Si hay un sistema operativo que sorprende con sus actualizaciones cuidadas y uniformes, ese es el de Apple para iPhone y iPad. La permeabilidad de iOS es indudable: no hay más que recordar cómo Tim Cook alardeó de ello en el WWDC de 2017, según cuentan en iPadizate. Porque cuantos más dispositivos cuenten con las últimas actualizaciones, mejor están protegidos ante vulnerabilidades y, además, pueden disfrutar de las últimas funciones implementadas.

En Apple son cuadriculados y cada actualización global suele salir en septiembre, justo después de sus keynotes. Sin embargo, a lo largo del año se producen lanzamientos de actualizaciones menores del sistema operativo vigente y, además, las archiconocidas betas.

Sin ir más lejos, aunque el resto de los mortales estamos totalmente sorprendidos con las novedades de iOS 11 como el nuevo Centro de Control, la Multitarea, el rediseño de la App Store, la fusión entre la pantalla de bloqueo y el Centro de notificaciones, las brutales posibilidades de ARKit y mucho más, si estás suscrito al programa de betas, llevabas meses disfrutando de todas estas nuevas funciones.

Si quieres ser el primero en probar lo nuevo de Apple, suscríbete a su programa de betas

Las betas constituyen la mejor manera de estar al día de lo que está planeando Apple para la próxima gran actualización. Sin embargo, dado su carácter de tester, pueden contener numerosos fallos y bugs, porque de hecho si salen a la luz es precisamente para ser pulidas.

Pero a diferencia de las actualizaciones estándar, no están al alcance de todos los públicos. Es decir, no verás un globo en tu sección de Ajustes que te indique que hay una actualización de software disponible.

Betas para desarrolladores vs. betas públicas

Antes de nada, una aclaración: hay dos tipos de betas, las orientadas a desarrolladores y las públicas. Mientras que las segundas están orientadas a personas que voluntariamente se ofrecen a probar versiones no estables del nuevo sistema operativo para iPhone y iPad, las primeras se dirigen a profesionales del sector.

Instalación de una Beta de Apple. imore

Es decir, para que una beta sea pública, antes habrá salido en versión como desarrollador, de forma que se hayan subsanado los errores mayores. Si pasa la versión de desarrolladores, luego verá la luz en el programa de betas públicas.

Una recomendación antes de nada: las versiones betas deberías probarlas en un dispositivo secundario, no en tu móvil principal, por lo que pudiera suceder. Recordémoslo: es una versión en fase de pruebas. Aclarado esto, ¡al lío!

¿Cómo descargar una beta para desarrolladores?

Este es el aspecto de la web de Apple para Desarrolladores. Apple

Aunque se oriente a desarrolladores de apps, tú también puedes registrarte en el Centro de Desarrolladores de Apple para testear una beta antes que nadie y, ya de paso, reportar cualquier fallo en su fase de pruebas.

Recuerda hacer una copia de seguridad antes de instalar una beta
  1. Realiza una copia de seguridad, algo altamente recomendable sobre todo para versiones beta. Desde Apple nos recuerdan que tenemos dos opciones: con iCloud o con iTunes.

  2. Dirígete al Centro de Desarrolladores de Apple.

  3. Pulsa sobre Apple Developer Program y posteriormente a "Enroll". Para suscribirte necesitarás tu ID de Apple.

  4. Una vez dentro, dirígete a la versión que quieras instalar y dale a descargar.

  5. El perfil de software de iOS 11 aparecerá en tu iPhone o en tu iPad.

  6. Acepta los términos y condiciones.

  7. Marca “Instalar” en la esquina superior derecha.

  8. Una vez finalizado el proceso de descarga, presiona sobre el botón Reiniciar para aplicar los cambios y que se inicie la instalación.

¿Cómo instalar un beta pública de Apple?

Así es la web de Apple de betas públicas. Apple

Si por el contrario prefieres ir un poco más seguro y lanzarte a las betas públicas, que por otro lado suelen salir pocas horas después de las versiones para desarrolladores, estos son los pasos a seguir.

  1. Realiza una copia de seguridad de tu dispositivo, vía iTunes o con iCloud.

  2. Desde Safari, ve a la web de la beta pública de Apple.

  3. Pulsa en "Sign Up" y regístrate con tu Apple ID.

  4. Selecciona iOS y pulsa en "Enroll your iOS device".

  5. Se descargará un perfil que se instalará en tu iPhone o iPad.

  6. Ve a Ajustes, instálalo y reinicia tu dispositivo.

  7. Ahora ya sí, ve a Ajustes > General > Actualización de Software.

  8. Aparecerá la beta pública disponible, que podrás descargar como si de una actualización normal se tratase.

Desde este momento, cada vez que una beta pública sea lanzada por Apple, se verá reflejada en forma de globo, exactamente igual que las estándar, así que no tendrás que volver a hacer nada más.

Así que ya sabes, aunque todavía falta tiempo para que se empiecen a lanzar las betas de iOS 12, ya estarás listo para probarlas desde tus flamantes iPhone 8, iPhone 8 Plus y iPhone X.