¿Y si la industria del automóvil estuviese invirtiendo en la dirección equivocada? Actualmente, no hacemos más que ver noticias relacionadas con estaciones de servicio eléctricas que disponen de una mayor potencia con el único objetivo de reducir el tiempo de carga.

¿Y si se pudiese disponer de una batería mucho más ligera, que dispusiese de menos capacidad y necesitase de más recargas? A simple vista, una opción de estas características podría ser ineficiente, pero esto podría ser solventado con una prioridad que no dispone la tecnología actual; el tiempo de carga.

El tiempo de carga del coche eléctrico es su talón de Aquiles

Actualmente, en el mejor de los casos, con una potencia doméstica, un coche eléctrico puede necesitar hasta más de 7 horas para recargar completamente el juego de baterías que incorpora. Un buen ejemplo de ello es la propuesta de Nissan que ha lanzado estos días.

En la Nissan Futures 3.0, evento de la firma que está celebrándose en Oslo, Noruega, se ha anunciado un futuro cargador de 22kW que posibilitará una reducción del tiempo de espera hasta las 2 horas. Sin embargo, ¿por qué no imaginar obtener toda la autonomía en tan solo 6 minutos?

Toshiba, la compañía nipona tecnológicamente diversificada, acaba de crear una batería que ya está siendo sometida a pruebas. ¿Cómo es posible que pueda recorrer 320 kilómetros con una recarga que nos recuerda al tiempo que tardamos en repostar? Veamos cómo funciona esta innovación.

Óxido de niobio y titanio, esta es la pócima secreta

El proyecto llevado a cabo por la firma japonesa no es más que la evolución de un estudio presentado en 2008. Según [Electrek]8https://electrek.co/2017/10/04/toshiba-new-electric-car-battery-range-charging/), una mejora de las baterías ‘SCiB’ que lleva todo este tiempo comercializando ha permitido conseguir dar con una innovación que puede cambiar el futuro de la movilidad.

Esta innovación permite rodar 320 kilómetros cargando las baterías tan solo 6 minutos. Electrek

Según se puede leer en Electrek, el óxido de niobio y titanio ha sido la combinación perfecta para lograr un producto vital en esta mejora tecnológica.

En la imagen anterior se puede observar un primer prototipo de 50Ah, con el cual han logrado alcanzar recorrer 320 kilómetros con tan solo 6 minutos de carga. Ahora bien, ¿podemos garantizar que es fiable esta potencial innovación? Osamu Hori, Director del Centro Corporativo de Investigación y Desarrollo de Toshiba, así lo ha querido dejar claro.

Estamos muy emocionados por el potencial del nuevo ánodo de óxido de niobio y titanio. En lugar de una mejora incremental, se trata de un cambio de las reglas del juego que mostrará una diferencia significativa en el rendimiento de los coches eléctricos. Seguiremos mejorando las aptitudes de la batería y trataremos de poner la próxima generación de SCiBTM en el mercado en 2019.

Según se puede afirmar de las declaraciones de uno de los máximos exponentes de la compañía, se espera que sea a lo largo del año que viene cuando se presente un diseño final. Para entonces, los registros que se han publicado estos días podrían adquirir mejoras extraordinarias.

Por otro lado, el propio miembro del consejo directivo ha dejado constancia de la durabilidad del sistema que ha innovado la firma nipona. En dicha intervención ha querido dejar claro que estamos ante un concepto de batería muy eficiente y, sobre todo, resistente.

Esta batería mantiene el 90% de su capacidad tras 5.000 ciclos de carga

Al parecer, mantiene más del 90% de su capacidad inicial después de haber sido sometido a unos 5.000 ciclos de carga y descarga, lo cual pronostica que ha sido probado durante mucho tiempo para garantizar eficiencia y seguridad de cara a una posible instalación en el coche eléctrico del futuro.

Además, se ha sometido a un proceso para comprobar su rendimiento a muy bajas y altas temperaturas, mostrando unos resultados que demuestran su valía en zonas del planeta donde la climatología es adversa.

Una batería que guarda una fuerte inversión detrás

Según se puede leer en el medio especializado Business Wire, esta batería de nueva factura, si existe a día de hoy, es porque fue subvencionada por la Organización de Nueva Energía y Desarrollo Tecnológico Industrial (NEDO) de Japón.

Toshiba se ha convertido en un proveedor importante en esta industria

Según se ha podido saber tras el anuncio de la firma asiática, Toshiba continuará desarrollando baterías de mayor densidad y capacidad para contribuir al desarrollo del coche eléctrico en los próximos años.

¿Será el año 2019 el momento exacto en el que se produzca la emigración a la tecnología alternativa? Es más, ¿se rendirán los fabricantes a mejorar la autonomía pudiendo formalizar la conducción eléctrica con paradas de apenas unos 5 minutos?

Aún es pronto para ver cuál de las alternativas logrará contar con el beneplácito del consumidor, pero lo que parece claro es que la tecnología eléctrica será la que dominará la movilidad sostenible dentro de un plazo de tiempo cada vez más corto.