El próximo martes de 12 septiembre, Apple ha convocado a los medios para su tradicional keynote. Pero aunque en Apple sean de costumbres, se nota en el ambiente que se trata de una keynote especial. Para empezar, el evento tendrá lugar en el Steve Jobs Theater, que Apple inaugurará para la ocasión y que francamente es espectacular, según hemos podido ver a vista de dron de la mano de iPadizate.

Pero lo bueno está en el interior: un nuevo modelo de Apple TV, Apple Watch 3, iOS 11, macOS Sierra High, iPhone 7s, iPhone 7s Plus y… ¿Nos dejamos algo? Ah sí, el iPhone conmemorativo del décimo aniversario del lanzamiento del iPhone Original: el iPhone 8.

Apple representa el "think different" de su eslogan

Aunque ya sabemos con bastante certeza que su nombre será iPhone 8, llevamos meses oyendo rumores en torno al nombre. Que si iPhone X, iPhone Edition… pues parece que no.
Tras una década de imparable crecimiento y cuatro años sin alterar su estética, Apple se ha propuesto volver a dejar el nombre de iPhone en lo más alto de la innovación y el diseño con un terminal que promete dejarnos con la boca abierta.

Lo más sorprendente de todo es que, como explican en iPadizate, que Apple nunca ha inventado nada. Simplemente ha cambiado el concepto de algo que ya existía para convertirlo en algo mejor y más deseado. Aunque Apple ya existía antes de iPhone, no obstante su Mac y su iPod fueron un rotundo éxito, pero su icónico móvil ha logrado que la marca creciera un 824% en solo 10 años, de acuerdo con un estudio de Kantar Millward Brown. Como reza uno de sus eslóganes, Apple sencillamente piensa diferente.

Aunque es innegable que los iPhone son uno de los mejores móviles del mercado (sino el mejor), el smartphone de Apple aterrizó en el momento y lugar adecuados y ha sabido mantenerse en una década llena de éxitos, pero también de retos y desafíos.

Eliminando a la competencia: Nokia, Blackberry, Alcatel

Cuando el iPhone original vio la luz en junio de 2007, el panorama de los móviles era muy distinto al actual, lógicamente. Para empezar, el término smartphone estaba todavía muy verde, si bien lo más parecido al móvil de negocios premium lo ostentaba Blackberry, un teléfono con teclado físico que permitía escribir a gran velocidad en una amplia pantalla y que contaba además con software propio de correo, mensajería y navegación.

Si había una marca que se había ganado el corazón de los usuarios, esa era Nokia. Los teléfonos de los finlandeses eran sinónimo de resistencia y robustez, contaban con grandes pantallas a color y sistema operativo Symbian. Tampoco podemos olvidarnos de Alcatel. En esa época, coexistían móviles tipo concha, con teclado deslizante e incluso teclado lateral. Obviamente, la navegación no era la que es hoy en día, debido a que ni había 4G ni las webs eran responsive.

En ese momento aterriza iPhone, con una pantalla que ocupa casi todo el frontal y un único botón. Un concepto totalmente diferente que nunca se había visto antes. El mazazo es sencillamente brutal: no hay más que ver el devenir de las tres firmas. Nokia ha comenzado a levantar cabeza este 2017 de la mano de HMD y su flamante Nokia 8, pero Alcatel y BlackBerry cuentan con una cuota de mercado e importancia residual.

…y entonces llegó Samsung

Hasta la fecha, los surcoreanos eran una marca que fabricaba discman, walkman, televisiones… pero en 2009 se lanzan al mercado del móvil, como cuenta iPadizate, con su mítica serie Samsung Galaxy. Mientras que Apple apuesta por los modelos premium y la innovación, los asiáticos abogan por asaltar todas las gamas.

En sus inicios, Samsung buscaba cantidad, ahora lo quiere todo: cantidad y calidad

De este modo, Apple sigue creciendo en cuanto a notoriedad y su imagen de marca es reflejo de éxito y status, pero Samsung se hace con el grueso del mercado al diseñar dispositivos para todos los bolsillos.

Inicialmente, la percepción del consumidor es que Samsung es "barato", un concepto que actualmente no puede estar más alejado de la realidad. A día de hoy, Samsung se ha recuperado del estrepitoso fracaso del Note7 y sigue fabricando y vendiendo con éxito las gamas A y J, pero ya no tiene nada que envidiarle a Apple con sus modelos S y Note. Ahora Samsung busca cantidad y calidad.

Por el contrario, Apple apuesta por dejar sus modelos menos modernos en el mercado, en un claro alarde de menor obsolescencia programada y en una estrategia sin precedentes, lanza la gama SE, con unas líneas poco modernas en cuanto diseño (idéntico al iPhone 5 de 2012), pero con un interior actualizado. Es la gama media de Apple. A ojos del consumidor, las reminiscencias originadas por su respectivas imágenes de marca causan un efecto desigual entre una y otra marca.

La gran muralla china

Aunque el éxito del iPhone es rotundo en Estados Unidos y diferencial en Europa, Asia sigue atragantándose en Cupertino. Un hecho bastante curioso, ya que sobre el papel, según relata The World Gist, los chinos asocian el iPhone con la gama top.

Descubre las 7 diferencias entre el OnePlus 5 y el iPhone 7 Plus. iPadizate

No es casualidad que los best sellers en el país asiático sean tan semejantes al iPhone 7, sirva como ejemplo el Vivo X9. Pero es solo la punta del iceberg: Nubia Z17, Gionee S10, Xiaomi Mi6, Huawei Honor 9, Huawei Honor V9, Huawei P10, Huawei Nova 2, Smartisan U Pro, Meizu Pro 6 Plus, OnePlus 5, Umidigi Z… Un efecto psicológico para los consumidores, pero tremendamente efectivo.

Además, es una realidad que tanto Huawei como Xiaomi fabrican productos de calidad a buenos precios y cada vez invierten más en marketing a escala global. De hecho, Huawei ya ha adelantado a Apple, logrando ser la segunda marca que más móviles vende. Apple lo sabe y por ello no cesa en su empeño de abaratar costes e incluso el anteriormente mencionado iPhone SE nació con el objetivo de hacerse un hueco en los mercados asiáticos, donde hay menor poder adquisitivo y proliferan las imitaciones.

Así será el iPhone 8. iPadizate

Mirando hacia el futuro

La expectación levantada por el iPhone 8 es brutal, y no es para menos. Con una competencia cada vez más feroz que ha logrado igualar e incluso mejorar al iPhone en algunas facetas (como la pantalla), Apple pretende dar un golpe encima de la mesa con un terminal que saque del estancamiento actual.

El iPhone 8 promete valer todo lo que cuesta

Procesadores más potentes, cámaras mejores o pantallas más grandes son características que no emocionan al consumidor, pero el sensor 3D que posibilite un reconocimiento facial real para desbloquear el terminal o realizar pagos o la Realidad Aumentada sí que marcarán la diferencia y el camino a seguir del resto. Será el primer iPhone que supere los mil euros (y los mil dólares), pero promete valer todo lo que cuesta.

Por supuesto, el iPhone de Apple cuenta con un elemento diferencial que ha actuado de escudero durante esta década: la estabilidad, fluidez y eficiencia de iOS. Como hace 10 años, Apple promete volver a pensar diferente para romper el mercado.