La Inteligencia Artificial es fascinante: lo mismo detecta el Alzheimer hasta una década antes que tu médico y sin apenas síntomas que es capaz de adivinar que eres gay de la forma más controvertida posible.

Así que podría decirse que es capaz de lo peor y de lo mejor, porque un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Pero una cosa está clara: la IA ha llegado para quedarse y cada vez va a introducirse más en nuestra vida diaria. Sin ir más lejos, en tu adorado teléfono móvil.

Aunque formalmente el término Inteligencia Artificial procede de 1956, cuando el informático John McCarthy se refirió a ella dentro de un contexto de la aplicación de "la ciencia e ingenio de hacer máquinas inteligentes, especialmente programas de cómputo inteligentes" durante una conferencia en Darthmounth, la aplicable a los móviles se inicia en 2011, con la aparición de Siri, según detalla Apple en su Newsroom.

La Inteligencia Artificial en los móviles

Siri fue el primer asistente virtual para móviles, que se integró en el iPhone 4s allá por el 2011. Tras él, Google Assistant, Alexa, Cortana… muchos ayudantes que emplean la IA y que, en comparación con el cerebro humano, se asemejan al de un niño de 6 años, según cuentan en iPadizate.

¿Es el asistente virtual de tu móvil más listo que un niño de 6 años?

Aunque el estudio al que se refiere iPadizate deja a Siri en mal lugar respecto a la competencia, en aquella época el asistente virtual de Apple sorprendía por su capacidad de indexación, reconocimiento de la voz y su habilidad para transcribir. Pero no fue inteligente como tal hasta que en Cupertino se adaptaron nuevas técnicas computacionales, como cuentan en Think Big.

Al margen de los asistentes, las aplicaciones de Google Photos o Fotos de iOS evidencian la inteligencia artificial procesando las imágenes y reconociéndolas. Con ellos, se palpan objetos, escenas y personas. Pero es solo la punta del iceberg de posibilidades.

¿Y ahora?

Está claro que la Inteligencia Artificial parece no tener techo: software, hardware, internet… todo se verá beneficiado de las redes neurales capaces de, con un entrenamiento, predecir la mejor opción posible para satisfacer al usuario. En menos de tres años, deberíamos ser capaces de disfrutar de las siguientes características.

En las aplicaciones

El siguiente nivel en la aplicabilidad de la inteligencia Artificial a los móviles pasa por reconocer nuestros patrones de uso. De hecho, ya están aquí: los procesadores A11 biónico del iPhone 8, iPhone 8 Plus y iPhone X o el Kirin 970 de Huawei ya pueden calcular mediante IA de forma más eficiente.

Este es el chip A11, el más potente y rápido que existe. OkDiario

Pero siguen faltando aplicaciones que permitan a estos procesadores lucirse de verdad en el análisis detallado de la información y los patrones de uso de los usuarios. Así como con ARKit de iOS ya se están creando apps que implementan Realidad Aumentada, ahora es necesario otras apps que saquen a relucir la inteligencia artificial.

En los asistentes virtuales

Sí, puede que hoy en día tengamos asistentes virtuales en nuestros móviles, pero estos distan bastante de ser como en la película Her, de desarrollar tal aprendizaje y contextualización que se conviertan en nuestro mejor amigo. Sí, suena creepy, pero es hacia donde vamos, según explica DexLabs.

¿Te sientes estresado/a?

Tu asistente virtual será capaz de mejorar tu humor, de relajarte mediante recomendaciones musicales. ¿Has comprado un billete de avión para París? Tu asistente virtual te recomendará hoteles, restaurantes, etc. en función de tus gustos y posibles.

Por supuesto, con el internet de las cosas, las smart cities y la domótica, pronto será posible que tu nevera sepa que te has quedado sin leche, prepare la orden para el supermercado y tú solo tengas que dar el visto bueno. O tu asistente te recuerde que es momento de hacer la compra.

Controlando tus pasos

La geolocalización es una realidad que lleva presente unos años en nuestros terminales. De hecho, tanto Apple Maps como Google maps pueden predecir tus destinos probables, sitios frecuentes, lugar de trabajo y casa, simplemente basándose en tus búsquedas.

En un futuro no muy lejano, la IA te recomendará rutas basadas en tus trayectorias favoritas, el tipo de transporte que sueles usar, cómo reaccionas cuando estás en medio de un atasco…

Y en la cámara

Sí, ya sabemos que las apps nativas de ciertos smartphones pueden reconocer objetos, escenarios y rostros, como hemos mencionado anteriormente. Lógicamente, lo que se espera de manera inminente es que el dispositivo por si solo sea capaz de reconocer el entorno que nos rodea y de este modo, adecuen las funciones de la cámara para que el usuario se olvide de aplicar efectos como el modo retrato, al ser activados de forma automática, como si fuera el flash.

Sin ir más lejos, la funcionalidad Face ID del iPhone X que emplea la cámara TrueDepth es capaz de mapear mediante un conjunto de sensores 3D el rostro de una persona y que el A11 procese los datos obtenidos. Así, da igual que el usuario tenga medio rostro tapado, esté maquillado, lleve gafas de sol o se haya dejado barba, porque el A11 se aprende nuestra cara de memoria y va adaptándola.

Puede sonar anticipado, pero esta serie de novedades serán implantadas antes de 2020 en los móviles top, pero también de gama media.