Elon Musk ya no está al frente de la compañía de coches eléctricos más destacada del mercado. Es oficial, el magnate sudafricano ha tenido que abandonar la presidencia de Tesla tras la denuncia interpuesta hace unos días por el máximo órgano regulador bursátil de Estados Unidos. La noticia se ha producido hace escasamente hace unas horas.

Este anuncio, esperado por muchos, llega tras una serie de negociaciones con la Securities and Exchange Commission (SEC), la máxima autoridad que controla las actuaciones que realizan las empresas que cotizan en Bolsa y resto de mercados financieros. Era de esperar que el ente público llevase a cabo algunos movimientos, los cuales se produjeron hace escasamente 2 días.

La SEC denunció públicamente las actitudes de Elon Musk al frente de Tesla

La interposición de la denuncia complicaba el futuro del magnate al frente de la compañía. El efecto en la cotización fue inminente, llegando a perder los títulos en torno a un 13% del valor de cotización respecto al día anterior. Esta noticia ha sentado como un jarro de agua fría al sector más próximo al directivo, pero lo cierto es que conservará un cargo de de consejero delegado.

De igual manera, ha tenido que hacer frente al pago de 20 millones de dólares como complemento a la renuncia, una medida cautelar que paralizará los movimientos realizados por la SEC en torno a la demanda interpuesta. ¿Cuáles son los próximos movimientos que se producirán en relación a la pérdida de esta posición dominante? ¿Qué otras medidas podrían alterar el futuro de la empresa?

En los próximos días, una buena parte del futuro de la empresa se juega en relación con la implementación de las medidas a tomar por este caso y la publicación de la información financiera y productiva del tercer trimestre. ¿Tiene que ver este informe con la decisión de anunciar la renuncia este preciso momento?

Una decisión que parecía que podría llegar en cualquier momento

La compañía de Palo Alto vivirá unas próximas jornadas pendientes de su valor de cotización en el mercado bursátil. Tras muchas especulaciones, Elon Musk dejará la presidencia como solución a la denuncia de la SEC. Según se puede leer en el artículo elaborado por El País, no podrá volver a este cargo durante un periodo mínimo de 3 años.

Elon Musk durante uno de los eventos relacionados con la promoción del Model S. The Detroit Bureau

El magnate sudafricano, no obstante, no perderá su condición de máximo responsable de la actividad de la firma, ya que mantendrá su posición como consejero delegado y, por supuesto, su altísima participación en los valores de la compañía. De igual modo, consigue esquivar el plan de la SEC de apartarlo de su puesto como CEO.

Se esperan profundos movimientos en los próximos días en Tesla

Esta decisión llega a tan solo unas horas de la finalización del tercer trimestre, el que se antoja como el más importante de la historia de la marca. La más que posible llegada de los beneficios en Tesla quedará empañada, posiblemente, por esta decisión de renuncia. Ahora bien, ¿se ha decidido precisamente este momento para lidiar la pérdida del puesto de la presidencia?

Se espera, tal y como te mostramos hace escasamente unas horas, que Tesla consiga llegar a las cifras de producción marcadas como objetivo. De confirmarse, todo podría indicar que el mercado pudiese acoger con una gran expectación estos números. El anuncio del cese de Elon Musk podría servir como contrapeso, no afectando tan negativamente la información positiva anterior.

Unas pocas palabras que han sido claves en la decisión

Entre las medidas que ha interpuesto la SEC a Tesla hay que destacar la mejora de los sistemas de gobernanza de la firma. La máxima autoridad en materia de regulación bursátil en Estados Unidos cree que la empresa con sede en Palo Alto no ha hecho lo suficiente para controlar las comunicaciones realizadas por su hasta ahora presidente.

Elon Musk está ante una situación crítica como máximo exponente de Tesla. Market Watch

Por ello, esta deberá acometer toda una serie de modificaciones para mejorar la transparencia y, sobre todo, evitar que este tipo de conductas puedan volver a repetirse. Para ello, se ha dado un plazo de 45 días para que se oficialice el cese y se incluya en el Consejo a 2 nuevos integrantes independientes.

Todavía es pronto para ver las primeras repercusiones sobre esta decisión negociada entre la SEC y el máximo emblema de Tesla. No obstante, es importante destacar que el propietario de la firma seguirá manteniendo el control, lo cual no debería hacer temer la visión que se posee en relación con el medio y largo plazo.

Elon Musk, tal y como se puede leer en el tweet que ha supuesto su fin como presidente de la compañía, no lo hizo bien. Debería haberse pronunciado a través de los mecanismos legales, informando además al organismo regulador antes de su publicación. Aun así, todo parece indicar que tendrá una segunda oportunidad para seguir apostando por la movilidad sostenible,