La rebelión de las máquinas deja de ser una cosa de películas para llegar a la vida real. Así lo puede certificar Ibrahim Diallo, el protagonista de una historia que ya se ha convertido en viral. Y no es para menos, ya que demuestra cómo puede ser el futuro.

Hace unos meses ya pudimos conocer el primer paso de esa revolución de las máquinas. Atento, porque el primer ciudadano humanoide quería crear su propia familia. Poco tiempo antes de esa noticia, Facebook tuvo que desconectar a dos robots que habían creado su propio lenguaje.

Diallo es el primer trabajado despedido directamente por una máquina

Si eres seguidor del mundo de la tecnología, sabrás que la Inteligencia Artificial y la Robótica están haciendo progresos increíbles. Por ejemplo, ya existe la IA que es capaz de crear argumentos y debatir mucho mejor que tú.

Ese es solo uno de los datos que nos confirman que el potencial de los robots es inmenso, incalculable. Las máquinas ya van mostrando algo de su poder, como puede confirmar el protagonista de una historia que está dando la vuelta al mundo. ¿Qué le ha pasado exactamente a Ibrahim Diallo?

Las máquinas la toman contra un trabajador

El caso de Diallo se ha hecho viral en tan solo unos días y Diallo ya es conocido como el primer trabajador despedido por una máquina. La historia, narrada por BBC, bien merece tu atención.

Todo ha tenido lugar en una empresa situada en Los Ángeles, a la que Diallo se dirigió como todos los días, sin esperar la pesadilla que le iba a tocar. Ese día, al intentar entrar con su tarjeta de acceso, el sistema le rechazó.

El guardia del edificio le dejó entrar y Diallo pensó que el sistema de identificación tendría algún problema sin importancia. "Apenas entré a la oficina le fui a decir a mi jefa lo que estaba pasando. Ella me prometió que me conseguiría otro de inmediato", escribe el protagonista en su blog.

Este es Ibrahim Diallo, el trabajador despedido por una máquina. BBC

Los problemas solo siguieron creciendo, ya que luego comprobó que estaba bloqueado en el sistema informático de la empresa, donde aparecía como "inactivo". Lo que le iba a decir su jefa un poco más tarde no mejoraría para nada la situación.

Según relata el propio protagonista, su propia jefa había recibido un correo en el que se le notificaba que el contrato de Diallo había terminado. ¿Quién quería con tanta insistencia que el empleado no volviese a trabajar en dicha empresa?

Tras semanas de incertidumbre, Diallo pudo conocer quién estaba realmente de su "despido"

Los siguientes días siguieron con los mismos problemas para Ibrahim. El sistema le convirtió en "sujeto rojo", por lo que no tenía acceso a ningún ámbito de su empresa. La víctima tenía contrato para tres años, pero aparentemente su contrato ya había finalizado.

La cosa se puso realmente fea para Diallo, ya que el último día todos los agentes de seguridad del edificio le prohibieron la entrada, cumpliendo las órdenes que habían recibido en un correo electrónico. La jefa le prometió su ayuda, pero por el momento estaba despedido. ¿Qué estaba pasando realmente?

El Sistema vs. Ibrahim Diallo

Al ser despedido de forma rotunda, Diallo tuvo que empaquetar todas sus cosas y abandonar el trabajo. Sin embargo, la respuesta deseada llegó tres semanas después: El Sistema era el culpable de toda la odisea que el trabajador había sufrido.

Como bien explica 20 Minutos, el problema procedía de la no renovación de su contrato en el nuevo sistema por parte de un jefe anterior. Ante esa falta, El Sistema directamente decidió que Diallo estaba despedido y que no podía volver a entrar en las oficinas de la compañía.

Para nuestra tranquilidad, te adelantamos que Ibrahim ha vuelto a trabajar en la empresa de la que una máquina quería echarlo, aunque perdió el sueldo de las tres semanas que estuvo como "inactivo".

Las máquinas ya tienen incluso más poder que los jefes de empresas. RPP

Diallo quiere hacernos llegar su caso para que seamos conscientes del problema de la relación entre máquinas y humanos. Según ha explicado, su historia es "el ejemplo claro del fallo del pensamiento humano; cuando se produce una disputa entre humanos contra máquinas, en vez de una relación de humanos junto a máquinas".

Según las palabras del protagonista, cuando El Sistema decidía que un trabajador estaba despedido, ningún empleado de la empresa podía hacer nada para impedirlo. Al respecto, quiere quedar claro que "solo porque el algoritmo dice que algo es la respuesta, no significa que efectivamente sea esa la respuesta".

Tres semanas son las que estuvo Ibrahim Diallo sin trabajar en su empresa por culpa de la decisión de un algoritmo. Este es el primer caso en el que un trabajador ha sido despedido por una máquina, pero, sin duda, no será el último.