Los avances tecnológicos no sólo nos permiten tener mejores smartphones, televisores más grandes y supercoches eléctricos. Cuando las nuevas creaciones se emplean en ámbitos como el de la medicina, pueden salvarse muchas vidas.

Los profesionales de la salud cuentan cada vez con mejor ayuda, con aparatos que llevan a cabo tareas hasta hace algunos años inimaginables. ¿Quién nos iba a decir que podríamos llegar a cualquier rincón de nuestro cerebro gracias a una sustancia radiactiva y un tubo? Estos aparatos pueden hacer cosas impresionantes, ayudando tanto en el diagnóstico como en el tratamiento.

El diagnóstico, clave para evitar muertes

El ser humano puede verse afectado por una infinidad de enfermedades diferentes, que actúan y se desarrollan de maneras muy distintas. Por lo tanto, no es de extrañar que el diagnóstico sea uno de los puntos más importantes. Es obvio, un médico debe saber a qué trastorno se enfrenta, pero lo más importante es el momento en el que lo descubre.

Es uno de los pasos más importantes para salvar vidas

El cáncer es una de las enfermedades que más muertes causan en todo el mundo, y la esperanza de vida de un paciente aumenta enormemente si se diagnostica en una fase temprana. Por ello, se trabaja cada día en el desarrollo de nuevas técnicas que nos permitan encontrar las enfermedades a tiempo.

¿Cómo puede ayudar la tecnología en el diagnóstico? La mayoría de análisis requieren de aparatos muy diferentes, pero durante los últimos años nuevas técnicas están dando buenos resultados. Hablamos de la inteligencia artificial, que puede contribuir a detectar enfermedades de formas asombrosas.

Técnicas basadas en la IA

El cerebro humano como modelo

Aprendiendo a través de imágenes, con un 95% de eficacia

Como apuntan desde La Vanguardia, un reciente estudio publicado en la revista Cell demostró que una herramienta basada en la IA era capaz de diagnosticar con un 95% de eficacia enfermedades como la degeneración macular y el edema macular diabético. Además, el sistema era capaz de mejorar, aprendiendo con cada diganóstico.

Pero, ¿en qué se basaba esta herramienta? Los responsables habían creado un sistema inspirado en los modelos de redes neuronales. Nuestro cerebro es la máquina más compleja que existe, y es un buen espejo donde mirar si queremos desarrollar una herramienta realmente inteligente.

La IA aprendió a base de ver imágenes, millones y millones de imágenes, en las que aparecían algunos de los estragos de estas enfermedades. De esta manera, podría diagnosticarlas en cuanto detectase patrones similares.

IBM y la psicosis

Una enfermedad mental puede destrozar por completo la vida de una persona, aunque esta no pueda provocarle directamente la muerte. Por ello, el diagnóstico temprano y la prevención son igualmente importantes.

IBM, la prestigiosa compañía estadounidense, ha prestado atención a los trastornos mentales, y ha desarrollado un revolucionario programa. Los responsables, pertenecientes a IBM Research, pudieron crear un sistema basado en la inteligencia artificial, como apuntan en World Psychiatry. ¿Su objetivo? La psicosis.

La inteligencia artificial de IBM se dedica a analizar las conversaciones mantenidas por los pacientes, identificando aquellos patrones que podrían predecir el riesgo de psicosis. Estos se basan en alteraciones del lenguaje, síntomas que son muy habituales en algunas patologías mentales.

El lenguaje es una capacidad muy compleja, que requiere la participación de distintas áreas cerebrales. Cualquier error en una tarea tan complicada puede ayudarnos a descubrir una causa subyacente, una lesión o una enfermedad en el centro de operaciones que es el encéfalo.

Como puedes ver, la alianza entre IA y medicina podría ayudar a mejorar la salud general de la población. Muchos de estos proyectos están aún en sus primeros días de vida, pero viendo los buenos resultados que están dando, el futuro parece muy prometedor.