Los hackers se han vuelto a centrar en la política para hacer de las suyas a través de ciberataques. En esta ocasión les ha tocado a los tres partidos políticos más importantes de Australia, que se enfrentarán a elecciones en menos de tres meses.

Por el momento, parece que el ataque no ha afectado en nada al proceso electoral, aunque eso no reduce la relevancia de un hackeo que podría haber sido organizado por un gobierno extranjero. Así lo ha afirmado el primer ministro Scott Morrison, que ha explicado que inicialmente se creía que el ciberataque solo había afectado a los servidores del parlamento.

Ataque a los grandes partidos políticos de Australia

Scott Morrison, primer ministro de Australia, declaró este lunes frente al Parlamento australiano que el ataque informático había afectado a los tres grandes partidos políticos del país: el Liberal, el Laborista y el Nacional. Además, los hackers también habrían causado estragos en la red informática del propio parlamento, según BBC.

Tan solo han pasado dos semanas desde que el ataque fuese descubierto, aunque han sido suficientes para afirmar que un "sofisticado actor estatal" podría estar detrás del mismo, es decir, que el hackeo ha sido orquestado por un gobierno extranjero.

Esa es la principal conclusión de la investigación inicial sobre este ataque informático, que seguirá siendo analizado aunque no haya afectado a los próximos comicios presidenciales. "Seguiremos trabajando con nuestros colegas tanto aquí como en el extranjero para averiguar quién está detrás de esto y, con suerte, su intención", ha explicado Morrison.

Tres partidos del Parlamento australiano han sufrido un grave ciberataque. ABC

Tras detectar el 8 de febrero que un usuario externo había tenido acceso a las redes de esos partidos políticos, las agencias de seguridad del país se encargaron de enfrentarla, proteger los sistemas informáticos afectados y reforzar la seguridad de los usuarios. Aún así, Morrison ha recomendado a los parlamentarios que cambien sus contraseñas para evitar problemas.

"No pretendo entrar en los detalles de estos asuntos operativos, pero nuestros expertos cibernéticos creen que un actor estatal sofisticado es responsable de esta actividad maliciosa", ha declarado el primer ministro. Él no ha entrado en detalles, pero Fergus Hanson, experto en seguridad cibernética del Instituto de Política Estratégica de Australia, sí lo ha hecho.

El gobierno chino se ha defendido de las acusaciones alegando que son infundadas

Según este profesional, China es el país que tiene más posibilidades de estar detrás de este ataque, aunque Rusia no sea queda muy atrás, al igual que Irán. No es extraño que el gobierno chino esté en el primer puesto de sospechosos, ya que no mantiene la mejor de las relaciones con los dirigentes australianos.

Tal y como menciona Europa Press, el gobierno de Australia acusó al chino de entrometerse en sus asuntos internos en 2017. Pese a intentarlo, la relación no ha mejorado durante este tiempo y Australia ha llegado incluso a prohibir a Huawei y a ZTE unirse a su red 5G para evitar el espionaje de China.

La primera investigación de este ciberataque muestra "huellas digitales chinas", aunque podrían haber sido prefabricadas para dirigir todas las acusaciones al país oriental. Geng Shuang, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, ha defendido a su gobierno declarando que las acusaciones son "infundadas" y "hechas de la nada con motivos ulteriores".

Los hackers se centran en política

El ciberataque contra los grandes partidos políticos de Australia no supone una sorpresa tras los múltiples ataques similares que han afectado a este mundo en los últimos años. Estados Unidos en 2016 y Francia en 2017 sufrieron hackeos muy parecidos justo antes de sus respectivas elecciones presidenciales.

Así ha sido en Australia, que está a menos de tres meses de elegir a su nuevo presidente. "Las elecciones importantes casi siempre atraen el interés de atacantes avanzados. Otros estados-nación están interesados en saber qué está sucediendo entre bambalinas, quién está hablando con quién, cómo se formulan las políticas, etc.", ha explicado en un comunicado Steve Ledzian, director de Tecnología de la firma de ciberseguridad FireEye.

Scott Morrison, primer ministro de Australia, cree que el ataque procede de un gobierno extranjero. Express

Otro país afectado por esta tendencia fue Alemania. Hace tan solo un mes, hackers publicaron en la red los datos personales de 400 políticos del país alemán. El ciberataque fue dirigido contra todos los partidos políticos del parlamento, excepto uno: el partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD).

"La mayor fuga de datos de Alemania" solo fue una prueba más de que la política cada vez está más expuesta al daño causado por los ciberataques, con todo lo que ello supone para un país, especialmente antes de elecciones. Australia ha sido el último ejemplo de ello.