Aunque en las últimas horas parece que el Bitcoin y otras criptomonedas empiezan a levantar tímidamente la cabeza llegando a superar los 7.000 dólares – desgraciadamente en el momento en el que escribo esto parece que descienden de nuevo -, este 2018 está siendo negro para las criptodivisas. Y es que aunque las razones para su descalabro son variadas, una de ellas sobresale por encima del resto: el intento de regulación por parte de la mayoría de los países.

De todos modos, no es la primera vez que el criptomercado cae en picado: en enero de 2014 se derrumbó el Bitcoin y le costó un año recuperarse. Con más de 137.000 millones de dólares de capitalización, cuando el Bitcoin cae se produce un efecto dominó que arrastra al resto de monedas virtuales, como explica Mashable.

El mercado siempre tiende al equilibrio

Si es la primera vez que te lanzas al mundo de las inversiones, tendrás muchas preguntas sobre los desplomes súbitos y sus causas. En general, un activo puede caer, pero no muy por debajo de lo que se considera su precio de mercado justo. Por ejemplo, las acciones de Apple pueden caer por culpa de las bajas ventas del iPhone, pero si surge una noticia sobre los enormes beneficios de la manzana mordida, volverán a subir.

Pero, ¿cuál es el precio justo de mercado del Bitcoin? Buena pregunta. Los principios del Bitcoin son complejos e influyen varios factores: su anonimato, el blockchain, la ausencia de un banco central, ciertas demoras en las operaciones…

Y es que por su naturaleza, las criptodivisas son volátiles y sus movimientos son veloces, de forma que si no andas rápido comprando o vendiendo, te puedes quedar sin nada. Aunque todo es cuestión de aguantar.

A diferencia de las monedas tradicionales, que suelen usarse como forma de intercambio por bienes y servicios, muchas personas usan las monedas virtuales como depósito de valor. Es decir, que las almacenan esperando que suban.

La regulación es un "mal" necesario que no empaña el potencial de las criptomonedas

En las últimas semanas, China y Corea del sur han declarado su intención de prohibir el intercambio de criptodivisas, la India ha hecho lo propio y en Europa, Francia pretende regularlas a nivel continental y la Agencia tributaria española ha presentado un ambicioso Plan de Control Tributario en el que les pone cerco. Incluso el Banco de España ha recomendado no invertir en el Bitcoin, como podemos leer en Betech.

Así que predecir la tendencia de las criptomonedas es peligroso, pero está bien analizar las causas de las reacciones del mercado y qué es necesario para estabilizarse. ¿Son las criptomonedas una burbuja? ¿Cómo afectará la regulación? ¿Caerá el Bitcoin pero resurgirán otras monedas virtuales con dinámica diferente, como el Ethereum?

El Bitcoin y el resto de monedas virtuales volverán a crecer. TDC

La regulación es buena

Nikolay Storonsky, CEO del banco digital alternativo Revolut, asegura que la regulación es necesaria y positiva:

Los consumidores necesitan protección y el espacio necesita prepararse para su expansión, en caso de que ocurra.

Y es que aunque estén trayendo desplomes, los movimientos regulatorios que hemos presenciado últimamente traerán rigor y estabilidad a largo plazo. A pesar de ciertas políticas excesivamente restrictivas que abogan por prohibir las criptomonedas.

Charles Hayter, CEO de la web de análisis de criptomonedas CryptoCompare, lo explica:

Bloquear el uso de tarjetas de crédito es algo sensato, evitando que la gente compre de forma especulativa a crédito, algo que históricamente se ha demostrado que es imprudente y que añade más leña al fuego.

Ayer leíamos en Xataka el caso de varias personas que lo habían perdido todo invirtiendo en algo que desconocían, que no supieron retirarse a tiempo o que arriesgaron un dinero que no tenían.

¿A dónde va el dinero inteligente?

Aunque a largo plazo las leyes y regulaciones estabilizarán el mercado, no lo van a impulsar hacia arriba. Pero hay brotes verdes: se ha logrado mucho dinero gracias a las ICOs, y muchos pequeños y medianos negocios han podido abrir sus puertas gracias a esta especie de crowfunding. Tampoco podemos olvidar el blockchain.

Ahora es el momento de que la calidad y la funcionalidad de estas criptomonedas lanzadas den sus frutos, como el caso del Bananacoin, en forma de nuevas plataformas, apps, formas de negocio, inversiones… en definitiva, más dinero.

Los mayores expertos en el funcionamiento de las criptomonedas son optimistas. Mashable

¿Ha pasado lo peor?

Muchos expertos han mostrado su escepticismo sobre el Bitcoin, algunos de la talla de Warren Buffet o del premio Nobel en economía, Robert Shiller. Pero no todos opinan igual: son los mayores expertos en criptomonedas siguen viendo un gran potencial, aunque se pierda cierta volatilidad.

En realidad, países como China ya ha tocado fondo en cuanto a prohibiciones y no puede ir mucho más allá, por eso algunos de ellos señalan que desde ahora, todo debería mejorar. Y es que otros países como Rusia, Estonia o Venezuela sí que han mostrado interés en las monedas virtuales y, en algunos casos, proponen lanzar sus propias criptomonedas nacionales como el criptorublo. Estas monedas virtuales nacionales afectarán en la velocidad de crecimiento del dinero, en su PIB y en riqueza para el país.

Así que quizás es cuestión de olvidarse del corto plazo y centrarse en la tecnología en sí misma. De momento, solo hemos visto la punta del iceberg del blockchain o de la plataforma Ethereum, pero su potencial es enorme y queda mucho por recorrer.