Es posible que ya hayas configurado tu propia habitación inteligente, pero ¿qué pasa con tus hijos? Los niños tienen necesidades diferentes a las tuyas, por lo que, seguramente, querrás adoptar un enfoque distinto para ellos. Con los dispositivos correctos, puedes darle a los pequeños de la casa una habitación inteligente que beneficie a todos y que además te permita mantenerlos vigilados en todo momento. Es por eso, que a continuación te daremos algunos consejos para configurar la habitación inteligente de tus hijos. Así que no te pierdas este post.

¿Por qué una habitación inteligente para tus hijos?

Si ya tienes un smarthome, es posible que a tus hijos les encanten los controles por voz y la comodidad que esto les brinda. Sin embargo, a medida que crecen desean cada vez más independencia, por lo que puede ser hora de confiarles el control de su propia habitación.

Y el acceso conveniente a los controles de su habitación no solo los beneficia; sino que los involucra más con la tecnología, mientras que los ayuda a cumplir con los horarios, y además, te mantendrá en contacto con ellos cuando salgas de viaje o simplemente deban quedarse solos en casa.

Escoge un altavoz inteligente que se adapte a las necesidades del niño

Todos los asistentes de voz tienen implicaciones de privacidad, por lo que al considerar agregar uno a la habitación de tu hijo, debes tener esto en cuenta. En ese sentido, la edición para niños del Echo Dot, puede ser lo que necesites y de hecho, es las más recomendable en estos casos.

Con este dispositivo, obtienes muchas de las mismas capacidades que con su versión estándar pero con controles más restrictivos. Puedes evitar que suenen canciones explícitas, establecer límites de tiempo diarios y horarios y monitorear la actividad de tu hijo, entre otras funciones.

Una bombilla inteligente puede ser otra gran solución

¿Tus hijos todavía tienen que saltar para alcanzar el interruptor de la luz? Tal vez lo único que tengan que hacer es decir "apagar las luces" y el altavoz inteligente se encargará por ellos. Las bombillas inteligentes marcan la diferencia aquí, ya que pueden controlarse mediante la voz.

Incluso si sus hijos pueden alcanzar el interruptor, apreciarán la conveniencia de los controles por voz cuando ya estén en la cama, preparándose para dormir. Esto sin contar que puedes establecer un horario de luces apagadas tanto para la noche como para cuando están en la escuela. Eso es algo que agradecerás, si tus hijos tienden a dejar las luces encendidas. Por otra parte, si la habitación de tu hijo tiene un ventilador de techo, con solo unos pocos cambios, puedes agregar controles inteligentes a las aspas del ventilador y a la luz integrada.

Los enchufes inteligentes también pueden ayudarte a establecer horarios

Las luces no son lo único inteligente que puede haber en la habitación de un niño. Y es que los enchufes inteligentes pueden controlar todo lo que conectes a ellos. Esto incluye ventiladores, lámparas, televisores e incluso juguetes recargables. Con la aplicación correcta, los enchufes inteligentes pueden encenderse o pagarse por sí mismos. Así que estableciendo horarios y rutinas, puedes evitar que los dispositivos conectados utilicen energía durante todo el día.

Cualquier cosa que desees que se encienda cuando tus hijos lleguen de la escuela, puedes programarla para que esté lista una o dos horas antes de los pequeños lleguen a casa. Incluso, puedes emparejar tus enchufes con tus altavoces inteligentes y cualquier miembro de la familia pueden apagar toda la habitación con solo presionar un botón. Esto además de ser divertido para tus hijos, te permitirá mantener tu regla de apagar las luces, cortando la alimentación de energía a los dispositivos innecesarios cuando es hora de ir a dormir.

Con una cámara podrás mantener todo bajo control

Instalar una cámara en el dormitorio de tus hijos, te va a permitir tener el control de la situación sin importar donde estés. Ya sea que viajes por trabajo, que debas estar hasta tarde en la oficina o que simplemente quieras monitorear a los pequeños de la casa, las cámaras son tu mejor aliado. Si bien es cierto que puedes llamar o chatear por video con tus hijos, eso no siempre es apropiado cuando deseas controlar a tus pequeños, especialmente si es a la hora de acostarse.

Con una cámara, puedes sentirte presente cuando no puedes estar físicamente allí. Desde una app móvil o en tu ordenador, podrás ver si tus hijos están cumpliendo las reglas o se lo están pasando bien jugando. Es una tranquilidad que no interrumpe innecesariamente las actividades de los niños. Incluso si quieres interactuar, la mayoría de las cámaras conectas por WiFi tienen micrófonos y altavoces para que puedas comunicarte con cualquier persona en la habitación.

Recuerda que eres el mejor juez de tus hijos y de lo que pueden manejar. Pero, no olvides hablar con ellos para ver qué dispositivos inteligentes les interesan, si es que les interesa alguno. Pueden sorprenderte con una sugerencia que ni siquiera habías considerado.