Close Button
Compartir

Decidirte entre un monitor y un televisor es bastante sencillo, solo debes saber para qué lo necesitas y conocer sus diferencias te hará el trabajo más fácil.

Hoy en día tu televisor y tu monitor son fabricados con la misma tecnología base, pero aun así cuentan con especificaciones completamente diferentes, que hacen a cada uno de ellos más adecuado para ciertas tareas. Si estás buscando editar un vídeo, por ejemplo, vas a necesitar un monitor, pero si deseas ver las mejores películas de terror o instalar tu consola de videojuegos, definitivamente tendrás que usar una TV.

Es por eso que, en este artículo detallaremos para ti cuáles son las principales diferencias entre un televisor y un monitor. ¡No te lo puedes perder!

¿Cuáles son las diferencias entre un televisor y un monitor?

Estas son las diferencias entre un televisor y un monitor

Los televisores son monitores independientes diseñados para que los visualices desde mucho más lejos. Tienen incorporados sintonizadores de frecuencias de radio y un hardware que permite que estos capten señales de cable y satelitales.

Un monitor suele estar diseñado únicamente para estar en una mesa o soporte y para que sean visualizados desde cerca. Generalmente, suelen estar conectados a otro hardware (una computadora) para poder mostrar información gráfica.

Cada uno de ellos tiene distintas funciones, y la verdad es que muchos factores difieren entre televisores y monitores. Así que a continuación, te mostraremos algunos de los más importantes.

El tamaño si importa

Estas son las diferencias entre un televisor y un monitor

Esta es una de las diferencias más obvias. Los monitores suelen ser más pequeños, ya que los puedes visualizar más cerca, mientras que los televisores son mucho más grandes, debido a que están diseñados para ser vistos desde una mayor distancia.

El tamaño siempre es considerado por la distancia entre sus esquinas diagonales. Un monitor puede medir entre 20 y 40 pulgadas, mientras que es común ver un televisor de 70 pulgadas y que no nos haga ningún ruido.

Precio

Estas son las diferencias entre un televisor y un monitor

Como es de imaginarse, mientras más grande quieras tu pantalla, más tendrás que pagar. Generalmente los televisores de gran tamaño son más caros que los monitores más pequeños. Hay algunas excepciones a esto, principalmente con los monitores especializados.

Y es que muchos monitores están diseñados con mayor precisión de color, para edición de imágenes, o con especificaciones para juegos, como los que tienen una frecuencia de actualización de 240Hz. Algunos de estos monitores pueden ser más costosos que televisores del mismo tamaño o similares.

Tipo de pantalla y calidad de imagen

Estas son las diferencias entre un televisor y un monitor

Los televisores y los monitores están disponibles en varios tipos de pantalla. Los más comunes son LCD (pantalla de cristal líquido), LED (diodo emisor de luz), OLED (diodo emisor de luz orgánica) y QLED (diodo emisor de luz cuántica). Cada tipo de pantalla se diferencia de los demás por la forma en que se produce la luz en los píxeles.

Las pantallas LCD y LED requieren retroiluminación, mientras que las tecnologías OLED y QLED pueden iluminar cada píxel de forma independiente. QLED y OLED son tecnologías mucho más nuevas y están cada vez más presentes en los televisores modernos, sin embargo, todavía hay relativamente pocos monitores en el mercado con este tipo de pantallas.

Resolución

Estas son las diferencias entre un televisor y un monitor

Cuando se trata de resolución, hay un rango disponible tanto en monitores como en televisores. La resolución se refiere a la cantidad de píxeles que hay en toda la pantalla, y entre las disponibles están 1280x720 (720p), 1920x1080 (1080p), 3840x1960 (4K) y ahora 7680x4320 (8K). Lo importante a considerar en estos casos es la densidad de píxeles.

La densidad es la cantidad de píxeles que hay en una pulgada cuadrada de la pantalla. Cuanto mayor sea la densidad de píxeles, más clara y nítida será la imagen. Debido a la distancia de visualización de los televisores, la densidad de píxeles no tiene que ser tan alta porque cuanto más lejos esté, más clara será la imagen. Para los monitores, la densidad de píxeles es mucho más importante.

Frecuencia de actualización

Estas son las diferencias entre un televisor y un monitor

La tasa de refresco es un punto muy importante. Una frecuencia de actualización de 60Hz, por ejemplo, significa que se actualiza 60 veces por segundo. Esto es primordial cuando se trata de la velocidad de fotogramas del vídeo de origen. La frecuencia de actualización debe ser igual o más rápida que la frecuencia de cuadros de lo que esté en la pantalla. De lo contrario, se perderán fotogramas y el movimiento se verá más borroso.

Comúnmente, los televisores tienen una frecuencia de actualización de 60 Hz (y, a veces, hasta 120Hz), lo que está bien para la mayoría de las transmisiones de televisión y películas. Algunos monitores para juegos tienen una frecuencia de actualización de hasta 360Hz, aunque 120Hz es la opción muy popular. Cuanto más rápida sea la tasa de refresco, más rápido será el tiempo de respuesta y la reproducción en el juego será más fluida.

Angulo de visión

Estas son las diferencias entre un televisor y un monitor

El ángulo de visión se refiere a qué tan lejos del centro se puede llegar a la pantalla antes de que la imagen comience a verse inexacta. Esto cambia según el modelo, así que debes prestar atención si necesitas un televisor que se pueda ver desde ángulos más amplios. Para los monitores de computadora, el ángulo de visión no es tan importante, ya que a menudo se ven directamente al frente.

Escoger el televisor o el monitor ideal va a depender de tus necesidades, pero tomar en cuenta sus características puede ser de gran ayuda. Y si aún tienes dudas, tal vez te interese saber qué es lo mejor para jugar en PC, ¿televisor o monitor?

Temas relacionados: Tecnología

Compartir
Disney+ logo
¡Suscríbete a Disney+ por solo 8,99€! Suscribirse
Disney+ logo
¡3 meses de Amazon Audible GRATIS! Accede a más de 90.000 audiolibros y podcasts originales Prueba gratis
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!