La batería de tu teléfono móvil es uno de sus elementos que más te afectan a ti, por lo que es clave saber cargarla de forma rápida en momentos claves en los que la necesitas sí o sí. Imagina que has estado todo el día usando apps con GPS y solo tienes 15 minutos para cargar la batería, ¿cómo lo harías?

Por mucho que podamos agradecerle a Elon Musk por la existencia del cargador inalámbrico de Tesla, esa no es la mejor solución en casos límites. Por ello, y sabiendo que te encontrarás en esta situación en numerosas ocasiones, vamos a darte algunos trucos para cargar la batería de tu móvil más rápido.

Trucos imprescindibles para una carga rápida

Si la batería de tu móvil tarda siglos en cargar, será mejor que pruebes algunos de estos métodos para intentar acelerar el proceso en momentos de prisas. Como imaginarás, la mayoría de ellos tienen mucho que ver con el tipo de cargador que usas.

Olvídate de cargar desde el ordenador

Sabemos que recargar la batería con un cable USB enchufado al ordenador suele ser la opción más práctica, porque puedes estar trabajando con él mientras no te separas de tu teléfono. Sin embargo, sentimos decirte que esta forma de carga retrasa enormemente el proceso.

Estos sencillos trucos te ayudarán a cargar antes la batería de tu móvil. Business Recorder

Por ello, si quieres cargar tu móvil lo más rápido posible, olvídate de enchufarlo al ordenador y recurre al típico cargador de pared. Lo notarás rápidamente, porque pasarás del 0,5 amperio del cable USB al amperio (o más) que suele aportar el cargador que viene con tu teléfono. Te separarás de él durante algún tiempo, pero luego agradecerás ver que el porcentaje de batería es mucho mayor.

Sin grandes diferencias al apagarlo

Una práctica que muchos hemos empleado para intentar que nuestro teléfono cargue antes es apagarlo mientras está conectado o habilitar el modo avión. Sin embargo, y como explican desde The New York Times, muchas pruebas han demostrado que no hay grandes diferencias en el tiempo de carga si el móvil está apagado o encendido.

Por ejemplo, Whitson Gordon, periodista del medio, probó ambas opciones con su iPhone 7. De esa forma descubrió que su teléfono tardaba alrededor de 52 minutos en pasar del 0% al 50% de batería, estuviese apagado o encendido. Ya ves que no ganarás mucho tiempo en la carga si apagas el dispositivo, aunque sí estarás perdiendo una forma de acceso al mundo.

Recurre a cargadores de carga rápida

La carga rápida es una función que cada vez incorporan más terminales, permitiendo al usuario reponer la batería en menor tiempo del habitual. Para aprovechar esta ventaja, el cargador utilizado debe ser también de carga rápida. Si cuentas con uno de estos y con el terminal adecuado, verás como la batería se llena en menos de una hora.

Atención, porque estos cargadores de carga rápida suelen ser intercambiables, es decir, puedes utilizar un cargador Samsung con un móvil Motorola, o el cargador de los iPhone más recientes con un Google Pixel. Sin embargo, no sucede lo mismo con los OnePlus 5, por ejemplo, que solo cargan de forma rápida con su cargador.

Los cargadores inalámbricos no aportan mucha ayuda cuando se trata de conseguir una carga rápida

Elimina todos los obstáculos posibles

Aunque parezca una tontería, hay algunos lastres que ralentizan la carga de tu móvil. Uno de ellos es la maravillosa funda que lo protege de los golpes. Cumplirá muy bien su función protectora, pero también provoca que la carga de la batería no sea tan rápida como deseas.

Los iones de litio que conforman la batería se calientan enormemente durante la carga si esta está rodeada de elementos que no le dan buena ventilación, como las fundas u otro tipo de protectores. Cuanto más caliente esté la batería, más lenta será la carga, por lo que lo mejor es dejar que cargue en frío y ponerle de vuelta todos los accesorios cuando la energía esté al 100%.

La batería del teléfono móvil cargará antes si utilizas un cargador de pared. NASA Technology Transfer Portal

Además, para poder acelerar el proceso, es recomendable cerrar también todas las apps que tienes abiertas y que no estás usando durante la carga. Todas estas apps hacen que el móvil esté trabajando sin parar y siga utilizando batería, por lo que la carga tardará más en realizarse.

La carga inalámbrica no es la mejor opción

Los cargadores inalámbricos llegaron para facilitarnos la vida y quitarnos del medio parte de los cables que nos rodean durante las 24 horas del día. Estos accesorios son muy cómodos, pero desgraciadamente, no aportan muchas ventajas si estamos buscando una rápida carga de nuestro móvil.

Sabemos que existen cargadores inalámbricos de carga rápida, pero estos también son más lentos que cualquier cargador que vaya enchufado a la pared. Por este motivo, y siempre que puedas, recurre al cargador de alto amperaje que acompaña a tu teléfono para ver cómo la batería sube en pocos minutos.

Recuerda, si cuentas con un cargador de carga rápida, la batería volará hasta el 80%, pero volverá a la velocidad normal de carga hasta llegar al 100%. Si tienes que salir de casa y aún así quieres completar la energía, siempre existe la opción de cargar con una batería externa, tu mejor amiga en los momentos extremos.