Apple es una marca única. Solo ella es capaz de repetir diseño durante 3 años y cuatro modelos seguidos (iPhone 6, iPhone 6s, iPhone 7 y iPhone 8 con sus respectivas versiones Plus), realizar jugadas tan arriesgadas como retirar la conexión jack o el sensor de huellas y que la competencia siga sus pasos. Sí, Apple es diferente y su iPhone X también.

Hace poco más de una semana el club de los móviles de más de mil euros dio la bienvenida a un terminal que en su versión más humilde cuesta 1.159 euros y 1.329 para el modelo de 256 GB. Sin lugar a dudas se trata de un móvil que no deja indiferente a nadie.

Con el diseño del iPhone X no hay medias tintas: o lo amas o lo odias

Apple por fin se suma a las pantallas infinitas y la tecnología OLED en su display, y lo hace además con ese peculiar notch responsable del fascinante y controvertido reconocimiento facial o de los virales animojis.

A ese precio, lo menos que se puede esperar es que un teléfono sea sencillamente perfecto y muy duradero, ya que habrá que usarlo al menos un par de años para amortizarlo. Pues de momento, ni lo uno ni lo otro. Según iPadizate, el iPhone X sería el móvil de Apple más frágil fabricado por los de Cupertino.

Pero eso no es todo. Diez días después de su venta al público ya se han detectado hasta tres problemas, que si bien son minoritarios en cuanto al número de afectados para alcanzar la repercusión que anteriormente logró el Note7, sí que sirve como aviso a navegantes.

Está claro que tanta innovación aumenta el riesgo de fallos y es habitual encontrar en todas las partidas algunos terminales defectuosos, pero es alarmante dar con tantos a la vez en tan poco tiempo.

Winter is coming

Tras un verano largo fruto del cambio climático, los primeros fríos han llegado de la mano del iPhone X y su pantalla a la que no le sienta nada bien el cambio de temperaturas.

Y es que como explican en Macrumors, al parecer el OLED del iPhone X no responde adecuadamente a las interacciones de los usuarios con bajas temperaturas. Es decir, que el primer iPhone sin botón Home que solo puede ser utilizado mediante gestos no responde a dichos gestos cuando está expuesto al frío.

La problemática pantalla del iPhone X. Culture Map

Es normal que los dispositivos electrónicos tengan un rango de temperaturas de funcionamiento del cual no deberíamos salirnos para que asegurar su correcto estado, en el caso del iPhone va de 0° y 35°, el problema del #ColdGate es que estos fallos se han producido dentro de ese rango óptimo.

Apple ya es consciente del error y se encuentra trabajando en ello. Parece ser que no se trata ni de un tema de diseño ni del hardware fabricado por Samsung, sino que se tratará de un asunto de software próximamente solucionable con una actualización.
Un portavoz de Apple ha declarado:

Somos conscientes del problema del iPhone X al ser expuesto a bajas temperaturas, cuando ocasionalmente deja de responder a los gestos táctiles. Tras unos segundos, la pantalla vuelve a estar operativa. Este fallo será corregido en una próxima actualización de hardware.

¿Qué es esa línea verde de la pantalla?

Y seguimos a vueltas con la pantalla del iPhone X, la primera que ocupa casi todo el frontal y fabricada íntegramente por su enemigo íntimo, los coreanos de Samsung.

Los colores son otra experiencia con un display OLED, pero cuando una línea verde atraviesa la pantalla de arriba a abajo, tú te pones verde como Hulk de rabia. Según detalla iPadizate, ya son aproximadamente 20 usuarios los que han subido fotos a las redes con una horrible línea verde en el borde izquierdo o derecho del panel.

Y al parecer, no habría habido ningún desencadenante: ni condiciones extremas, caídas o golpes. A algunos usuarios les surgió de la nada durante su día de estreno y a otros un poco más tarde.

Esta línea verde no desaparece ni reiniciando el terminal ni restaurando de fábrica y se ha detectado tanto en la versión de 64 GB como en la de 256 GB y en países tan variados como Estados Unidos, Canadá, Polonia y Australia, entre otros.

Huelga decir que Apple ha ofrecido un recambio del dispositivo de forma gratuita y que además se encontraría recogiendo datos del incidente para realizar un diagnóstico sobre si la causa es de hardware o software.

Un zumbido muy familiar

Los usuarios que recientemente hayan adquirido el iPhone 8, probablemente el modelo de iPhone que menos pasiones ha levantado de toda la década, ya sufrieron en sus carnes un molesto ruido durante las llamadas que Apple solventó con la actualización iOS 11.0.2.

Pero no son los únicos iPhone de 2017 en padecerlo, ya que el flagship de Cupertino también emite un sonido peculiar similar a un chisporroteo o zumbido de su altavoz, como detalla 9to5Mac.

Eso sí, a diferencia del iPhone 8, esta vez este ruido se produce en cualquier reproducción sonora como llamadas, música, vídeos, alarmas e incluso el tono de la llamada.

A juzgar por el perfil de usuarios que han reportado esta queja, afecta por igual a ambas configuraciones de almacenamiento y a todas las iOS que han salido desde el 3 de noviembre.

Estos son los nuevos iPhone 8 y 8 Plus. Apple

Al igual que el iPhone 7 y el iPhone 8, el iPhone X cuenta con altavoces estéreo provocando la salida del sonido desde dos zonas diferentes del teléfono, lo que genera una sensación envolvente.

Teniendo en cuenta que se produce con el volumen muy alto, podría ser fruto de la distorsión, pero Apple está estudiando si el origen procede del software o de hardware.

Como en el problema anterior, Apple sustituye los dispositivos gratuitamente y analiza el fallo para desarrollar la actualización pertinente.

Que no cunda el pánico

En todo caso, tranquilidad al máximo. No tenemos ninguna duda de que Apple solventará todos ellos lo antes posible, sobretodo teniendo en cuenta el vertiginoso ritmo de actualizaciones al que nos ha sometido recientemente.

El soporte de Cupertino es conocido por ofrecer un servicio de atención al cliente insuperable. Además, en los tres problemas enunciados no dejan de ser casos contados para el elevado número de ventas del iPhone X, algo que no debería desanimar a nadie a comprar el móvil más emocionante del mercado.