Leer este artículo en tu smartphone, ver tu serie preferida en la pantalla del ordenador, leer tu libro del momento en el eBook o cargar algunos de los dispositivos mencionados con uno de los miles de cargadores que tienes por casa. Realizar muchas de tus actividades diarias conlleva el uso de un aparato electrónico, pero ¿sabes reciclarlos?

Hay 5 errores muy graves que puedes cometer con tu smartphone, pero súmale uno más: no saber cómo deshacerte de él sin atacar a la Tierra. Los smartphones están matando lentamente al planeta, aunque no seamos conscientes de ello, por lo que debemos poner todo de nuestra parte para reducir esa contaminación.

Los aparatos que tienes almacenados sin uso en casa tienen el final perfecto en el reciclaje

Al igual que ya se piensa en el reciclaje de baterías de coches eléctricos para el futuro, tenemos también que pensar en el presente y aprender a reciclar las decenas de dispositivos tecnológicos que tenemos tirados por casa. ¿Cuántos móviles almacenas en cualquier mueble sin saber qué hacer con ellos?

Aprender a reciclar estos aparatos es tan sencillo como importante para la preservación del medio ambiente. No cuesta nada prestar un poco de atención y conocer cómo los smartphones, ordenadores, tablets, baterías y demás productos pueden tener un final perfecto si los reciclas. ¿Te atreves?

No tienes excusa, tienes varias opciones para reciclar

Una de los pretextos más utilizados para negarnos al reciclaje de este tipo de aparatos es la falta de lugares dedicados a esta tarea. Es muy fácil reciclar plástico o el papel, ya que los contenedores destinado a ello son visibles casi en cada calle.

Sin embargo, es mucho más complicado encontrarse con los contenedores encargados de la recogida de dispositivos electrónicos. Pero hay más opciones, como conocerás a continuación, que harán que no puedas excusarte más en la falta de puntos limpios.

Ya existen contenedores centrados en la recogida de aparatos electrónicos. Tu Nueva Información

Alrededor de 50 millones de toneladas de basura electrónica se producen al año en todo el mundo, una impresionante cifra que pone de manifiesto la importancia del reciclaje de la misma. Para hacerlo, **cuentas con las siguientes opciones:^^

Entrega en establecimientos

Al comprar un nuevo móvil, o tablet, o dispositivo en general, es muy probable que te quedes con el antiguo por casa, aunque ni funcione. Sin embargo, debes saber que el propio establecimiento donde has comprado el nuevo producto está obligado por ley a recogerte el antiguo aparato, según informa Eroski Consumer. ¿Qué mejor que deshacerte de ese trasto inutilizable lo antes posible?

Entrega en puntos limpios

Cada vez son más los puntos limpios situados en las ciudades para facilitar que los ciudadanos reciclen. En caso de que no conozcas ninguno, puedes recurrir a este enlace, donde podrás introducir tu localidad (en España) y descubrir cuántos puntos limpios hay y dónde están localizados.

Entrega a las compañías distribuidoras

Como bien explican desde Engadget, algunas compañías distribuidoras se encargan de recoger sus propios productos cuando no puedes entregar tus aparatos en los puntos limpios. No solo eso, sino que, en algunas ocasiones, ofrecen incluso el pago del envío para que no te gastes ni un céntimo.

La gran compañía por excelencia del mercado online, Amazon, cuenta con un programa destinado al reciclaje de la electrónica. Si cuentas con un Kindle del que no te puedes deshacer, lee toda la información y Amazon hará el resto, haciéndose cargo incluso de los gastos.

No tienes excusa, hasta las propias compañías te ayudan a reciclar sus propios aparatos

Apple también dispone de una web para que recicles, llegando a pagarte por tu dispositivo si está en buen estado. Si no es así y tu iPhone ya ni funciona, Apple no te dará nada, pero se hará cargo del reciclaje de forma gratuita. Finalmente, Dell, Epson y HP son, entre otras, algunas compañías más que te ayudan a reciclar sus productos.

Estas son las 3 opciones más sencillas para reciclar que existen en la actualidad, especialmente la entrega en puntos limpios presentes en casi todas las localidades. Para que te sea aún más fácil reciclar (y sin tratar de convencerte), vamos a contarte algunos consejos que te pueden servir a la hora deshacerte de tus aparatos electrónicos.

Recomendaciones para simplificarlo aún más

Ecotic menciona que la ONU avisó en 2013 que la cifra de basura electrónica se había elevado a 49 millones de toneladas al año. Eso significa que cada uno de nosotros produce, de media, 7 kilos de este tipo de basura, sin saber qué hacer con ella.

Reducir el uso que hacemos de estos dispositivos es una opción para disminuir esa cantidad, o reutilizarlos aprovechando toda su posible vida, dándoselos a quien lo necesite. Si no puedes hacer ninguna de las dos cosas y quieres reciclar esos aparatos que te sobran, debes saber lo siguiente:

  • Borra todo tu rastro: si vas a reciclar tu móvil, ordenador o tablet, debes tener en cuenta que estos contienen mucha información personal. Por esta razón, te recomendamos que borres todos los datos antes de entregarlos para su reciclaje.
Saber cómo reciclar tu basura electrónica te ayudará a deshacerte de los aparatos que no utilizas. Taringa
  • Cuidado con las baterías: tal y como explica Mashable, el reciclaje de las baterías depende del material del que estén hechas. Por ejemplo, las baterías alcalinas pueden reciclarse al 100%, mientras que las de mercurio necesitan un proceso concreto para extraer y deshacerse del material sin peligro.

  • Más reciclaje, menos energía: la mayoría de los aparatos que tienes sin uso pueden ser reciclados, algo que ayudaría inmensamente al planeta. Plástico, acero o aluminio son algunos de los materiales que forman estos productos, por lo que su reciclaje ayuda a las compañías fabricantes a reducir el número de energía empleada en su creación o en su extracción.

El enorme avance de la tecnología está provocando que cada vez sean más los dispositivos presentes en nuestras vidas, con lo que ello conlleva para el planeta. En nuestras manos está la opción de darles un buen final y ayudar a reducir la contaminación a través del reciclaje.