que posee desde hace más de un año?

Hace año y medio del lanzamiento del Tesla Model 3 en concepto de reserva

Es importante destacar que para realizar la reserva se debía depositar una fianza de 1.000 dólares/euros. ¿Es posible que no puedan alcanzar el volumen de producción prometido en su presentación? Es probable, pero, como bien dijo Elon Musk, habrá que esperar para ver cómo se desarrollan estos meses de infierno.

Aun así, la compañía es consciente del atractivo que suponen los Model S, Model X y Model 3 en el Lejano Oriente. La firma de Palo Alto sabe que estos 3 modelos casan con algunas de las características que más valora el público chino de un coche. Ante esta situación, según se puede leer en el diario The Wall Street Journal, Tesla ha llegado a un acuerdo con Shanghái para la construcción de una segunda Gigafactory.

¿Cómo se presenta el futuro de la compañía en el mercado asiático a sabiendas que están ante una legislación rígida en lo referente a la producción y comercialización de compañías extranjeras? Veamos cómo competirá Tesla frente a los fabricantes nacionales.

Tesla no requerirá competir de la mano de una empresa del país

En China, la gran mayoría de las compañías con sede en países extranjeros, suelen competir mediante la práctica del Joint venture. Esta forma de competir supone crear una alianza comercial con una empresa autóctona con el objetivo de potenciar la imagen de marca china.

El Tesla Model S, por concepto, puede tener cabida entre el público chino. Teslarati

La gran mayoría de fabricantes que no son de origen dicho, para poder producir o comercializar sus productos en China, deben pasar por el aro y pasar por aduanas. Sin embargo, Tesla podría haber esquivado esta fórmula de comercio tras negociar con las Autoridades de Shanghái.

Al parecer, tendría localización en una zona donde la legislación es más laxa en relación a la entrada de fabricantes de fuera del país. No obstante, esto no le servirá para tener que pagar unas tasas arancelarias que se sitúan en torno al 25% para el mercado automovilístico.

Y te preguntarás, ¿por qué ha decidido entonces competir en un mercado en el que apenas se beneficiará en términos del precio final al consumidor?

Tesla reducirá el margen para seguir siendo competitiva

Es cierto que un producto con un precio al estilo del que puede tener un Tesla Model S puede ser más sensible ante cambios en el mismo. El público objetivo de un modelo bajo el logo de Tesla puede suponer unos 100.000 euros, por lo que una tasa proteccionista podría provocar reducir su consumo en varios puntos porcentuales.

Tesla fabricará su segunda Gigafactory en la localidad de Shanghái. Bloomberg

Sin embargo, la producción del automóvil en la propia China le permitiría reducir una serie de costes muy importantes para mantener, de esta forma, un precio contenido. Sí, estaríamos hablando de que podría ser mucho más barato en cualquier otro mercado, pero que, por imposición pública, acaba siendo el mismo.

Una reducción en el coste de transporte, la búsqueda de nuevos productores en el país y la contratación de personal interno cualificado le permitirá obtener una serie de beneficios que contrastará con la diferencia en relación al precio de los modelos de la firma con la competencia que existe en el mercado.

China está viviendo un cambio en su forma de comerciar con el exterior

Por otro lado, la irrupción de Tesla en el mercado del país más poblado del mundo ha tenido lugar en un momento crítico en es aspecto político. El Partido Comunista celebra este año, según se puede leer en el medio de comunicación Infobae, el 19º Congreso Nacional, el evento que trazará las líneas de la economía durante los próximos 5 años.

El próximo quinquenio, según se ha podido desvelar, traerá bajo el brazo nuevas políticas expansivas de la economía china que tendrán como principal protagonista el incremento del comercio exterior. La globalización es una de las claves del crecimiento económico y, ante la continua reducción de las tasas de los últimos años, se focalizará una estrategia que lo fomente.

Habrá que esperar a ver cómo se desvelan nuevas características del acuerdo alcanzado entre la firma presidida por Elon Musk y las Autoridades de Shanghái. En un futuro, ¿conseguirán producir más automóviles en China que la propia fábrica de Freemont? Habrá que esperar algunos años para comprobarlo.