La información que los medios de comunicación van revelando sobre el último escándalo de Google no deja nada bien a la compañía. Hace unos meses conocimos que dos ejecutivos habían abandonado la Gran G tras ser acusados de acoso sexual. En vez de proteger a las víctimas, la junta de Google optó por indemnizar con grandes sumas de dinero a los dos trabajadores.

Toda esa información fue revelada por The New York Times, que hizo un maravilloso trabajo de investigación al analizar cientos de documentos internos y realizar decenas de entrevistas con empleados de Google. Sin embargo, la confirmación de esos pagos nunca había tenido lugar, hasta ahora.

Google pagó 105 millones de dólares a los acusados

"Quiero desearle a Andy todo lo mejor en lo que viene", dijo Larry Page, CEO de Google por aquel entonces, sobre la salida de Andy Rubin en octubre de 2014. Lo que la compañía no explicó en aquel momento es que el considerado padre de Android se iba tras ser acusado de acoso sexual por una empleada.

Cuatro años después, en octubre de 2018, The New York Times revolucionaba el mundo Google al revelar que este gigante no solo había evitado hablar de las acusaciones contra Andy Rubin, sino que también le había ofrecido una indemnización de 90 millones de dólares por su salida.

Los meses han pasado sin que Google hablase de las cifras publicadas por el medio estadounidense, aunque ese silencio ya ha acabado. Según ha confirmado la compañía a The Verge, la misma acordó un pago de 135 millones de dólares a los dos antiguos ejecutivos acusados de acoso sexual.

Google ofreció 45 millones de dólares al antiguo vicepresidente Amit Singhal, aunque finalmente solo se llevó 15

La información fue primeramente publicada por CNBC, que accedió a los datos de una demanda que un grupo de accionistas de Google iba a presentar contra la compañía en un juzgado de California. Sin embargo, la noticia de mayor alcance ha llegado cuando la propia empresa de Alphabet ha confirmado la veracidad de las cifras a The Verge.

Parece que Google ofreció una primera oferta de 150 millones de dólares a Andy Rubin como "donación de acciones", aunque, tras la negociación pertinente, la cantidad que se llevó el creador de Android fue de 90 millones de dólares en concepto de indemnización.

Amit Singhal, por aquella fecha vicepresidente de Google Search, también fue acusado de acoso sexual por parte de una empleada, aunque eso no fue impedimento para que Google le recompensase por su salida. La cifra inicial ascendía a 45 millones de dólares, aunque se redujo a 15 millones cuando Singhal se unió a una compañía rival, Uber.

Google ha reconocido que pagó cientos de millones de dólares a los ejecutivos acusados de acoso sexual. Business Class

En total fueron 105 los millones de dólares que la junta directiva aceptó pagar a los dos acusados a cambio de su salida de Google. Esos pagos no fueron la única forma de proteger a los dos antiguos ejecutivos, que se beneficiaron del completo silencio de la Gran G durante años.

Podríamos pensar que Google no sabía si las acusaciones eran ciertas, pero no es así. Múltiples fuentes de información como The New York Times han demostrado que la compañía realizó una investigación interna que confirmaba que las declaraciones de las empleadas eran creíbles, pero aún así decidió recompensar a Rubin y Singhal.

Ahora, Google quiere abrir paso a una nueva etapa dejando todo ese oscuro pasado atrás. "En los últimos años, hemos hecho muchos cambios en nuestro lugar de trabajo y hemos tomado una línea cada vez más dura sobre la conducta inapropiada de las personas en posiciones de autoridad", ha explicado en un comunicado dirigido a The Verge.

Los accionistas reclaman cambios a Google

Google se ha visto obligada a confirmar los detalles de las indemnizaciones a los dos ejecutivos acusados después de que los detalles de una importante demanda saliesen a la luz. Se trata de la denuncia interpuesta por un grupo de accionistas del grupo que acusan a Alphabet de encubrir los casos de acoso sexual.

En la misma, los demandantes reclaman el regreso del dinero que Google utilizó para pagar a esos antiguos trabajadores, además del pago de una indemnización por parte de los directivos por el daño hecho a la compañía. Además, piden que haya tres directores independientes para evitar que exista un pacto común para proteger a ciertas personas.

"Creemos que Google, o Alphabet, realmente pueden hacer un mejor trabajo cuidando a los accionistas y sus empleados", resumió Julie Goldsmith Reiser, abogada que representa a los dos fondos de pensiones que han presentaron la demanda. Pueden que no logren las medidas solicitadas, pero al menos han conseguido que Google confirme que pagó altas sumas de dinero a los acusados, con todo lo que ello supone.