Tiempos complicados para Alphabet, la empresa matriz de Google, que no ha sabido administrar de la mejor forma los casos de acoso sexual que salieron a la luz hace unas semanas. En vez de proteger a las víctimas, los directivos de Alphabet decidieron encubrir lo que había pasado y mirar por el bien de los ejecutivos acusados.

Este comportamiento no ha sido admitido por algunos de los accionistas de la compañía, que han optado por llevar sus quejas ante la justicia. De esta forma, son ya varias las demandas que tendrá que afrontar Alphabet por encubrir casos de acoso sexual en sus empresas.

Objetivo: junta directiva de Alphabet

Tal y como informan desde ABC, James Martin ha sido el accionista de Alphabet que ha interpuesto una demanda contra la compañía en un juzgado de San Francisco (California, Estados Unidos). El objetivo de la misma es claro: acusar a la junta directiva de ocultar las denuncias de acoso sexual que recibieron en 2014 y 2016.

La cosa no queda ahí, ya que la demanda presentada este pasado 10 de enero también alega que Alphabet falló a todos sus accionistas al aprobar la concesión de grandes indemnizaciones a los ejecutivos que recibieron esas denuncias, a pesar de que estas eran creíbles.

Por ello, el demandante pide que este dinero sea devuelto a la compañía, además de que sus directores indemnicen a Alphabet por haber provocado un aumento de los gastos corporativos. Las peticiones continúan y Martin solicita que la compañía tenga tres directores independientes y que se cambien las normas de supervisión para que los casos de acoso sexual no vuelvan a repetirse.

Los demandantes no están de acuerdo con la actitud adoptada por Alphabet ante los casos de acoso sexual

Tras una "extensa investigación", la defensa ha podido acusar con pruebas a la junta directiva de Alphabet de haber utilizado según sus propios intereses el dinero de la empresa, además de haber propiciado la continuación del acoso sexual al no actuar tras conocer lo que estaba sucediendo.

"La conducta ilícita de los directores permitió que los comportamientos sexuales indebidos proliferasen y continuasen. Así, los miembros de la junta de Alphabet sabían y facilitaban directamente el acoso y la discriminación sexual", se puede leer en la demanda interpuesta por James Martin.

Alphabet, matriz de Google, ha sido demandado por encubrir casos de acoso sexual. PCWorld

Este accionista no ha sido el único en tomar medidas legales contra la matriz de Google esta semana. Según explica San Francisco Chronicle, dos fondos de pensiones interpusieron una demanda similar hace unos días en el mismo juzgado de San Francisco.

"Creemos que Google, o Alphabet, realmente pueden hacer un mejor trabajo cuidando a los accionistas y sus empleados", afirmó al respecto Julie Goldsmith Reiser, abogada que representa a los dos fondos de pensiones en una demanda que no pide una cantidad concreta de dinero como indemnización.

En general, lo que todos los demandantes solicitan es que la junta directiva de Alphabet reconozca sus errores, se marche y deje paso a una dirección totalmente independiente que sepa cómo resolver los problemas que atraviesa actualmente la compañía.

Años sin saber actuar ante la grave situación

Hasta el propio Sundar Pichai, CEO de Google, ha tenido que pedir disculpas a todos los empleados del conglomerado por la mala gestión que han hecho los directivos ante los casos de acoso sexual. Tal y como desveló The New York Times en octubre, Google había protegido a Andy Rubin, el padre de Android, después de que este fuese acusado de conducta indebida.

Rubin dejó la compañía en 2014 tras ser denunciado por conducta sexual inapropiada. En lugar de apoyar a las víctimas, que habían realizado una denuncia creíble según una investigación interna, Google decidió darle una despedida por todo lo alto a Rubin con una indemnización de 90 millones de dólares.

Larry Page, CEO de la Gran G por aquel entonces, era totalmente consciente de las acusaciones que Rubin había recibido, por ello le pidió que abandonase el barco. Lo malo no queda ahí, ya que este no fue este el único directivo de la compañía acusado de acoso sexual.

Google nunca habló de lo sucedido y protegió a los tres ejecutivos, dándoles incluso una indemnización

Tras analizar cientos de documentos internos y conversar con decenas de empleados, The New York Times pudo confirmar que Google había protegido a otros dos directivos durante la última década, todos ellos acusados de tener una conducta sexual inapropiada. En todos los casos Google decidió guardar silencio y proteger a los ejecutivos: a dos de ellos les dio una indemnización y al tercero le mantuvo en un puesto de relevancia.

El reportaje publicado por el diario puso en el ojo del huracán a Alphabet y a Google, que optaron por despedir a 48 empleados por mala conducta sexual en los dos últimos años. Esto no ha sido suficiente para los accionistas demandantes, que ahora reclaman en el juzgado medidas más severas contra todos los que actuaron de forma indebida en estos casos de acoso sexual.