"Quiero ser claro. No respeto a la SEC. No los respeto", admitió Elon Musk recientemente sobre la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos. La relación entre ambas partes vive actualmente su momento más tenso tras la última demanda del organismo, con la que que llegó a solicitar que Musk fuese detenido.

Tras la petición de la SEC, el CEO de Tesla ha podido defenderse argumentando ante el tribunal por qué la publicación de aquel tuit no supuso la violación del acuerdo que mantiene con la Comisión. Como era de esperar, Elon Musk no está de acuerdo con la demanda y cree que la SEC podría violar sus derechos al acusarle de desacato.

El tuit de Musk no rompió ningún acuerdo (según él)

Los argumentos ofrecidos por Elon Musk ante el tribunal han salido a la luz mediante este documento judicial. El archivo empieza con una afirmación contundente: Musk no se saltó la decisión final de la justicia y no tiene sentido que se vuelvan a dictar sanciones contra él.

Todo proviene de la demanda que la SEC presentó en febrero después de que el empresario publicase un tuit hablando de las cifras de producción de Tesla. Desde el punto de vista de la Comisión, Musk volvió a hacer declaraciones imprecisas ante millones de personas, violando así el acuerdo al que habían llegado meses antes.

Sin embargo, para el CEO del fabricante de automóviles no ocurrió lo mismo, ya que él utilizó su criterio para determinar que ese mensaje en Twitter no contenía información "material" que afectase a Tesla. Al entender que el tuit no influiría en la compañía, Musk consideró que no necesitaba la aprobación de nadie para publicarlo.

Algunos inversores de Tesla han pedido al CEO que abandone Twitter para proteger a la compañía

El equipo legal del fundador de Tesla explicó ante el tribunal que el tuit era "de celebración, de aspiración y con miras al futuro", y tan solo incluía números que ya habían sido revelados a los inversores durante la reunión anterior.

Otro detalle a destacar por parte de los abogados es que el mensaje fue publicado cuando el mercado ya estaba cerrado, por lo que no pudo intermediar mucho en el valor de las acciones de Tesla. Además, consideran que la petición de la SEC podría violar los derechos de la Primera Enmienda de su defendido.

Elon Musk se ha defendido de las acusaciones de la SEC por la publicación de un polémico tuit. The Independent

"Esta acción de desacato, después de las sinceras críticas de Musk a la SEC en 60 minutos, también refleja un desbordamiento preocupante y sin precedentes por parte de la SEC", se lee en el archivo presentado ante el tribunal, que deja entrever que la SEC está utilizando sus poderes más de lo que debería.

El argumento definitivo utilizado por Musk para demostrar que sigue cumpliendo el pacto hace referencia a su presencia en Twitter. Según el empresario, ha demostrado su compromiso con la SEC al haber reducido casi a la mitad el número de tuits que publica con relación a Tesla. ¿No es esa una razón suficiente para desestimar la demanda?

Los inversores también cuestionan su uso de Twitter

Los tuits de Elon Musk han provocado la salida del mismo de la presidencia de Tesla y el pago de una multa millonaria a la SEC. Esa sanción no logró que el CEO de la compañía abandonase la red social de microblogging, pero puede que sí lo consigan algunos inversores de la firma.

Según ha reportado HypeBeast, varios inversores institucionales de Tesla han interpuesto una demanda contra Elon Musk para que este deje de utilizar las redes sociales para hacer declaraciones inexactas sobre el fabricante de automóviles. "El Sr. Musk ha desatendido continuamente todos los esfuerzos para controlar sus errores materiales en las redes sociales", ha explicado el abogado Michael Barry.

Bajo el punto de vista de este grupo de demandantes, los mensajes de Musk en Twitter solo consiguen dañar la imagen de Tesla y de sus accionistas. Tanto el CEO como la compañía mantienen silencio respecto a esta demanda, aunque el primero ya ha declarado ante el juez que ha reducido el número de tuits relacionados con Tesla y que solo publica información ya conocida por los inversores. ¿Convencerá así a sus nuevos críticos?