Inteligencia artificial y autoaprendizaje; estos son los términos que más habrás podido escuchar en torno a la robótica. Esta parte fundamental de la tecnología se ha posicionado como una rama con mayor desarrollo y potencial. Aun así, ¿estamos ante una solución que permitirá dotar de cierta autonomía a estos equipos mecánicos? El debate está servido.

Nuestra propia alma es la que guía nuestra forma de actuar, nuestros sentimientos, los razonamientos, etc. ¿Podrán llegar a sentir los robots como nosotros? La clave para entender esto podría venir, como no, de parte de la inteligencia artificial. Por el momento, la mayor parte de avances sí han permitido establecer una cierta relación entre el aprendizaje basado en los hechos pasados.

Vicarious AI es la empresa que se ha encargado del proyecto de inteligencia artificial

Crean una especie de alma digital es, por tanto, uno de los mayores retos que se antojan. La compañía Vicarious AI, ha conseguido establecer un comportamiento basado en la repetición. Tras la realización de múltiples pruebas, se consiguió dar una cierta libertad de ‘pensamiento’ a una unidad robótica. ¿En qué consistió el experimento? ¿Qué nuevas líneas de investigación se abren?

El estudio, publicado en el medio de comunicación especializado Science Robotics, ha tenido como principal objetivo la demostración de que es posible dotar de cierta autonomía a un robot. Cómo crear un círculo a partir de objetos de diferentes colores, formas o tamaños, esta era la base del proyecto.

El objetivo consistía en la aparición de diversas imágenes y su ordenación. El robot en cuestión debía ser capaz de elegir las adecuadas para la generación de la pieza fundamental, para lo cual debía darse un criterio completamente interpretable. De esta manera, era posible la generación de una especie de puzzle interactivo basado en la inteligencia artificial.

Un chip clave para entender el funcionamiento de la IA del futuro

Dotar de una cierta libertad de razonamiento a una unidad robótica es algo que requiere tiempo y, sobre todo, grandes aportes innovadores. En este caso, el Procesador Cognitivo Visual (PCV en sus siglas en inglés), ha sido la solución que ha permitido la toma de decisiones sobre una temática que requiere un criterio puramente subjetivo.

La inteligencia artificial permitirá tener una mayor autonomía a los robots. IES Las Rozas

La principal diferencia entre esta tecnología y otras que han sido probadas en el pasado es que la que incluye este chip es capaz de diferenciar entre píxeles. La apreciación de las diferentes imágenes es lo que permite una toma de decisiones más efectiva, mejorando su eficiencia conforme el número de intentos se multiplica.

La mejora de la productividad industrial es uno de los objetivos de la ingeniería robótica

Extrapolando estos resultados a otras industrias, se podría eliminar parte de la fuerza de trabajo en algunos sectores. Aplicando sus efectos al medio plazo, lo cierto es que se podría incrementar la productividad de las empresas, haciendo mucho más competitivas a las mismas. Ahora bien, ¿qué potencial desarrollo podría tener esta solución en los próximos años?

Por el momento, se ha conseguido una eficiencia que se situaría en torno al 70-90%, pero el objetivo es lograr la totalidad de aciertos en el futuro. Aun así, se espera que este modelo solo pueda tener recorrido comercial en el medio plazo. Al fin y al cabo, estamos ante una solución que ha sido íntegramente pensada para la materialización de estos ejercicios.

Autonomía para la era robótica, así se presenta el futuro

Sophie se ha convertido en el prototipo modelo para todas las empresas que tienen como objetivo dar autonomía a los robots. Este humanoide, todavía con grandes limitaciones, sirve para demostrar cómo se están llevando a cabo importantes innovaciones sobre esta materia. Su capacidad para generar más y más procesos no para de incrementarse con el paso del tiempo.

Sophie representa a uno de los mejores ejemplos de cómo la inteligencia artificial ya forma parte de nuestras vidas. Clarín

El algoritmo es la clave para entender cómo funciona la inteligencia artificial. Los asistentes virtuales nos han demostrado en múltiples ocasiones cómo sí será posible establecer una comunicación con esta generación de ‘robots con personalidad’. ¿Imaginas un mundo paralelo en que pudiesen contar con su propio documento de identidad propio?

Boston Dynamics ha demostrado las potenciales capacidades de los robots

Echando una mirada al pasado podemos ver cómo los robots han cambiado en los últimos años. ¿Quién no se acuerda de Boston Dynamics para ver lo mucho que ha cambiado esta industria? Estamos en una transición que afectará a los humanos en términos sociales, económicos o culturales, entre otros aspectos.

Aun así, es pronto para determinar y, sobre todo, afirmar, que la robótica ya cuenta con su plena capacidad para pensar por sí misma. Por tanto, lo más sensato sea esperar aún a nuevos estudios que corroboren los avances en una materia que está contando con un mayor interés por parte de la sociedad.