El comercio online ha sido el canal de venta que más ha crecido en los últimos años. Es más, ha robado muchas ventas al método de comercialización presencial, el de toda la vida. Esto, a su vez, ha provocado que las economías se hayan vuelto mucho más globales.

Ante esta situación, las compañías que operan en el sector del transporte han visto cómo las cuentas de sus balances no han parado de crecer. Ante el incremento de las ventas por Internet, se han tenido que intensificar las opciones de reparto para abastecer una demanda que no parece encontrar techo.

El sector del transporte es el principal beneficiado del comercio online

Esto, al mismo tiempo, ha provocado que dichas empresas hayan logrado potenciar nuevas formas de realizar su actividad principal. Pensándolo bien, ¿quién iba a imaginar que una compañía estaría al tanto de robots y vehículos especiales más allá de las típicas furgonetas o camiones que todos conocemos?

Las compañías del sector, de hecho, disponen de una gran cantidad de costes operativos. Seguros de responsabilidad civil, carburante o los propios elementos de transporte suponen la principal fuente de consumo de los beneficios. Siguiendo esta línea, empresas como UPS están valorando cómo recortar y arañar cualquier pequeña ineficiencia que suponga una pérdida de competitividad.

UPS, según ha dejado entrever hace unas horas, podría contar con una solución ligada a lo que todos esperábamos; la disposición de un batallón de drones. Lo que sí que no esperábamos era que estos, además, fuesen en el propio vehículo, el cual estaba preparado para tal fin. ¿En qué está pensando la firma de transporte?

UPS ya muestra cómo serán sus repartos en el futuro

La compañía estadounidense, con sede en Atlanta, adecuaría parte de su flota de vehículos para poder ofrecer un servicio único entre los competidores. Tal y como se puede leer en Electrek, una especie de plataforma, situada en la parte trasera de la furgoneta, ofrecería lo necesario para albergar un dron.

Según se puede observar en el vídeo anterior, publicado por el fabricante de vehículos eléctricos Workhorse, se observa cómo el operario es el que debe realizar toda la función de despliegue del dron.

Aun así, las imágenes muestran con detalle cómo UPS cree que serán las entregas en el medio plazo. El/la repartido/a tan solo tendrá que llegar al lugar indicado, introducir el paquete en una bandeja asegurada al pequeño robot volador y pulsar el botón que dé inicio al viaje, así de fácil.

La entrega mediante drones reducirá los costes de la empresa

Esta maniobra, según detalla la compañía, reducirá una serie de costes, vitales para mejorar el margen de la empresa en el medio plazo. Por un lado, el periodo de entrega será menor, ya que el repartidor no tendrá que buscar un lugar para estacionar, bajar, llamar al cliente, subir al domicilio y bajar de nuevo.

Por otro lado, en algunos casos no será necesario recorrer distancias que sí que tendrían que seguirse en caso de no ofrecer este servicio. Además, unido ello a la presencia de una máquina eléctrica que no emite partículas contaminantes, obtendríamos que, por qué no decirlo, también contribuiría a reducción de la contaminación.

Es, precisamente, este último motivo, uno de los factores que más importancia tendría para la compañía logística. De hecho, UPS cuenta en plantilla con una gran parte de la flota que disponen mecánicas eléctricas e híbridas, algo que sustenta a la empresa como impulsora de políticas renovables.

El dron, una obra de ingeniería de manos de Workhorse

Este fabricante de vehículos eléctricos nos recuerda a los primeros pasos que dio Tesla en la automoción. Sin embargo, esta empresa, con base en Loveland, en el Estado de Ohio, se ha especializado en la producción de modelos para públicos muy concretos.

El HorseFly es un dron capaz de levantar pesos de hasta 4 kilogramos y medio. Electrek

Si ayer anticipábamos cómo ya han recaudado más de 300 millones de dólares en concepto de reservas de su futura pickup, ahora acabamos de descubrir cómo un dron fabricado en fibra de carbono es su última creación.

Este dron, denominado HorseFly, es capaz de alcanzar, cargado hasta los topes, los 72 km/h, algo que seguramente no se requiera a la hora de realizar su función, pero que sí que sirve para demostrar su potencia y valía.

El HorseFly será capaz de cargar la mayoría de los paquetes

Será capaz de cargar con un paquete con un peso máximo de 4,5 kilogramos, algo que limita el número de servicios, pero que, pese a ello, podría contribuir a mejorar la eficiencia en los repartos.

Por último, es importante destacar que contaría con una autonomía máxima cercana a la media hora de uso, tiempo suficiente para realizar hasta 15 servicios con cada ciclo de carga, fijando una media de unos 2 minutos por reparto.