El caos se ha adueñado durante las últimas horas del aeropuerto de Gatwick, en Londres (Reino Unido). La presencia de dos drones cerca de las pistas para los aviones ha desatado una oleada de miedo que ha conllevado el cese inmediato de la actividad en el lugar.

Dado el inmenso peligro que supone el choque de un dron contra un avión, cancelar todos los vuelos previstos para este 20 de diciembre ha sido la mejor decisión posible. Mientras tanto, miles de pasajeros continúan aún en el aeropuerto esperando una solución tras encontrarse con este lamentable panorama.

Gatwick se detiene por culpa de unos drones

El segundo aeropuerto más grande de Reino Unido lleva sin actividad desde la noche del miércoles tras el avistamiento de varios drones. Tal y como informa The Guardian, en concreto son dos las aeronaves no tripuladas que se encontraban cerca de las pistas del aeropuerto cuando los directivos tomaron esta complicada decisión.

Los vuelos planeados para la noche del miércoles quedaron inmediatamente suspendidos hasta que se resolviese la situación. Aunque Gatwick reabrió a las 3 de la madrugada de este jueves, los expertos optaron por volver a cerrarlo hasta nuevo aviso para evitar cualquier riesgo.

La suspensión de la actividad del aeropuerto londinense ha provocado a su vez que una multitud de vuelos tuviesen que ser desviados a otras ciudades como París, aumentando el número de pasajeros afectados por la presencia de esos drones.

Dos drones han paralizado la actividad del aeropuerto de Gatwick. Moldtrans

Que estas dos aeronaves no tripuladas hayan aparecido en el aeropuerto no es casualidad y se trata de un intento deliberado para interrumpir los vuelos. Quién esté detrás de este plan ha conseguido su objetivo con éxito, ya que Gatwick permanecerá sin actividad hasta nueva orden.

"Hay 110.000 pasajeros que volarán hoy, y la gran mayoría de ellos verá cancelaciones e interrupciones. Hemos tenido en la última hora otro avistamiento de drones, por lo que en este momento no estamos abiertos y no puedo decirles a qué hora abriremos", ha explicado Chris Woodroofe, responsable de operaciones del aeropuerto de Londres.

Como todavía no se sabe cómo se van a desarrollar las próximas horas, Woodroofe recomienda a los pasajeros con vuelos planificados para este jueves que se pongan en contacto con las aerolíneas para conocer con exactitud qué pasará con esos vuelos.

La policía ya está investigando el caso

Frenar en seco la actividad de un aeropuerto tan importante como el de Gatwick durante unas horas tendrá serias consecuencias para quién esté detrás. Por el momento, la policía ya ha confirmado la presencia de esos drones y ha comenzado la investigación del caso.

Aunque algunos pedían el derribo de estas aeronaves mediante disparos, el responsable de operaciones del aeropuerto ha explicado que no es una solución posible por el riesgo que representan las balas perdidas. Por ello, lo que están haciendo ahora los agentes es estudiar el perímetro de Gatwick para encontrar a aquellos que controlan los drones.

Aún se desconoce la identidad de los responsables, pero desde el gobierno de Reino Unido ya hablan de las penas que estos tendrán que enfrentar cuando sean detenidos. En este país es ilegal volar drones a menos de un kilómetro del perímetro del aeropuerto, un delito que está penado con hasta cinco años de cárcel.

Los directivos del aeropuerto de Gatwick no han dudado en cancelar todos los vuelos hasta que haya seguridad. Passenger Terminal Today

"Estamos en estrecho contacto con el aeropuerto de Gatwick y trabajando con la Policía para resolver de manera segura esta situación lo más pronto posible", ha comunicado Liz Sugg, secretaria de Estado de Aviación.

La presencia de esos dos drones alrededor de Gatwick es ya la noticia del día en Reino Unido, provocando incluso la implicación del Ministerio de Defensa, del Ministerio de Interior y del Departamento de Transporte. Todos estos organismos trabajan ya codo a codo para dar con la solución y conseguir la reapertura del aeropuerto.

La preocupación por los vuelos de estas aeronaves no tripuladas en Reino Unido cada vez es mayor, facilitada por el aumento de choques entre drones y aviones. Así, hasta 92 incidentes de estas características se han registrado en apenas dos años, entre 2015 y 2017.

Con estos datos tan presentes, es fácil comprender que los responsables del aeropuerto de Gatwick quieran asegurar que no hay ningún riesgo posible antes de dar luz verde a la salida de los vuelos. Los próximos acontecimientos determinarán si vuelve la calma o los drones siguen estropeando los planes de cientos de miles de personas.