El coche eléctrico está creciendo a un ritmo vertiginoso. Los fabricantes, debido a la popularidad generada en torno a Tesla, decidió, hace ya algún tiempo, promover la inversión en vehículos sostenibles. Ahora, el retorno de dichas inversiones se está produciendo con la llegada de variantes que están situándose a lo largo de todo el arco de la automoción.

Volkswagen, en este sentido, ha sido uno de los fabricantes que más empeño ha tenido a la hora de investigar sobre fuentes de energía renovables. Más todavía desde que estalló el escándalo de las emisiones, más conocido como Dieselgate. El compromiso de la firma alemana con el coche eléctrico es total, hasta el punto de crear una división alternativa a su gama denominada ID.

El Volkswagen ID.3 es un automóviles que ha sido creado para ser puramente eléctrico

Dentro de esta pila de vehículos, el ID.3 es una de las opciones que ha generado más ruido. Su inclusión dentro del segmento de los compactos hace que se trate de un producto diferencial y accesible a un mayor cupo de consumidores. ¿Qué es lo que hace tan atractivo a la variante que competirá dentro del mercado que comparte con el Golf? Se trata, sin duda alguna, de una competencia diferencial.

Dentro de las variantes previstas por la empresa, cabe hacer especial mención a la variante Pro S, una versión que está especialmente diseñada para aproximarse a modelos de la competencia en modalidad de combustión interna. Ahora bien, ¿consigue aplicarse sobre la práctica las disposiciones teóricas que presenta este producto? He aquí la clave de la cuestión.

Para analizar las cualidades de este modelo, es necesario mencionar, por encima de cualquier otro aspecto, el detalle de la batería y su correspondiente potencia de carga. La adquisición de este automóvil se verá especialmente influenciado en base a estas 2 variables. ¿Qué tal se comporta el primer modelo de Volkswagen bajo la división ID? Estas son sus señas de identidad.

Un coche eléctrico creado marcado por 2 variables diferenciales

En términos de potencia de carga, se trata de un modelo que mejora las cualidades que ofrece la competencia. De hecho, la diferencia respecto a sus teóricos rivales es muy notable. Para observar mejor estos datos, es preciso ver el siguiente gráfico, el cual ha sido extraído del portal especializado InsideEVs. Sí, la línea superior es la que corresponde con el ID.3 de Volkswagen.

El Volkswagen ID.3 siempre cargará a mayor potencia a cualquier nivel de porcentaje de carga de la batería. InsideEVs

Tal y como se puede apreciar en la imagen anterior, el nuevo Volkswagen ID.3, en su versión Pro S, consigue cargar a unos 120 kW de forma sostenida hasta el primer tramo del 35% de la capacidad de la baterías. El primer competidor dentro de su segmento lo consigue hacer a 40 kW, una cifra muy inferior. De hecho, la práctica totalidad de los rivales copiar este dato.

Volkswagen crea el ID.3 Pro S para extender la utilidad del modelo a un mayor público

A partir de dicho rango de capacidad, se establece un criterio de caída constante de la potencia de carga. Esto es así debido, principalmente, a una limitación practicada por el software con el objetivo de evitar un deterioro acusado de las baterías. Al fin y al cabo, mayor potencia de carga provoca, en el largo plazo, una caída de la autonomía total por el desgaste producido por la carga rápida.

Finalmente, esta versión consigue alcanzar el máximo del kilometraje a una potencia de unos 30 kW. Sin embargo, lo cierto es que cumplir con el total de la capacidad es una acción que no se recomienda por el posible deterioro que, una vez más, puede ocasionar al conjunto. Aun así, si se requiere este extra de batería en ocasiones puntuales, se debe saber que se obtiene a una alta potencia.

Un coche eléctrico que ofrece más posibilidades que su competencia

El otro condicionante de este modelo es, sin duda, la posibilidad de realizar un kilometraje mínimo con cada ciclo completo de carga. La batería de 77 kWh, la más destacada del sector, está especialmente diseñada para extender más allá de sus términos más estrictos, la mera función de un modelo compacto. Sí, puede decirse que el modelo ID.3, en su versión Pro S, puede servir para viajar.

El Volkswagen ID.3 ha demostrado ser un modelo creado para ser eléctrico. Carhaus

Con el objetivo de calcular una autonomía más veraz que la homologada oficialmente, el canal Battery Life puso a prueba una unidad bajo unas condiciones de conducción realistas. Para ello, se aprovechó la circulación mixta, dando prioridad al aspecto extraurbano. De esta forma, se podría conocer si este modelo estaba preparado para realizar largos viajes por carretera.

Entre las condiciones a tener en cuenta, es importante destacar que la velocidad media fue de 119 km/h, la unidad incluía llantas de 18 pulgadas y venía equipado con neumáticos de invierno. Incluidas estas variables en la coctelera, se consiguió realizar 360 kilómetros con un ciclo de carga completo. Esto equivale a 2/3 de la autonomía prometida por el ciclo de homologación WLTP.