La compra de la semana es una actividad que, en la mayor parte de ocasiones, se realiza por pura necesidad. No se trata de caprichos ni despilfarros varios, se hace porque necesitamos de unos recursos mínimos para nuestro día a día. Ahora bien, ¿qué ocurre si incorporamos a esta ecuación el término ‘niños’? Todo lo anterior se convierte en un auténtico show.

Tanto si optamos por cesta como por carrito de la compra, los pequeños desearán portar aquello que sirve para llevar lo que estamos adquiriendo. La segunda alternativa es, sin duda, la preferida de estos. ¿Por qué? Poder manejarlo a su antojo les hace sentirse prácticamente como si estuviesen conduciendo. El problema es que comparten recorrido con muchos obstáculos y personas.

Ford ha creado un carrito de la compra que cuenta con soluciones autónomas

Ante esta situación, cabe plantearse una cuestión. ¿No se ha convertido la compra de productos en una actividad de riesgo? Seguro que tú también has visto cómo un niño ha terminado rozando una estantería o recibiendo la bronca de una persona que ha recibido un golpe. Ford, el fabricante de automóviles y sistemas de conducción autónoma, acaba de patentar una solución a este problema.

¿Imaginas que la próxima vez que vas a tu supermercado convencional usas un carrito con funciones inteligentes? En Urban Tecno ya te mostramos cómo la inteligencia artificial podía convertirse en un componente fundamental en nuestras compras. Ahora, en cambio, se ha querido ir un poco más allá. ¿Qué nos plantea la firma estadounidense?

Un sistema de detección de obstáculos para evitar que los niños pululen a sus anchas por los pasillos de los centros comerciales, así es la última curiosa innovación facilitada por Ford. Veamos, por tanto, cómo funciona este sistema y qué podemos esperar del mismo en los próximos años. Puede que haya llegado el momento en el que veamos esta revolución en los centros de distribución.

Carrito de la compra con sensores incorporados para evitar accidentes

Niños y carritos de la compra, un binomio que entraña un peligro constante. Esto hace que se tengan que introducir medidas para garantizar una compra sin un riesgo latente y continuo. Ford ha incorporado tecnología que deriva de su línea de productos autónomos para garantizar una mayor tranquilidad para padres y consumidores.

Tal y como se puede observar en las imágenes anteriores, el funcionamiento es muy sencillo. Basta con incluir un sensor de detección de obstáculos y un freno conectado para conseguir revolucionar este mercado. Esta sería, sin duda, la primera incorporación destacada en términos de tecnología en un sector en el que nunca se había incluido un factor innovador de relieve.

Ford es una de las marcas más destacadas en innovación autónoma

¿Es necesario? Teniendo en cuenta las provisiones que deben hacer las cadenas de distribución para saldar este tipo de accidentes, podría decirse que sí. Al fin y al cabo, se espera obtener una rentabilidad en el largo plazo gracias al hecho de evitar daños ocasionados por los propios carritos en las estanterías. Ahora bien, ¿cómo se afrontará de ahora en adelante el suministro?

No se sabe si entrará en la cadena de producción esta tecnología. Al fin y al cabo, se ha presentado como una alternativa puramente publicitaria y promocional. El verdadero objetivo que se han propuesto en Ford es aproximar la llegada de la movilidad sostenible y, sobre todo, la conducción autónoma.

Productos autónomos para mejorar nuestra calidad de vida

Si en la actualidad se están desarrollando mejoras para hacer nuestra compra más sencilla, ¿qué podemos esperar en los próximos años? El denominado ecommerce, pese a su desarrollo en el mercado, parece que contará con un estancamiento en el ámbito en este sector. Al comprar productos como el pescado o la carne, ¡qué mejor que adquirir personalmente aquello que vemos por los ojos!

El carrito de la compra creado por Ford para evitar accidentes. La Vanguardia

En este sentido, parece que el camino seguirá estando ligado a la distribución presencial. La inclusión de propuestas como la desarrollada por Ford podría ser una buena forma de mejorar, todavía más, la experiencia de compra. Aun así, es pronto para ver este producto en los grandes almacenes en los que confiamos nuestra cesta personal.

El sistema de Pre-Colisión de Ford como eje de la conducción autónoma

Esta innovación, especialmente desarrollada dentro del marco de tecnología de asistencia Pre-Colisión, se basa en una serie de detecciones de distancia que actúan en todo momento. Gracias a su desempeño, cuando hay un riesgo real de accidente, acciona un freno automático que permite la detención total del carrito, independientemente de lo cargado que vaya.

Así pues, habrá que esperar un tiempo para ver si la acogida de este sistema por las firmas de distribución provoca un aluvión de reservas. De ser así, podríamos hablar de una nueva línea de negocio inesperada en Ford. Y tú, ¿crees que tendría sentido que el fabricante renunciase a parte de su visión con tal de obtener una fuente de ingresos diferencial?