En los últimos años, la inversión en criptomonedas se ha situado como una de las líneas de inversión más destacadas. Ante nosotros, se ha abierto una nueva manera de gestionar nuestros fondos. Vista la volatilidad vivida en los últimos meses, ¿podemos sentirnos seguros al depositar grandes sumas de dinero de curso legal?

Para responder a esta pregunta, es importante tener presente qué significa disponer de criptomonedas y cómo puede esto influir en nuestro futuro como ahorradores. Esta tecnología digital podría significar la aparición de una nueva manera de operar en el mercado de transacciones. ¿Qué legitimidad posee el sistema?

La regulación será clave para entender si merece la pena este modelo de negocio

La palabra clave para entender por qué debería o no debería enfrascarse en este nivel de inversión es tener el cuenta el concepto ‘regulación’. Este término sirve para explicar la confianza a depositar en este valor y por qué estamos ante un momento económico clave.

Otra denominación esencial para poder trazar si es mejor apostar por la compraventa de criptomonedas es el nivel de seguridad de este sistema basado en la minería. ¿Son el Bitcóin, Litecoin o Ethereum, entre muchas otras, opciones seguras para guardar el dinero de nuestros ahorros? Hace unos días te mostrábamos los 3 posibles escenarios que se valoran para el futuro.

Así pues, veamos si la tecnología criptomoneda se ha posicionado como una opción para salvaguardar los ahorros frente al modelo bancario tradicional. ¿Estamos en el momento preciso de dar un salto a nuevas maneras de garantizar los ahorros para el futuro? Como es lógico, el artículo, en ningún momento, fomentará la inversión en criptomonedas.

Opción centralizada o descentralizada

La introducción de una regulación tiene sus ventajas y desventajas. Un modelo en el que exista una serie de trabas legales podría disminuir las posibilidades de obtener una mayor rentabilidad, pero a cambio, se obtendrá una mayor seguridad del retorno de la inversión.

Las criptomonedas podrían servir como un valor refugio en los próximos años. Mediatelecom

El mejor ejemplo de ello es ver qué ocurre con un depósito bancario. Al menos en la zona Euro, cualquier valor que reúna estas características, de quebrar una entidad reconocida por la Institución reguladora, se garantizará la tenencia del dinero invertido, tal y como se puede leer en Coin Speaker

Las criptomonedas han sufrido varios ataques de piratas informáticos

Esto, como es lógico, no lo ofrecerá en ningún caso el modelo basado en criptomonedas. Al fin y al cabo, estamos ante una alternativa que no dispone de ningún tipo de regulación respaldada por las autoridades de los Estados. Esto, como es lógico, suele tener una implicación directa en el nivel de riesgo y ganancias que ofrece el universo criptomoneda.

No obstante, la principal deficiencia de esta nueva operativa frente al sistema bancario radica en el nivel de ciberseguridad que se tiene. ¿Te has preguntado qué ha ocurrido en los conocidos como ‘martillos invertidos’ en la gráfica histórica de valores como el Bitcóin?

Ciberseguridad y hackers como puntos a tener en cuenta

En los últimos meses, ante el boom que se ha vivido en el universo de las monedas virtuales, ha tenido aparición un modelo de inversión en el que la seguridad se ha visto en varias ocasiones comprometida. Una serie de hackers especializados en el mundo de la minería ha conseguido hacerse con unidades de Bitcóin por valor de varios millones de dólares.

Las monedas virtuales se han convertido en una opción a valorar por los inversores. Criptonoticias

En el sentido opuesto, las organizaciones destinadas a la banca tradicional han invertido ingentes cantidades en los últimos años para evitar que las faltas de seguridad provocasen robo de dinero de curso legal. No obstante, ¿qué ocurriría si por ejemplo una moneda reconocida internacionalmente sufriese un colapso del valor?

Las criptomonedas podrían convertirse en un valor refugio

Estaríamos ante una oportunidad para que las criptomonedas se situasen como valor refugio. La inestabilidad política y económica podría ser uno de los momentos clave para posicionarse a favor de invertir parte de la cartera en las llamadas monedas virtuales.

Aun así, es importante destacar cómo todavía debe madurar esta tecnología. Al fin y al cabo, el denominado Bitcóin llegó en el año 2009, lo cual implica una necesaria maduración del sistema para garantizar que no se producen fallos de seguridad.