En la industria de la automoción, hay múltiples ejemplos de automóviles que han pasado a la historia. Bien por haber mostrado cuáles son las señas de identidad de una marca o por haber significado algo fundamental para algún colectivo. En este sentido, uno de los referentes entre los movimientos culturales de la segunda mitad del pasado siglo fue la hippie.

Sin duda, si hubiese que acompañar a algún medio de transporte con esta forma de ver la vida sería a través de la histórica furgoneta creada por Volkswagen. La T1, una de las primeras soluciones del mercado para atender esta necesidad, se convirtió en un icono en la época de los setenta. Tanto es así que ha sido uno de los productos más venerados por aquellos seguidores de esta cultura.

La Volkswagen e-Bulli incorpora toda una serie de modificaciones visuales y mecánicas

En la actualidad, se trata de un medio de transporte que se ha apreciado de forma exponencial. Tanto es así que se pueden ver algunas unidades a la venta con precios muy por encima de alternativas que salen a la venta de fábrica en la actualidad. De hecho, curiosamente, se están comenzando a apreciar, todavía más, aquellas que cuentan con mayor nivel de óxido en la carrocería.

Aun así, existen excepciones que merece la pena mencionar. Una de ellas, sin duda, es la e-Bulli, una unidad que ha sido modificada para albergar una mecánica eléctrica y que, por supuesto, ha mantenido la estética para ser un referente en el mercado. ¿Por qué estamos ante un producto único en el mercado? Sin duda alguna, su transformación es diferencial, pero no solamente se han centrado en ello.

Veamos por qué se trata de un modelo exclusivo, cuáles son sus capacidades mecánicas que ofrece su motor y conjunto de baterías eléctricos y, además, qué otras modificaciones se han realizado a lo largo de los últimos meses para ofrecer un producto muy especial. Y tú, ¿te harías con una unidad así o preferirías adquirir una furgoneta actual con todas las ventajas de equipamiento que incorporaría?

Una furgoneta que mantiene estilo, pero que renueva su estética

Desde hace un tiempo, la moda de transformar coches clásicos en eléctricos se ha convertido en una constante. En muchos casos, se trata de una simple adaptación a las necesidades actuales, mientras que, en otros, este trabajo guarda una completa finalidad con el objetivo de evitar las restricciones existentes debido a los límites de emisiones.

La furgoneta e-BULLI ha sido completamente restaurada para ofrecer un tipo de movilidad puramente eléctrico. Piston

Este es, por tanto, un nuevo ejemplo de esta política que parece no tener techo. Y bien, ¿qué cambios se han introducido en esta variante? Lo primero que cabe mencionar es la disposición de una solución eléctrica para sustituir el clásico bloque de combustión interna de 42 CV que generaba. Ahora, disfrutará de uno eléctrico de 83 CV y 212 Nm de par, asociado a una caja de cambios automática.

La denominada e-Bulli dispone de una autonomía total de unos 200 kilómetros

Una de sus principales cualidades es que, además, ha introducido una batería de iones de litio de 45 kWh. Gracias a este conjunto, se puede disfrutar de una autonomía máxima de unos 200 kilómetros teóricos. Puede no ser una cifra abultada teniendo en cuenta el bajo peso de la estructura de la furgoneta, pero lo cierto es que no dispone de un gran dato en relación con su coeficiente aerodinámico.

Otro factor a tener en cuenta, según se puede leer en el portal especializado Electrek, es que dispone de un sistema de carga con capacidad para transferir hasta 50 kW de potencia. Así, contar con el 80% de la batería con solo conectar el sistema durante 40 minutos, es algo muy flexible y fácil de conseguir.

Cambio de mentalidad para seguir manteniendo su espíritu hippie

Muy posiblemente, si la cultura hippie se hubiese mantenido a lo largo del tiempo con la misma intensidad que en los setenta, muy posiblemente la comunidad hubiese estado a favor del coche eléctrico. ¿Sería esta, por tanto, la solución definitiva? Lo cierto es que este proyecto, en realidad, solamente atenderá una serie de unidades a un precio no apto para todos los públicos.

El e-Bulli ha introducido multitud de cambios en el interior para adaptarse a los nuevos tiempos. Marca

En relación con el interior, aquí sí se ha producido una distinción más drástica respecto al modelo original. El mejor ejemplo de ello nos lo muestra la palanca de cambio, la cual dispone de una estética mucho más parecida a la que ofrecen los modelos actuales. Además, una tablet comanda la parte superior de la furgoneta, la cual es fundamental para la gestión de toda la información.

Todavía no se conoce cuál será su precio definitivo. Sin embargo, se espera que esté próximo a los 100.000 euros. Es el precio que hay que pagar por un producto que será exclusivo y que atraerá todas las mirada del público.