Hace unos meses te descubríamos que pasamos varias semanas al año mirando el móvil. Está claro que no todos los usuarios son iguales, pero los jóvenes son especialmente susceptibles a engancharse a la tecnología en general y al teléfono en particular. Por ello, no es de extrañar que en una década nuestro cuerpo esté sufriendo alteraciones a causa de su uso continuado.

De acuerdo con el Daily Mail, un americano medio toca la pantalla de su móvil unas 2.600 veces al día, llegando incluso a los 5.400 taps diarios en algunos casos. Echa cuentas.

La adicción al teléfono es tal que, como detallan en iPadizate, incluso las autoridades están instando a Apple para que refuerce sus controles parentales conscientes de que, de seguir así, las nuevas generaciones tendrán muchos problemas físicos, psicológicos e incluso sociológicos.

Pero la solución a vivir enganchados al móvil puede ser mucho más sencilla de lo que crees. No, no vas a tener que ponerlo bajo custodia, simplemente tendrás que hacerlo menos atractivo. ¿Cómo hacerlo posible? Tan fácil como bajando el color de su flamante pantalla.

¿Quieres pasar de tu móvil? Reduce el color a la mínima expresión

Tristan Harris, antiguo diseñador de Goole, ha dado con este sencillo truco. Y es que al parecer ciertos colores como el rojo y el azul brillantes, nos excitan, haciendo que tener el teléfono en nuestras manos nos cause cierto placer. Cambiando la tonalidad a una triste escala de grises, aplicaciones como Instagram, Facebook o Snapchat nos resultarán menos atractivas

Como explica para el diario The Atlantic:

Algunas apps actúan como un "gatillo" de sensaciones y pensamientos.

Thomas Z. Ramsoy, jefe de la firma Neurons, cuyo área de actividad es el escaneo cerebral y ocular aplicado a las apps, confirma esta teoría y va más allá: además de adoptar la escala de grises, también tenemos que desactivar el sonido.

Tu iPhone es mucho menos atractivo con una pantalla monocolor. OSXDaily

Unas notas de color

La relación entre el color y la personalidad es un hecho, incluso hay estudios capaces de esbozar cómo será nuestro carácter en función del color de nuestro móvil. Ya sabemos que los colores evocan emociones y además en Silicon Valley saben cómo usarlos en su favor.

¿Que no te lo crees? Compruébalo tú mismo a través de la pantalla de tu teléfono:

  • El rojo genera excitación, por ello es común usarlo para notificaciones.
  • El amarillo nos hace felices y optimistas, como el color corporativo de Snapchat, la red social predominante entre los jóvenes.
  • El azul evoca confianza, fiabilidad, profesionalidad. ¿Será casualidad encontrarlo en Facebook, Twitter o LinkedIn?

Por cierto, el color azul es el más popular entre las aplicaciones.

Una adicción nada casual

Harris va más allá y en una reciente entrevista para el programa de la CBS This Morning Show sobre este mismo tema, se refiere a los smartphones como auténticas máquinas tragaperras. Sin eufemismos para suavizar nuestro problema actual:

Los teléfonos son como una máquina tragaperras, funcionan mediante recompensas para el usuario. A veces miras tu móvil y descubres un mensaje de la persona que amas. O un email con una buena noticia. Y a veces no hay nada.

Satisfacción al instante. Ojo, no es que sea necesariamente malo, pero es fascinante y alarmante la influencia que tienen sobre nosotros.

Y es que tendemos a pensar que la tecnología es algo neutral y que está en nuestra mano elegir lo que publicamos en Twitter o cómo usamos nuestra cuenta de Facebook. O mejor aún, para qué usamos nuestro móvil.

Sin embargo, en realidad absorbe nuestra atención y cada vez va a hacerlo más porque no es casual: eso es lo que quieren los fabricantes, desarrolladores de apps o incluso tu operador.

Hay toda una maquinaria psicológica detrás para lograr su objetivo: que no puedas vivir sin él. ¿Te atreves a tomar el control y convertir tu magnífico móvil en una pantalla en blanco y negro?