Llevamos casi un año de filtraciones, rumores y corrillos tecnológicos hasta que hemos llegado a la presentación del nuevo terminal móvil de Google para este año 2019, que está a punto de finalizar. En apariencia, salvo por una presentación un tanto sosa y desdibujada, el teléfono móvil parecía cumplir todo aquello que esperábamos los fanáticos del mundo de la telefonía móvil: un terminal simple, con la mejor versión de software, una increíble cámara y un rendimiento superior sin necesidad de utilizar la última generación de componentes. Varios análisis después, el teléfono no sale bien parado.

La realidad golpea en la cara a Google

El problema de realizar una presentación como la que nos mostró ayer la gente de Google es que, por una parte, destacas uno de los argumentos de venta fundamentales del terminal, como sería la cámara, pero te detienes en demasiados tecnicismos. Además, aseguras que el elemento estrella de este Google Pixel 4, como sería el desbloqueo facial, que incluye una tecnología con radar, es el más rápido y seguro del mercado. Es tan rápido, fíjate, que se desbloquea incluso con los ojos cerrados. Cuidado con este fallo, imagino que se podrá arreglar de alguna manera, porque de lo contrario Google está condenada. Lamentablemente.

¿Este es el peor desbloqueo facial con una tecnología desaprovechada?

Si quieres echar un vistazo a la presentación de los nuevos productos de Google para este final de 2019, te la dejo sobre estas líneas. Sin embargo, me gustaría detenerme, de hecho es el argumento fundamental de este artículo, en el desbloqueo facial de los nuevos dispositivos móviles. Más abajo, en el tweet que hemos insertado, verás un vídeo donde se demuestra cómo el Google Pixel 4 puede ser desbloqueado, gracias a su nuevo sistema de reconocimiento facial, sin necesidad de estar mirando a la pantalla, ni tener los ojos abiertos. De hecho, a la hora de configurar el dispositivo, la propia compañía te indica que el teléfono se puede desbloquear por accidente, que otras personas lo pueden desbloquear y que personas parecidas al usuario también lo pueden hacer. Está bien Google, ¿y ahora qué hacemos?

Eliminar el sensor de huellas es el mayor error del Pixel 4

Muchos terminales, en la actualidad, ya incluyen este desbloqueo facial, a cargo de Android, pero que resulta demasiado débil como para implementarlo de manera real en los dispositivos. Casi todos los fabricantes, quizás Apple sea la única empresa que puede jactarse de ser diferencial en este aspecto, no pueden permitirse el lujo de obviar el lector de huellas. Google sí ha apostado por eliminarlo, aunque parece, por los análisis que están siendo publicados, aquí debajo tienes otro ejemplo, que han sido completamente temerarios.

Opinión honesta y lo más objetiva posible

Está claro, o al menos así lo veo yo, que el terminal de Google no estaría envuelto en la polémica actual si el resto de características habrían sido implementadas y destacadas de manera brillante. Si algo puede enseñar Apple, de hecho la mayoría de presentaciones actuales son un calco de los eventos de la compañía de Cupertino, es que para introducir un nuevo modelo de dispositivo en el mercado hay que saber jugar con imágenes, vídeo y sonido. Las presentaciones deberían ser un espectáculo que te deje con la boca abierta y Google, en la mayoría de sus eventos, parece querer pasar el trámite de la manera más rápida posible.

El nuevo Google Pixel 4 ya está en el mercado. CNet
Google debería apostar todo su potencial en la fabricación de dispositivos

Seamos honestos, el problema del nuevo Google Pixel 4 no es el desbloqueo facial. La tecnología del Proyect Soli, el grupo de personas que ha trabajado para integrar el desbloqueo y los gestos al nuevo terminal, es impresionante. La cámara de este dispositivo, con las nuevas mejoras como la astrofotografía o la edición de exposición y sombras antes de la instantánea, es simplemente alucinante. Sin embargo, estamos ante un terminal bastante caro, que debería incluir las mejores especificaciones del mercado y ser un referente para el resto de fabricantes que operan bajo su sistema operativo. Google no ha aprendido a fabricar productos, aún no. Esperemos que no desistan, porque sus diseños e ideas tienen trazas de poder revolucionar el mercado. Algún día.