Hace poco más de una semana que Google asombraba al mundo en su conferencia anual Google I/O 2018 donde la gran G anunció grandes y excitantes novedades que llegarían a nuestros teléfonos, ordenadores y tablets en los próximos meses.

¿Te imaginas usar Google Duplex para romper con tu pareja? ¿Y para llamar a tu abuela?

De todos ellos, probablemente el que nos dejó más sorprendidos fue Google Duplex, una herramienta que próximamente nos evitará tener que realizar tediosas llamadas telefónicas rutinarias para cosas que a veces no se pueden hacer por internet: reservar una mesa en un restaurante, concertar cita en el dentista o descubrir cuándo está de vacaciones nuestro dentista.

Fue increíble ver a Sundar Pichai pedirle algo a Google Assistant y que este fuera capaz de cumplir su misión, enfrentándose a la receptora, al otro lado del teléfono, y que no sabía que no estaba hablando con una persona. No solo salió airoso de la situación, sino que la receptora jamás se dio cuenta de que estaba siendo protagonista de un hito en la historia de la tecnología.

Las posibilidades de Google Duplex son enormes, tanto para bien como para mal. Precisamente para minimizar el potencial caótico de la nueva función de Google, este ha dejado claro que la realidad no sería como vimos en la demo.

Es decir, que la voz no sería tan perfecta (aunque tendrás 6 voces para elegir entre las que destaca la de John Legend) y que además estará reservada para una serie de tareas limitadas.

Cuando lo vimos, todos nos trasladamos a nuestra pubertad y pensamos lo mismo: ¿te imaginas cuántas bromas podríamos haber hecho con algo como Google Duplex en nuestro poder?

Ya no tendrás que llamar para concertar citas, Google Duplex lo hará por ti. The Daily Dot

Google Duplex llama a tus padres

Google Duplex todavía no ha sido lanzado al gran público, pero Funny or Die ya se ha encargado de usar los cortes de las demos publicadas por Google para crear una parodia que podría estar más cerca de lo que pensamos: la de la llamada periódica a nuestros padres, abuelos o la tía de Cuenca.

Aunque en realidad teóricamente esto todavía no sería posible, imagina por un momento cómo sería con todo lo que el asistente virtual de nuestro móvil sabe de nosotros: nuestro historial de llamadas y mensajes, acceso a la biblioteca de fotos y vídeos, contenido subido a las redes sociales, compras en internet…

Además, recuerda una cosa: los asistentes virtuales no son capaces de mentir. Y están siempre escuchándote, lo que los hace especialmente vulnerables a ciertos tipos de ataque encubierto en forma de orden imperceptible para el oído humano. La receta para el desastre.

Curiosamente, en la grabación se explica claramente al principio de la llamada que Google Assistant llama en nombre de Lindsay, la teórica hija. Qué feo es eso de delegar al asistente virtual de turno para hablar con la familia que tanto te quiere. Pero a los padres no les importa demasiado, llegando un momento en el que el padre y Google Assistant hablan sobre lo inverosímil de que la serie Westworld fuera real… mientras está hablando con una máquina.

Sencillamente divertidísimo. Por un lado, satisfacen las necesidades inherentes a los padres de saberlo todo porque el asistente virtual de nuestro teléfono lo sabe todo, hasta lo más vergonzoso: que te gastas un dineral en comida a domicilio, que envías y recibes fotos subidas de tono a tu pareja, que has cambiado de pareja y que tu antigua amiga del instituto acaba de separarse.

…y a tu pareja

Pero el youtuber Adam Fierman va un paso más allá y se imagina cómo sería usar Google Duplex para hacer una complicada llamada sentimental, vamos, que Google Assistant podría romper con tu pareja por ti al teléfono. ¿Qué fácil todo, verdad?

Lo que no quieras para ti, no lo quieras para nadie

La situación es igualmente divertida y absurda, básicamente porque no no está pasando a nosotros. Pero sirve para hacernos pensar en algo: Google Duplex nos puede ayudar en llamadas rutinarias que no podamos solventar a través de internet.

Pero para cualquier persona, saber que estás hablando con una máquina no es lo mejor del mundo. Aunque la inteligencia artificial haya pulido la contextualización y la voz suene humana.

Y es que después de todo lo que se desprende es que hay una persona que está evitando hablar contigo, algo que no gusta en general, pero que cuando nos referimos a seres queridos es doloroso.

No, Google Duplex no nos va a ayudar en las llamadas personales, afortunadamente. Hay cosas que es mejor hacer por uno mismo.