Nada hacía presagiar, visto el poco éxito del resto de fabricantes, que Google tuviese un equipo dedicado al desarrollo de esta tecnología que, en su momento, dio bastante de qué hablar, aunque finalmente su crecimiento quedó en agua de borrajas. Ahora, la empresa de Mountain View quiere dar un paso más y los desarrolladores y trabajadores son su público objetivo.

Glass Enterprise Edition 2

La noticia, que hemos conocido recientemente gracias a la información pubicada en el blog de la compañía californiana, nos indica que esta nueva hornada del wearable de Google está enfocada casi exclusivamente en el sector profesional. De hecho, la mayoría de expertos se refieren a este dispositivo como un ordenador con capacidades de realidad aumentada y que puede transportarse a cualquier lugar. La propia empresa destaca que este dispositivo ayuda a incrementar la productividad de los trabajadores. Con un chip, XR1, creado de manera exclusiva para estas gafas, Google pretende mejorar el sistema de inteligencia artificial que potencia la realidad aumentada y la cantidad de procesos que pueden realizarse a la vez.

La firma mantenía su proyecto de realidad aumentada vivo

Como no podía ser menos, el dispositivo funciona bajo Android y ahora será mucho más simple, para los desarrolladores, crear aplicaciones para integrarlas en este nuevo modelo de gafas de realidad aumentada. El desarrollo de esta tecnología ha tenido lugar en X, el misterioso nombre que recibe el lugar donde se concentran los más curiosos experimentos de Google, también denominado como The Moonshot Factory. Ahora, debido a la creciente demanda de este tipo de dispositivos, dentro del sector profesional, tal y como puedes contemplar en el vídeo que te he dejado sobre estas líneas, el proyecto se ha movido de X a Google. Veremos si conocemos más detalles de su funcionamiento y, en ese caso, si os podemos traer un análisis de las Google Glass Enterprise Edition 2.