Apenas han pasado unos días desde que entrásemos en 2019, pero la situación en torno a la ciberseguridad pinta muy parecida a la que vivimos en 2018. Abandonamos el pasado año conociendo que 997 desertores de Corea del Norte habían sido víctimas de un hackeo, y comenzamos este nuevo ciclo descubriendo que los hackers siguen enfocados en la política.

En este caso la noticia llega desde Alemania, donde más de 400 políticos han sufrido un masivo ciberataque que ha acabado con la publicación de datos personales. La gravedad de la situación es notoria, ya que hasta la canciller Angela Merkel ha visto cómo se publicaban en la red detalles como su dirección de correo electrónico.

Hackers atacan a la política alemana

La creciente presencia de la tecnología en la vida de los seres humanos provoca que los hackers cada vez puedan acceder a más información privada de la gente que utiliza Internet. Podríamos decir que todos los políticos alemanes cuentan con sus datos personales en la red, por lo que el ataque se ha hecho con todos ellos.

Según informa Europa Press, más de 400 miembros de la política de Alemania han sido víctimas de este ciberataque, información confirmada por el propio gobierno alemán. Hay una excepción importante en este hackeo, y es que ningún integrante del partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) ha sido afectado.

La ultraderecha alemana no estaba entre los objetivos de los hackers, pero sí lo hacían figuras tan importantes como la canciller Angela Merkel o el presidente del país, Frank-Walter Steinmeier. En total, los datos privados de más de 400 políticos estatales y federales han sido publicados en la red.

Más de 400 políticos alemanes han sufrido un ciberataque masivo a sus datos personales. The Local

La peligrosidad de este ataque se confirma al conocer qué tipo de datos han sido obtenidos por los atacantes. Números de teléfonos móviles, direcciones postales y de correos electrónicos, números de fax, cuentas bancarias y hasta documentos internos de las agrupaciones circulan ya por la red sin protección alguna.

Aparentemente esta información comenzó a circular por las redes sociales antes de que comenzasen las Navidades, aunque hasta ahora el gobierno alemán no ha explicado lo sucedido. Tras investigar el ciberataque, se ha confirmado que algunas cartas privadas de la canciller también han sido filtradas, aunque se desconoce aún su contenido.

La implicación de Merkel en este caso no ha preocupado mucho a la política alemana, que ha querido calmar las aguas a través de uno de sus portavoces. "En relación a la Cancillería puedo decir, según las informaciones iniciales, que no se ha publicado información sensible, incluida la que se refiere a la canciller", han aclarado desde la Cancillería.

La mayor fuga de datos de la historia de Alemania

Aunque desde las altas esferas de la política alemana quieran llamar a la calma, algunos medios del país no dudan en calificar este ciberataque como la mayor fuga de datos de la historia de Alemania. Y es que no solo se han visto afectados más de 400 políticos, sino que también ha atacado a más de 30 periodistas de las cadenas ARD y ZDF.

Tal y como informa El Confidencial, uno de los periodistas más reconocidos en la lista de víctimas es Hajo Seppelt, que se dedica a los temas deportivos y que obtuvo gran relevancia tras sacar a la luz el dopaje sistemático en Rusia.

Los artistas satíricos Christian Ehring y Jan Böhmermann, así como el rapero Marteria y el grupo de rap K.I.Z han sido otros que han visto cómo un ciberataque terminaba con la publicación de sus datos y archivos personales, incluidos las fotos vacacionales de Ehring.

Angela Merkel, la canciller alemana, también se ha visto afectada por este ciberataque. TIME

"Investigador de seguridad, artista y sátiro" son los calificativos con los que se denomina así mismo el autor de este ciberataque, según escribió en su cuenta de Twitter. Fue en esa red social en la que comenzó a publicar todos los datos, aunque los investigadores aún no saben si fue él el que se encargó de hacerse con toda la información.

Pocos detalles se conocen aún de los hackers que están detrás de este ataque, ya que las fuerzas de seguridad alemanas no fueron conscientes de ello hasta la noche del pasado jueves. La Oficina Federal de la Constitución ya está manos a la obra y colabora estrechamente con otros servicios secretos extranjeros para llegar antes a la conclusión del caso.

"¿Cuál era el objetivo de los piratas informáticos, además de publicar información privada?", nos preguntamos ahora. Katarina Barley, Ministra de Justicia, lo tiene muy claro: "La gente detrás de esto quiere dañar la confianza en nuestra democracia e instituciones".