Con el uso que seguramente le das a diario a tu iPhone, es probable que la batería no te dure todo lo que quisieras. Y en algún momento, vas a necesitar una carga rápida para no estar incomunicado, y puede que dispongas de solo unos minutos para hacerlo. Es por eso que traemos para ti, 5 trucos infalibles para cargar tu iPhone más rápido que de costumbre.

Asegúrate de tener actualizados el cargador y el cable de tu iPhone

Desde el lanzamiento del iPhone 8, por allá en el 2017, Apple ha equipado sus smartphones con carga rápida. Es una característica que funciona con una variedad de accesorios oficiales y de terceros. Cualquier cargador de Apple con un vataje suficientemente alto, o un cargador de terceros que admita USB Power Delivery (PD), es compatible con esta función.

También necesitarás un cable de alimentación USB-C. Este combo de cable y cargador te permite cargar tu iPhone en hasta un 50 por ciento de la batería en aproximadamente 30 minutos. Algunos fabricantes afirman tener velocidades de carga hasta 2,5 veces más rápidas de lo normal, es mejor que elijas bien y uses solo productos originales.

Carga tu iPhone apagado

Si bien este consejo puede parecer obvio, mantener tu iPhone apagado puede ser más difícil de lo que crees. Con tantos mensajes de texto, correos electrónicos, notas de voz, llamadas y notificaciones, apagarlo, aunque sea por poco tiempo, puede resultar un dolor de cabeza.

Sin embargo, tu smartphone definitivamente se cargará más rápido cuando esté apagado. Lo mejor que puedes hacer es apagar tu iPhone, conectarlo a tu cargador y olvídate de él por un momento. Con suerte, antes de que te des cuenta, estará cargado.

También puedes probar cargándolo en modo avión

La conectividad de tu iPhone es uno de los mayores consumidores de energía. Cuando no utilizas una red WiFi, tu móvil están constantemente en busca cobertura. Tu dispositivo emite ondas de radio para localizarla y analiza continuamente la intensidad de la señal para medir la proximidad de una torre para una mejor conexión, lo cual es una tarea difícil.

El modo avión ofrece un respiro temporal de estas acciones, ya que desactiva todas las radios inalámbricas de tu dispositivo. Las pruebas han demostrado que esta función puede reducir los tiempos de carga completa en unos pocos minutos. Aunque no es una diferencia enorme, es una gran ayuda.

Mantén tu iPhone fresco mientras se carga

Es importante mantener tu iPhone fresco mientras se carga para que pueda funcionar a niveles óptimos. Esto significa evitar el calor exterior excesivo, así como el calor generado por el propio dispositivo. Recuerda mantener tu móvil alejado de la luz solar directa y, evita colocarlo sobre superficies calientes, como la parte superior de algún electrodoméstico u otros dispositivos electrónicos.

Mientras el dispositivo se carga, también es importante dejar de usar aplicaciones que puedan crear picos de temperatura. Los juegos móviles para iPhone, por ejemplo, son conocidos por calentar el smartphone, por lo que debes evitarlos mientras tu teléfono esté conectado al cargador.

Aléjate de los cargadores inalámbricos

Aunque no lo creas, lo que los cargadores inalámbricos ganan en conveniencia, lo pierden en eficiencia, así que cuando necesites una carga rápida, es mejor evitar esta opción. Si bien la carga inalámbrica es útil, no es tan rápida como la carga tradicional por cable.

Los cargadores inalámbricos suelen proporcionar hasta 15 W de carga, en comparación con los cargadores tradicionales de 30 W o incluso 60 W. Por lo tanto, te recomendamos usar la tecnología inalámbrica si es necesario, pero evítala si tu objetivo es obtener la mayor cantidad posible de carga en poco tiempo.

Estos consejos deberían ayudar a que tu iPhone se cargue más rápido y queda de tu parte usar la opción que mejor se adapte a ti. También puedes probar estos trucos para ahorrar batería en tu iPhone.