Los ciberataques están a la orden del día. Grandes compañías como Facebook han sufrido varios de estos en tan solo unos meses, dejando en una situación muy peligrosa a sus usuarios. No siempre los hackers se centran en empresas tecnológicas para realizar sus ataques, como comprobamos con la última noticia que llega de Corea del Sur.

Tal y como ha confirmado The Wall Street Journal, unos hackers de identidad desconocida han llevado a cabo un ataque informático en el país surcoreano para hacerse con los datos de cientos de personas que no han sido elegidas al azar. No hay que darle muchas vueltas al asunto para sospechar quién se encuentra detrás de este hackeo…

La información de 997 desertores queda desprotegida

El Ministerio para Unificación de Corea del Sur informaba el pasado viernes que una base de datos de una agencia de reasentamiento en la ciudad Gumi había sido hackeada. Las consecuencias eran serias, ya que los nombres, direcciones y fechas de nacimiento de 997 desertores de Corea del Norte habían sido robadas.

Aunque el gobierno surcoreano ha esperado hasta ahora para comentar lo sucedido, la brecha en la seguridad del sistema tuvo lugar el 19 de diciembre. Aunque los investigadores están estudiando aún el caso, estos ya tienen casi confirmado cómo fue el ciberataque.

Según las primeras informaciones, los hackers pudieron acceder fácilmente a esta información tan comprometida tras enviar un correo electrónico con un malware a uno de los trabajadores del centro de reasentamiento. Sin ser consciente de lo que iba a suceder, la víctima abrió el mensaje y dio vía libre a los atacantes.

997 desertores de Corea del Norte han sido hackeados en Corea del Sur. Bloomberg

Lo normal era que ese malware no hubiese podido provocar la filtración de la información si el trabajador hubiese realizado bien su trabajo. Los datos privados de los desertores deben estar aislados de Internet y encriptados, dos tareas que la víctima no había llevado a cabo con la información de esas 997 personas.

Es evidente el enorme peligro que conlleva este ciberataque, que pone en riesgo la vida de los desertores afectados y sus familias. Por el momento se desconoce la identidad de los hackers que lo han realizado, aunque los expertos están ya manos a la obra para descubrirlo.

Esta es la primera filtración de datos preocupante que afecta a los desertores norcoreanos

No es complicado pensar en quién podría estar detrás del ataque, es inevitable que se nos venga a la mente la imagen del dictador Kim Jong-un. Además, no es la primera vez que este país es acusado de orquestar un hackeo contra sus rivales, algo que ya sucedió con Estados Unidos y el caso WannaCry.

Según ha explicado el desertor norcoreano Kang Chol-hwan a The Wall Street Journal, el objetivo de este ataque podría ser confirmar si las personas registradas como muertas o desaparecidas en Corea del Norte lo son realmente o se han refugiado en Corea del Sur.

Ante la débil protección de los desertores de Corea del Norte, en el país surcoreano han decidido cambiar los ordenadores empleados en los centros de reasentamiento, utilizando otras bases más seguras para almacenar los datos y una manera distinta de acceder a la red.

Corea del Norte y su ejército de hackers

Para reforzar la seguridad del país y hacerse con información muy útil, Corea del Norte cuenta con un ejército de miles de hackers que cumplen las órdenes de Kim Jong-un. Así lo confirmaba El País en 2017, que hablaba ya de hasta 6.000 piratas informáticos distribuidos por todo el mundo que se movían por la red en busca de ataques que ayudasen a su país.

Uno de los casos más polémicos lo protagonizaron en 2014, cuando no tuvieron ninguna duda en piratear a la compañía Sony Pictures Entertainment para lograr que esta no publicase una película en la que se criticaba al régimen norcoreano.

Corea del Norte es el principal sospechoso de cometer este ciberataque. RTVE

Los ataques informáticos no solo consiguen que Corea del Norte obtenga información importante o actúe frente a amenazas extranjeras, sino también aportan al país una fuente de financiación nada despreciable. Aquí tenemos el caso del robo a la Reserva Federal de Nueva York, con el que pretendían hacerse con 1.000 millones de dólares (aunque finalmente fueron solo 81 millones por un error ortográfico).

Estas son solo dos historias de las decenas que Corea del Norte ha protagonizado hasta el momento. Por esto mismo no es complicado imaginar que esta es la que está detrás del ciberataque al centro de reasentamiento, y que los desertores han vuelto a ser víctimas del país que tuvieron que abandonar.