Hasta ahora, de lo único que se preocupaba Tesla era la producción de coches eléctricos. Según el propio Elon Musk, la competencia de sus automóviles no son otros coches que utilizan la misma tecnología. No, tal y como ha afirmado en muchas ocasiones, sus rivales son aquellos que equipan motores de combustión interna.

El mercado de las energías renovables podría ser el nuevo objetivo de Tesla

Ahora, habiendo conseguido cuotas de mercado más que notorias en los sucesivos segmentos en los que compiten los Model S, Model X y más recientemente Model 3, ha querido ir un poco más allá con su estrategia.

Si hasta entonces había claudicado acerca de la procedencia de la energía eléctrica que alimentaba los modelos de la marca, ahora todo parece que da un giro de 180º. ¿Por qué? Tesla acaba de llegar a un acuerdo, tal y como informa inhabitat, con Vestas, la compañía que dispone del mayor aerogenerador del mundo en materia eólica.

Sí, Tesla ya había hecho sus pinitos en el uso de la energía alternativa

Todos sabemos cómo la firma de Palo Alto, y más especialmente el señor Musk, ha coqueteado con la industria energética. Según se puede observar en la propia página web de la compañía, además de la venta de sus automóviles, ofrecen los llamativos Powerwalls, las instalaciones que almacenan electricidad durante todo el día.

También hemos visto en ocasiones cómo la energía solar ha servido para recargar las baterías de los coches eléctricos, consiguiendo así una conducción completamente limpia.

Esta combinación sería la que Elon Musk elegiría para no depender de recursos fósiles. Tesla

¡Qué decir de SolarCity! Tesla posee una gran parte de su accionariado, tal y como se puede leer en Hipertextual. Fruto de esta combinación de negocios surgió el techo que la firma norteamericana vende a través de Internet en varios mercados.

Sin embargo, lo que no habíamos visto hasta este momento era una interacción entre el gigante de la movilidad y una empresa de producción eléctrica mediante la fórmula eólica.

La firma de Palo Alto se atreverá con la energía producida por el viento

Vestas Wind Systems, empresa que ha firmado un acuerdo de colaboración con Tesla, es la mayor empresa de obtención de energía eólica del mundo. Tras lograr esta simbiosis, se especula que la estrategia podría en el corto plazo podría acercar más aún a Tesla hacia este mercado.

Bloomberg, en su edición de mercados, ha sido una de las primeras fuentes que ha seguido la noticia. Al parecer, fuentes internas de la compañía energética de origen danés habrían realizado las siguientes declaraciones:

Vestas está trabajando con diferentes tecnologías de almacenamiento de energía con empresas especializadas, incluyendo Tesla, para explorar y probar cómo las turbinas eólicas y el almacenamiento de energía pueden trabajar juntos en soluciones energéticas sostenibles que puedan reducir el coste de la energía.

Siguiendo esta comunicación, se puede dilucidar que esta decisión colaborativa no estaría relacionada con el mercado del automóvil. De hecho, estaría más enfocada a cómo Tesla pretende que conservemos la electricidad en los momentos en los que el precio es más barato para utilizarla cuando este sea mayor.

Aun así, podemos pensar que en el futuro podrían realizarse nuevas inversiones encaminadas al desarrollo de más parques eólicos dedicados exclusivamente a la obtención de electricidad para la movilidad. ¿Estamos muy lejos de que ello se produzca? Solo Elon Musk podría saberlo.

La Powerwall almacena gran cantidad de energía para que el cliente pueda ahorrar. Tesla

La obtención de energía y su almacenamiento obligadas a entenderse

La estrategia llevada a cabo y su disposición para invertir en la obtención de energía alternativa está completamente justificada. Sería ir un paso más allá en las aspiraciones de la compañía para no depender de recursos fósiles.

Un Tesla no emite partículas contaminantes pero la electricidad con la que circula sí

En cierto modo, pese a que un Tesla actual no emite gases contaminantes, sí que se alimenta de electricidad. Ésta suele provenir de fuentes de energía no alternativas, lo que provoca que sí que exista un cierto grado de contaminación en los puntos donde se obtiene.

Particularmente en el mercado de la energía eólica, se podrá almacenar la electricidad que se transforme para aprovecharla en aquellos momentos en los que haya una menor intensidad del viento.

Aún es pronto para contemplar sobre qué se basa el acuerdo entre Tesla y Vestas Wind Systems, pero en apenas unos meses podrían tenerse noticias. En principio, es de esperar que la firma de Palo Alto ofrezca los denominados Powerwalls y la firma danesa la obtención de electricidad mediante los motivos de viento.